Suscriptor digital

Más allá del bitcoin: apoyar a Trump o curar el Alzheimer, qué fines persiguen las criptomonedas

El crecimiento en cantidad y capitalización de las nuevas monedas no es meramente especulativo; surgen por y para fines específicos
El crecimiento en cantidad y capitalización de las nuevas monedas no es meramente especulativo; surgen por y para fines específicos Crédito: Shutterstock
Victoria Novillo Saravia
(0)
31 de enero de 2018  

Ya hay más de 1500 monedas virtuales que responden a un nuevo concepto socioeconómico y amenazan con revolucionar no viejas prácticas sino modelos que hoy son considerados disruptivos, como el de las economías colaborativas -Uber, Airbnb-, las redes sociales o la mismísima Internet.

Todos hablan del bitcoin, la criptomoneda aparecida en 2009 con un valor casi cero y que hoy tiene una capitalización de mercado de US$190.000 millones, pero esta fue solo la primera aplicación de la blockchain (cadena de bloques, en inglés), una tecnología basada en un desarrollo realizado en Estados Unidos a principios de los 90 por un grupo de matemáticos.

Según Vitalik Buterin, el ruso-canadiense que con 19 años inventó el ethereum, la blockchain funciona como un sistema descentralizado con algún tipo de memoria compartida. Cada diez minutos se consolidan las últimas transacciones en un bloque de información encriptada. Todos los nodos (mineros) de la red compiten para resolver un complejo algoritmo que valide el bloque y agregarlo a la cadena y el primero que lo resuelve se queda con la suma de moneda virtual que se genera.

Si alguien quisiera falsificar una transacción tendría que intervenir el código de todos los bloques y acceder a todas y cada una de los millones de computadoras de la red, que guardan la copia. Esta inviolabilidad e independencia del sistema hace redundantes a los intermediarios, como los bancos.

Hoy, bitcoin y ethereum contabilizan el 50% de la capitalización de mercado de las criptomonedas, que es de US$552.000 millones. Pero hay muchas más. Estos son algunos de los ejemplos más disruptivos:

1 Solarcoin.

Lanzada en 2014, ya abarca 39 países, y premia con una suma de solarcoins a los productores de energía solar por cada watt de electricidad verificable que produzcan. El emprendedor argentino Charly Karamanian es uno de sus mineros.

2 Trump coin.

Se lanzó durante la campaña electoral de Estados Unidos para fomentar el apoyo a Trump. La plataforma retribuye con trumps a los seguidores que promuevan la figura del presidente en las redes sociales. Según CoinMarketCap.com, antes de la asunción la moneda valía US$0,51, con una capitalización de US$3,38 millones, tuvo un pico de US$1,67 el pasado 6 de enero, cuando tuiteó ser "un genio muy estable", y hoy cotiza a US$0,27.

3 Curecoin.

Desarrollada por la Universidad de Stanford, incentiva a los usuarios a compartir la capacidad ociosa de sus computadoras, cuyo poder de cómputo es utilizado por científicos para encontrar números primarios binarios. Estos ayudan a descifrar el patrón del comportamiento de las neuronas y la forma en que se pliegan las proteínas y las células en general, que cuando se degeneran producen enfermedades como el Alzheimer.

13 Decent.

Es la versión de Amazon para la publicación y venta de contenidos digitales. En su plataforma se intercambian libros, música, películas y cualquier tipo de publicación, por moneda decent. Además de proteger los derechos de autor, su principal virtud es impedir la censura; sus mercados con mayor potencial son China y todos aquellos países bajo regímenes autoritarios.

5 Potentiam.

Es una red social colaborativa descentralizada que conecta a los músicos directamente con sus fans. Otro proyecto similar es el de Mycelia, la cantante inglesa Imogen Heap, que mediante contratos inteligentes resuelve cuestiones como el precio de una canción dependiendo del tipo de uso (si es para reproducción en radio, para la banda sonora de una película o para uso particular).

14 PotCoin.

Es una solución de criptomoneda, red y banca digital ultrasegura para la industria de la marihuana, un mercado global de US$100.000 millones. Además del comercio, la plataforma conecta a los consumidores de cannabis, permitiéndoles interactuar y comunicarse.

