Suscriptor digital

Ignacio Noel: "Cuando el changuito del súper está caro en dólares, la economía argentina no funciona"

Tras concretar la millonaria venta de Metrotel, Comercial del Plata busca crecer en los rubros de alimentos y la construcción, pero el presidente del grupo advierte sobre los problemas de competitividad que enfrenta el país
Tras concretar la millonaria venta de Metrotel, Comercial del Plata busca crecer en los rubros de alimentos y la construcción, pero el presidente del grupo advierte sobre los problemas de competitividad que enfrenta el país Crédito: Victoria Gesualdi
Alfredo Sainz
(0)
31 de enero de 2018  

En la última semana del año Comercial del Plata protagonizó uno de los grandes deals de 2017. El 26 de diciembre, la empresa que en su momento estaba controlada por la familia Soldati y que hoy lidera Ignacio Noel, comunicó a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires que había llegado a un acuerdo para desprenderse de la compañía de local de fibra óptica Metrotel. Los compradores fueron Riverwood Capital y Blackstone Tactical Opportunities Advisors -dos de los mayores fondos de inversión del mundo- que aceptaron pagar US$190 millones por el 100% de la firma. La operación resultó mucho más que un buen negocio para Comercial del Plata, que había adquirido tres años antes a Metrotel, a manos del grupo Roggio en US$33,3 millones y entre 2014 y 2017 cobró dividendos por otros US$21 millones.

"La venta de Metrotel permitió obtener una ganancia muy significativa para nuestros accionistas y se multiplicó por siete el capital invertido", se entusiasma Noel, que reemplazó a Santiago Soldati al frente de un grupo que hoy reúne a una decena de empresas que suman ventas por casi $ 6000 millones anuales y emplean a más de 3700 personas.

En una entrevista con LA NACION, Noel además adelanta cuáles son sus planes para crecer en alimentos y materiales para la construcción, pero tampoco elude los temas más polémicos, como el tipo de cambio, la marcha de la economía y la dependencia que tiene la industria argentina de Brasil.

-¿Por qué decidieron vender Metrotel?

-Nos dimos cuenta de que no teníamos el volumen para seguir en este mercado. Era como estar en el casino y de pronto darse cuenta de que estábamos jugando en una mesa con todos jugadores mucho más grandes que nosotros. Llegamos a la conclusión de que lo mejor era salir de ese negocio para concentrarnos en lo que sabemos. Por eso contratamos al Citibank de Nueva York para que nos buscara un comprador. Ellos evaluaron la compañía y fijamos como fecha para recibir las ofertas dos días después de las elecciones de octubre, en las que ganó Cambiemos en la provincia de Buenos Aires. El timing fue un poco arriesgado, pero por suerte nos salió bien.

-¿Qué planean hacer con los fondos de la venta?

-La estrategia de la compañía pasa por concentrarse en dos grandes sectores. Uno son los no transables, como los materiales de la construcción, donde participamos con nuestra empresa Cerro Negro. A este negocio entramos en 2015 cuando le compramos la compañía a un grupo irlandés que se estaba yendo del país. Se trata de un negocio muy expuesto al ciclo económico local, pero que tiene la ventaja de no sufrir con la importación, porque no es negocio entrar ladrillos o tejas desde el exterior. Además, creemos que hay una oportunidad para seguir creciendo de la mano del crédito hipotecario. Hoy los préstamos hipotecarios representan apenas el 1,5% del PBI mientras que en países vecinos llega al 50 por ciento. El otro eje de crecimiento es la agroindustria, con un foco puesto en la exportación, lo que nos asegura un flujo de ingresos en dólares. En términos generales no me interesan los rubros regulados en los que el negocio depende de la firma de un ministro. Prefiero siempre apostar a negocios que no dependan del lobby o la discreción de un funcionario, sino del clima. Por eso no me interesan las privatizaciones. A mi me gustar jugar la Libertadores, ir a Japón, para competir en el mundo.

-¿Dentro de esta lógica se inscribe la compra del molino Morixe?

