Greta Van Fleet pone al rock clásico otra vez al tope de los charts

Fanáticos de Led Zeppelin, fueron elogiados por Robert Plant
(0)
29 de enero de 2018  • 14:57

“Highway Tune”, el single debut de Greta Van Fleet, es un rock feroz y desbocado, alimentado por el gemido estilo Robert Plant de Josh Kiszka, que llegó al Número Uno en algunas radios de rock clásico de Estados Unidos. Criados por su padre, que desde chicos los hizo escuchar a grandes del blues como Willie Dixon, Howlin’ Wolf y Elmore James, los hermanos Kiszka –Josh, Jake (guitarra), y Sam (bajos y teclados)– reclutaron al baterista Danny Wagner para formar la banda, extrañamente bautizada en homenaje a un músico octogenario de su Frankenmuth natal, en Michigan.

Con su EP debut, Black Smoke Rising, el grupo se ganó fans por todo el mundo, desde sus compatriotas de Michigan Bob Seger y Howard Stern hasta Alice Cooper y el propio Plant, lo cual es un honor para estos fanáticos de Led Zeppelin. “Alguien le mostró nuestros temas y dijo: ‘Eso es jodidamente bueno’”, dice Josh. La banda ya hizo su primera gira por Estados Unidos con entradas agotadas.

“El rock & roll es algo que no está ocurriendo en este momento, pero la gente lo necesita”, dice Josh. Con un riff intimidante, una batería ampulosa y las letras trepidantes del cantante, “Highway Tune” quizás sea la prueba más contundente que se pueda encontrar en la actualidad de que el rock está vivo.

Joseph Hudak

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.