Esa otra obra de arte

Pablo Gianera
Pablo Gianera LA NACION
Fuente: AP - Crédito: Anupam Nath
(0)
31 de enero de 2018  

Faltan los ciervos. Es cierto que el campo no es de trigo, como el que pintó para siempre Vincent van Gogh, ese campo ominoso, cargado de una inminencia. Pero el amarillo, el marrón terroso del camino y la coloración del cielo son semejantes. Con algunas salvedades, claro: aquí no hay cuervos sino personas. Una mujer india y sus hijos caminan en una plantación de mostaza en Gauhati. Seguramentre trabajan en ella, igual que, seguramente, lo hicieron sus ancestros. Pero hay además otras diferencias con Van Gogh. La pincelada de la naturaleza es en este paisaje más aérea que la de él; tiene un puntillismo que lo acerca a Claude Monet. ¡Qué cosa rara! No podemos mirar una foto ni un paisaje sin pensar en una pintura, sin pensar en el arte. Se dijo muchas veces: la naturaleza imita al arte. A esto habría que agregar un detalle que descubrió en el siglo XVII el inglés sir Thomas Browne: también la naturaleza es un artificio, porque es la obra de arte de Dios.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.