-La de Morixe es una operación que concreté a título personal. Lo que hice fue comprar el 75% de las acciones, mientras que el resto cotiza en Bolsa, hace más de 50 años. Era una empresa que estaba muy caída y mi idea es ponerla a full, incorporando nuevas líneas de productos. Vamos a sumar pastas secas, que de entrada serán producidas a facón. Y también le vamos a agregar los productos congelados, comenzando con las papas que ya tenemos bajo la marca Rapipap, en la que estamos asociados con los holandeses de Farm Frites.

-¿La idea es reflotar el negocio de alimentos que tenían con Noel?

-A futuro el objetivo es convertir Morixe en una empresa de alimentos completa, que tenga farináceos, congelados y las líneas de conservas, aceites y aceitunas que aporta Sierras de Mazan, que es otra inversión que tengo en La Rioja. La planta de aceitunas se la compré a Samuel Liberman (el ex dueño de VCC), que había iniciado el proyecto en los 90 bajo el régimen de diferimiento impositivo y hoy es una de las firmas más grandes del rubro con 1500 hectáreas plantadas con el sistema de riego por goteo.

Noel, ingeniero industrial de la UBA
Noel, ingeniero industrial de la UBA Crédito: Victoria Gesualdi

-¿Qué pasó con las marcas de Noel?

-Noel es una de las empresas de alimentos más antiguas del país. Nació a mediados del siglo XIX y llegó a ser uno de los grandes grupos de alimento de la Argentina, con más de 3000 empleados, pero no sobrevivió a la apertura económica de [Alfredo] Martínez de Hoz y terminó con todas sus marcas repartidas en manos de Arcor y Nestlé. Hoy no hay planes con Noel, sino que queremos poner en valor a la marca Morixe para crecer en nuevas categorías de alimentos.

-¿Cómo eligen las categorías en las que quieren crecer en alimentos?

-En lo primero en lo que nos fijamos es ver si se trata de un producto que consuman los brasileños y que a la vez Brasil no sea fuerte en su producción. Por ejemplo, si alguien me quiere regalar una planta de concentrados en tomate, no la acepto, porque se trata de una categoría en la que no se puede competir con la industria brasileña. En cambio, en aceitunas o trigo creo que hay muchas oportunidades por más que la producción argentina tenga un problema de competitividad. Hoy estamos exportando aceite de oliva a granel a España y allá una compañía española lo envasa con su logo para venderlo en el mercado argentino al triple del valor al que me compra la materia prima. Pero si yo quiero envasarlo en el país y así agregar valor local, pierdo plata porque no recupero los costos que tengo para hacerlo.

-¿En qué situación está hoy Comercial del Plata? ¿Los Soldati siguen teniendo participación en la empresa?

-Cuando la empresa arregló su deuda, se acordó la entrega del 81% del capital accionario a sus acreedores para transformar el pasivo en capital. En ese proceso, la participación de la familia Soldati, en sus diferentes ramas, se redujo al actual 4%, mientras que yo tengo un 30% de las acciones. Hace unos meses se terminó con la convocatoria, que en total duró casi 17 años, y estamos reordenando la empresa. Yo siempre digo que cuando nos hicimos cargo, Comercial del Plata se asemejaba a una isla del Caribe por la que había pasado el huracán Irma, dejando cuatro palmeras. El portafolio de la compañía no era algo pensado en forma inteligente, sino lo que quedó de una empresa que había sido muy golpeada.

-Ya vendieron Metrotel y la participación en el Casino de Tigre. ¿Van a seguir desinvirtiendo?

-La vieja SCP era una compañía hiperdiversificada porque teníamos muchas participaciones minoritarias en diferentes compañías y no controlábamos la caja en prácticamente ningún lado, lo que dificultaba el acceso al financiamiento. La nueva estrategia es no participar en ningún negocio si no somos mayoritarios.

-¿La idea es vender la tenencia accionaria que tienen en la petrolera CGC?

-Hoy tenemos un 30% de CGC y se trata de una tenencia no estratégica, lo que no significa que salgamos corriendo a vender sino que vamos a definir bien el momento para hacerlo. Es probable que en 2018 o 2019 la compañía salga a la Bolsa, según lo adelantó la Corporación América, que es el accionista controlante, y posiblemente sea un buen momento para vender parte o todas nuestras acciones.

