Por la muerte de animales, el zoo porteño vuelve a ser eje de la polémica

Fallecieron tres ciervos que habían sido reubicados y 11 peces carpas dentro del predio; las ONG que monitorean la reconversión denuncian desmanejos y urgencia por deshacerse de los ejemplares
Fallecieron tres ciervos que habían sido reubicados y 11 peces carpas dentro del predio; las ONG que monitorean la reconversión denuncian desmanejos y urgencia por deshacerse de los ejemplares Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio
Loreley Gaffoglio
(0)
30 de enero de 2018  

El zoológico porteño vuelve a estar en el centro de la polémica. Ante las públicas denuncias de la ONG SinZoo por la muerte de ciervos derivados a la Estación de Cría de Animales Silvestres (ECAS) y de decenas de peces carpas, que fallecieron al ser dejados en oxigenación en pequeños recipientes la noche anterior a su traslado al Jardín Japonés, desde el futuro ecoparque reconocieron el deceso de tres ciervos por causas desconocidas una vez reubicados y de 11 carpas. En cambio, desmintieron categóricamente que la institución avale la propuesta de uno de sus biólogos de eutanasiar a 200 tortugas marinas y a tres búfalas, sin valor de conservación, para liberar espacio y avanzar con la primera etapa del plan de obras para la transformación del sector del predio lindante con Plaza Italia.

La propuesta de matar animales sanos se escuchó -y causó estupor- en un taller interno de la institución, que ahora se apresta a derivar a una veintena de ejemplares exóticos: un hipopótamo pigmeo, que irá a un zoo de Chile; cuatro osos de anteojos, que viajarán a reservas de Ecuador y Perú; dos osos pardos, destinados a un santuario en EE.UU., y 11 papiones sagrados, que serán acogidos en Colombia. La Justicia, en tanto, ya decidió derivar a la elefanta Mara a un santuario en el Mato Grosso, mientras se define el destino final de la orangutana Sandra.

Por $12,7 millones los responsables del zoológico ya licitaron el diseño y la construcción de los habitáculos para el traslado de un total de 42 ejemplares de su colección. Mañana se abrirán los sobres con las propuestas de los interesados en albergar a un guepardo, tres leones y tres caimanes, cuyo destino será decidido por dos asesores y un biólogo de la institución de Palermo. También se reubicarán otros 16 primates de las especies tití penacho blanco, araña manos negras, capuchino y carayá.

Hasta el momento fueron derivados 370 animales, pertenecientes en su mayoría a la Dirección Nacional de Fauna, y quedan en el predio 924.

"Los tiempos para concretar las derivaciones dependerán de la salud de los ejemplares, los requisitos médicos, los permisos de las autoridades sanitarias de cada país, de la respuesta de Cites (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres) y de otros aspectos logísticos, que podrían demorar unos seis meses", informaron en la Unidad de Proyectos Especiales (UPE) Ecoparque.

Biólogos de ONG, en tanto, denuncian un desguace del zoo. Afirman que prima "una vergonzosa urgencia por deshacerse de los animales para concesionar por 30 años 21 edificios históricos del predio, que deberán licitarse desocupados". Fue tal la tormenta cuando se supo que la Legislatura discutiría el proyecto oficialista en diciembre pasado que el debate debió postergarse para el inicio de las sesiones ordinarias de este año.

Entre los especialistas también causaron sorpresa los montos que la empresa Newport Cargo ofertó y la Ciudad aprobó para diseñar y confeccionar las cajas para los traslados de ciertos ejemplares antes incluso de contar con la certeza de que podrán ser reubicados. La de la elefanta Mara, por ejemplo, cuesta $2.759.450 y solo para el diseño de los dos habitáculos para osos pardos se pagarán $1.652.201 y otros $1.512.000 para su confección. Son en total más de US$650.000 en infraestructura de traslados que las ONG cuestionan porque los animales no cuentan con la anuencia veterinaria.

"No existen antecedentes a nivel mundial de ofrecer animales al revoleo como hace el ecoparque. En las instituciones serias no hay nadie que diga: 'A ver, ¿quién quiere un hipopótamo?'. El riesgo es que los animales terminen siendo revendidos a otros zoológicos con bajos estándares de bienestar", dijo Adrián Giacchino, presidente de la Fundación Azara. Y agregó: "Licitan cajas sin tener definidos todos los destinos y sin los exámenes médicos para saber si el animal es apto para ser trasladado. El grado de ignorancia y de desprecio por la vida animal ha superado todo límite ético".

