Ascenso de la semana: la mitad de los partidos se juegan en días laborables

Fuente: LA NACION
Matías Baldo
(0)
30 de enero de 2018  

El ascenso ya no es el fútbol de los sábados, ni siquiera de los fines de semana: el 53% de los partidos de la temporada 2016/2017 se disputaron en días hábiles. La categoría más afectada fue la más vulnerable: en la Primera D, la única amateur en la estructura directamente afiliada a la Asociación del Fútbol Argentino, casi el 70% del torneo se jugó en días de semana.

El porcentaje fue aumentando exponencialmente durante las últimas dos décadas: en la campaña 1997/1998 fue un magro 9% y en 2007/2008 un 21%. En el actual campeonato, que se reanudará en la primera semana de febrero, 54 de los 120 duelos se celebraron en jornadas laborables.

El pasado martes 26 de septiembre, los jugadores del último escalón dijeron basta. En el empate sin goles entre Centro Español y Liniers, ambos planteles enarbolaron un reclamo unificado: "Basta de jugar días de semana. El jugador D ascenso trabaja!!!". El mensaje se replicó en todas las canchas.

En la D no hay un sueldo mínimo establecido y muchos cobran apenas un viático. Consultados por la nacion, varios actores de la categoría coincidieron: la mayoría de los jugadores se ven forzados a tener una ocupación aparte porque les resulta imposible mantenerse con los ingresos que perciben del fútbol.

Leandro Bonet, arquero de Central Español y por las noches ayudante de conductor en la línea Belgrano Sur, fue uno de los cerebros detrás de la bandera: "La idea nació en el torneo pasado, yo estaba en Claypole y nos tocaron todos los partidos de local en los días de semana. Nos veníamos bancando promesas de los dirigentes hace tres años y al ver que seguían sin cumplirse, un par de muchachos que estuvimos en ese equipo y hoy estamos en otros, nos pusimos de acuerdo y lo hicimos".

Santiago Correa es el capitán de Central Ballester y el dueño de una pizzería en Talar de Pacheco junto a su familia. Su equipo estuvo dos años y siete meses sin jugar un sábado como local hasta el último 9 de diciembre: "Nos complica mucho a los chicos que trabajamos, que somos la mayoría. Hay que organizarse de distinta manera".

Diego Fassi es defensor de Argentino de Merlo y trabaja en el Sindicato Único de Trabajadores de Edificios de Renta y Horizontal: "La exigencia de la D es casi la misma que en las demás categorías pero en las otras, después de entrenar, se van a dormir. Para nosotros no existe la siesta o ir al gimnasio a la tarde, no tenemos el descanso que necesitamos, algo que es fundamental".

Esteban May viste la cinta de Argentino de Rosario y es propietario de un taller de impresión: "Cada día, cuando estamos por empezar a entrenar, el grupo de whatsapp se empieza a llenar de mensajes porque algunos llegan más tarde o tienen que dejar las cosas medio acomodadas para cuando salen de entrenar y volver a trabajar. Cuando nosotros jugamos entresemana en Buenos Aires, perdemos el día entero. Nos vamos a las 7 de la mañana en colectivo y hasta las 11 de la noche no volvemos".

Julio Gauna es uno de los jugadores históricos de Atlas, tiene una escuela de fútbol y coordina las inferiores de Juventud Unida: "Del primer equipo, de los once que somos, nueve están trabajando".

Claypole fue uno de los equipos más perjudicados durante el último semestre: jugó 11 de los 15 partidos en días de semana. Matías Cejas, capitán y el jugador con más partidos en la historia del Tambo, es empleado en la Municipalidad de Quilmes y tiene una pizzería a la vuelta de su casa: "La única vez que nos cambiaron fue cuando salimos con la bandera. Nos pusieron un sábado pero fue una semana sola. Yo tengo la soga en el cuello en el trabajo por ir a jugar. A veces te dan ganas de largar todo a la mierda pero cuando juego es el día más feliz de mi semana".

Complicados. Gustavo Fontana, integrante de la comisión de fútbol de Real Pilar, aporta una alternativa: "Una idea razonable sería que salgan la programación mensual, aunque sería ideal que fueran bimestrales, pero al menos mensuales para que el jugador sepa en qué días del mes va a tener que pedir permiso para venir a jugar". En Lugano, varios jugadores debieron abandonar el club cuando en diciembre asumió un nuevo cuerpo técnico que decidió reprogramar los entrenamientos, siempre matutinos, para la tarde.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.