4 Gridcoin.

Instalando un software llamado Boinc, permite compartir capacidad de cómputo para proyectos científicos como la secuenciación de ADN, la búsqueda de estrellas de neutrones, la modelización 3D de proteínas o estudios para la cura del cáncer y la esquizofrenia.

6 Healthcoin.

Aún no se ha lanzado; su objetivo es la prevención de la diabetes. Con una cinta en la muñeca que permite medir los indicadores de sangre, el usuario recibe una recompensa cuando sube la información y cuando sus mediciones reflejan una mejoría en su estilo de vida. El proyecto incentiva la vida saludable y genera también una base de datos sobre cómo se van manifestando las enfermedades para que ayuden al desarrollo médico-científico.

7 Substratum.

Provee un hosting descentralizado. Se trata de una red de código abierto que permite a cualquier persona asignar recursos informáticos inutilizados para hacer una Internet más democrática y justa. Todos los que ejecutan un nodo de la red obtienen un pago en criptomonedas cada vez que sirven contenido.

8 Wificoin.

Todavía no se lanzó, pero promete permitir a los usuarios ganar wificoins facilitando el acceso a Internet de otros usuarios a través de su router. Oxygen, un software de código abierto que se instala en el router, fue diseñado para registrar estos intercambios en la blockchain.

9 Twister.

Es considerada la versión blockchain de Twitter, basada en los protocolos peer-to-peer (red entre pares) de bittorrent y de bitcoin. La mayor diferencia es que Twitter consolida grandes cantidades de información de los usuarios, cosa que no sucede en el sistema encriptado y descentralizado de Twister.

10 Synereo.

Twister es a Twitter lo que Synereo a Facebook. Este sistema retribuye con moneda virtual tanto a los creadores de contenido de calidad como a aquellos que contribuyan a identificarlo.

11 Lunyr.

Es la versión blockchain de Wikipedia, una base de datos de conocimiento en la que los usuarios generan contenido y, tras ser aprobados por sus pares, reciben una compensación en luns.

12 Ambrosus.

Se creó para poder hacer un seguimiento de alimentos de punta a punta. El fuerte es el alimento para infantes, aunque pretenden expandirse a alimentos agrícolas y productos de cosmética. Combina sensores de tecnología de punta, con el protocolo de blockchain y smart contracts (contratos inteligentes) para garantizar la calidad, la seguridad y el origen de los productos a lo largo de la cadena de valor.

15 Abbra.

El mayor flujo de dinero de los países desarrollados hacia los del Tercer Mundo no proviene de las inversiones corporativas ni de las ayudas gubernamentales, sino de las mesadas que los trabajadores envían a sus familias a sus países de origen, que en 2017 llegaron a US$450 billones anuales, según datos del Banco Mundial. Para personas no bancarizadas, las transferencias pueden durar días y tienen altas comisiones. Abbra, una billetera virtual que permite gestionar activos en bitcoin y ethereum, concreta las transacciones en minutos y su costo es de 2%.

16 Augur.

Es una plataforma de apuestas, que tiene la ventaja de que, a medida que un evento se hace más o menos probable, se puede comprar o vender la participación adquirida, evitando pérdidas totales.

Made in Argentina

Emprendimientos locales que desarrollan tecnologías basadas en blockchain

Signatura.

Funciona como un escribano online mediante contratos inteligentes y firmas digitales registradas en blockchain.

Democracy.earth.

Basado en EEUU, se inició en el país, y promete desarrollar una democracia peer-to-peer.

Qubistry.co.

Es una iniciativa que promueve el voto a través de la blockchain.

Rootstock.

Plataforma pionera en el mundo que agrega nuevas funcionalidades y versatilidad a los contratos inteligentes.

Waba.network.

Proporciona servicios de educación, consultoría y desarrollos en blockchains y criptomonedas.

Ripio Credit Network.

Red de crédito global, basada en blockchain y con criptomoneda propia, que descentraliza la forma en que se otorgan los préstamos.

Crowdjury.

Proyecto global, ahora llamado Klerios, que impulsa una "justicia descentralizada global".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?