Fuentes de la UPE explicaron que es necesario adquirir antes las cajas para las derivaciones para el entrenamiento progresivo del ejemplar. Buscan que cada individuo se acostumbre al habitáculo y sea un objeto familiar.

A la deriva

"Ya desde el primer anuncio realizado por Horacio Rodríguez Larreta venimos presenciando un sainete grotesco para una institución a la deriva en manos de bucaneros que gritan 'al abordaje' con la bandera del lucro y no la de la conservación", sentenció el naturalista Claudio Bertonatti, exdirector del zoo porteño. Denunció además que el ecoparque duplicó la cantidad de empleados contratados [hoy son 149 de planta permanente y 117 contratados] y entabló negociaciones con el acuario de Mar del Plata "para librarse de 10 lobos marinos, tres de ellos ciegos", incentivándolos con pagarles el alimento por dos años.

"Ellos lo niegan. Pero, al arreciar la polémica, fue el acuario el que dio marcha atrás. En el mundo de la conservación todo se sabe", arremetió Bertonatti, y recordó que el zoológico fue pionero en el rescate, la rehabilitación y la liberación de lobos marinos heridos y malnutridos que varaban en las costas bonaerenses. El programa fue discontinuado y, según el especialista, podría encararlo el futuro ecoparque, "si tuviera un real compromiso con la conservación de fauna autóctona".

Cómo es el Ecoparque Interactivo que reemplaza al antiguo Zoo porteño

01:23
Video

La intención de trasladar a los lobos fue negada por la entidad: "Eso es falso. Los procesos para la derivación de animales, descriptos en la reglamentación de la ley del ecoparque, exigen que antes de realizar derivaciones se haga una convocatoria abierta y pública. Luego se convocará a un comité que seleccionará un lugar entre aquellos que se hayan presentado y, por último, se realizarán los estudios médicos en cada ejemplar. En el caso de los lobos, ninguno de estos pasos se hizo, por lo cual resulta imposible haber realizado un acuerdo con un acuario o con cualquier otra organización", expresaron los voceros.

La semana pasada dos altos directivos de la UPE que cumplían funciones en el área de bienestar animal regresaron al Ministerio de Modernización, de quien depende y cuya jefatura está vacante desde que Andy Freire asumió como diputado por Cambiemos. Según fuentes calificadas, la negligencia que derivó en la muerte de 11 carpas y los innumerables cuestionamientos en el manejo de la entidad sellaron la suerte de esos funcionarios. Otra vez, desde el ecoparque rechazaron esa versión.

El último escándalo se suscitó la semana pasada en las redes sociales cuando una foto mostró cómo una cría de jirafa se alimentaba de residuos de un contenedor rebosante de basura y plástico.

En la coalición de ONG que asesoran en el proceso de transformación del lugar, que permanece cerrado al público general y solo abierto para visitas escolares pautadas previamente, critican que no escuchan a los que saben. "Rodríguez Larreta no contestó ninguna de las dos notas que le enviamos y tampoco respondió el pedido de entrevista con los representantes de la coalición asesora", dijo Bertonatti.

Eduardo Francisco, director de Conservación de la Fundación Temaikèn, también miembro de la coalición, puso paños fríos a la disputa: "Nosotros queremos que ese zoológico siga existiendo, a diferencia de SinZoo, pero que corrija todo lo que debe corregir. Desde afuera no lo vamos a lograr. La realidad hoy es que, fuera de los animales secuestrados por la Dirección de Fauna de la Nación, todavía no derivaron a los de su colección. Está pasando lo que dijimos hace dos años: hay animales que no podrán sacar. Martín, el chimpancé, por ejemplo, es cardiópata y ha tenido episodios de desmayo", señaló.

Y concluyó: "Entonces, la dificultad que hoy tienen es haber vendido políticamente que al zoológico lo desmantelaban y que los animales irían a paraísos silvestres. No nos escucharon y ahora no solo no saben para dónde ir sino que tienen a todos los animales adentro. Por eso, acorralarlos con críticas sin dejarles ninguna salida tampoco es una opción. La salida es que nos escuchen, porque queremos ayudar para que los animales estén bien. No quieren invertir, pero hicieron una ley para crear un ecoparque y algo van a tener que hacer con los 900 animales".

Los próximos traslados

  • 1 hipopótamo pigmeo irá a un zoo de Chile
  • 1 elefanta será derivada a un santuario en Brasil
  • 11 papiones sagrados serán acogidos en Colombia
  • 4 osos de anteojos viajarán a reservas de Ecuador y Perú
  • 2 osos pardos serán enviados a un santuario en EE.UU.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?