-¿Por qué hay tan pocas empresas argentinas cotizando? ¿Es un mal negocio?

-A mí me encanta cotizar en Bolsa. De hecho, debo de ser uno de los pocos empresarios argentinos que tienen dos compañías en la Bolsa de Buenos Aires. Me gusta porque te disciplina al tener la obligación de hacer balances trimestrales. Y en un país que funcione, el mercado de capitales es la mejor forma de financiarse. Es como tener la máquina de imprimir moneda. Yo siempre digo que si uno no tiene problemas en ser transparente, cotizar es el mejor negocio que se puede hacer, porque te dan plata a cero interés.

-¿Qué van a hacer con los terrenos que tienen en el Tigre?

- Por ahora estamos definiendo un proyecto para las 500 hectáreas que tenemos en el Delta del Tigre, en una ubicación realmente privilegiada. El terreno tiene factibilidad para construir y estamos desarrollando un proyecto supersustentable. La idea es que dos tercios de las 500 hectáreas queden como una reserva natural. No vamos a hacer canchas de golf o cosas así, porque no queremos un desastre desde el punto de vista ambiental. Solo vamos a desarrollar la costa. Para el proyecto estamos trabajando con una firma que se llama Nuevo Urbanismo.

-¿Hay planes para el Parque de la Costa?

-Estamos contentos porque hoy es un negocio rentable, que tiene Ebitda positivo y un promedio de un millón de visitantes anuales, aunque el flujo depende mucho del tiempo y sigue siendo muy sensible al clima.

-¿Cómo evalúan la marcha de la economía?

-Creo que el gobierno de Macri dio un paso muy tímido en la dirección correcta con el cambio en el target de inflación y la nueva política de tasa interés para las Lebac, lo que va a redundar en un tipo de cambio más favorable, pero me parece que se tendría que bajar más rápido el gasto público.

-¿Se puede exportar con este dólar?

-El tipo de cambio está muy atrasado. No pido una explosión, ni mucho menos, pero creo que 22 pesos sería lo mejor. Cuando en la Argentina el changuito del supermercado y los sueldos están caros en dólares, la economía no funciona. Hace diez años un trabajador quizás ganaba la mitad en dólares que hoy, pero hay que ver que probablemente su poder de compra era mayor. Los sueldos en moneda dura dependen de la productividad que tengamos y la productividad de la economía argentina es muy baja. Hoy se puede mandar un contenedor de papas congeladas desde Holanda a Brasil por 500 dólares, mientras que a nosotros llegar a San Pablo desde la planta que tenemos en Buenos Aires nos cuesta más de 2500 dólares, como producto del tipo de cambio, los peajes y el efecto Moyano.

-¿Y qué evaluación hacen de los primeros dos años del gobierno?

-Estoy a muerte con el gobierno, creo que se hicieron muchas cosas muy buenas, como el arreglo de la deuda o liberar el mercado de cambio, pero es probable que algún shock externo obligue a adecuar la actual política. Por ejemplo, la elección en Brasil va a ser clave. Si en Brasil, viene un gobierno más populista, el dólar se a va disparar en Brasil y no va a quedar otra alternativa que hacer algo acá o se va a venir una invasión de todo tipo de productos y nos van a vender hasta el dulce de leche.

Los números del grupo con más socios

9800 atomización

Es el total de accionistas que hoy tiene Comercial del Plata, lo que la convierte en la empresa con mayor cantidad de dueños del mercado argentino

30% control

Es la participación que en la actualidad tiene Ignacio Noel, que asumió la presidencia de la compañía en 2010, tras la salida de Santiago Soldati

5945 facturación

Son los millones de pesos que sumaron las ventas de las empresas de Comercial del Plata en 2017. Del total, un tercio fue aportado por Cerro Negro (materiales de construcción)

3783 plantilla

Es el total de empleados que tiene el grupo incluyendo los trabajadores que aportan las empresas en las que SCP participa como accionista no controlante

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?