Los patos

Fuente: AP Crédito: Sergei Grits
30 de enero de 2018  

"Y mientras sigo con la vista a los gansos, me embarga súbitamente la admiración por lo que me es familiar, y que es el nacimiento de toda filosofía. En lo más profundo de mi ser me sorprendo de que sea posible entrar en una relación de tanta confianza con un ave que vive en libertad, y tengo la sensación de que este hecho constituye algo extrañamente consolador o satisfactorio, como si por él se pusiera de nuevo a nuestro alcance una pequeña porción del paraíso del que fuimos expulsados", escribía, en 1949, Konrad Lorenz, premio Nobel de Medicina, quien además reconocía que sus investigaciones no solo eran guiadas por el simple interés teórico, sino por un amor que sabía ver. Cambiemos gansos por patos y veamos amorosamente cómo la fina nevada y los 5° bajo cero de una blanca Bielorrusia reúnen a estas aves en calma, sorteando los redondeles helados en busca de su alimento. Para ellas, en libertad, un día perfecto, paradisíaco.

TEMAS EN ESTA NOTA