En River llegó la hora de hablar para superar el mal momento

Marcelo Gallardo busca revertir la mala campaña en el torneo local
Marcelo Gallardo busca revertir la mala campaña en el torneo local Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi
Gustavo Yarroch
(0)
31 de enero de 2018  

El plantel de River pisó la cancha principal del predio de Ezeiza 55 minutos después del horario convenido para el arranque del entrenamiento. Entre las 9 y las 9.55, Marcelo Gallardo los convocó para una larga charla, mitad tirón de orejas y mitad de autocrítica luego de la caída 1 a 0 ante Huracán que dejó al equipo en el puesto 21 de la Superliga y a 18 puntos de Boca, el líder, cuando quedan catorce fechas. Con uno de los planteles más cotizados de la Argentina, Gallardo y sus futbolistas saben que no pueden permitirse las concesiones actuales: River perdió seis de los últimos siete partidos de la Superliga y ganó apenas uno de los últimos diez.

"No estamos en crisis, pero es difícil la situación", reconoció Leonardo Ponzio , el capitán. Si bien admitió que "hay cosas que el equipo tiene que corregir", advirtió que la mala campaña en la Superliga tiene más que ver con descuidos del año pasado, en el que River puso como prioridad a la Copa Libertadores, en la que llegó hasta las semifinales, y luego a la Copa Argentina, de la que fue campeón. "El torneo arrancó el semestre pasado, en el cual tuvimos varias competencias. Los que están arriba se pudieron enfocar más en lo que es el campeonato. Nos tenemos que hacer fuertes y pelear para entrar en las copas. No tenemos que mirar a los de arriba, hay que pensar en sumar tres puntos todo el tiempo y enfocarse en el partido ante Olimpo. Tenemos que seguir trabajando en el juego, la tenencia y la posesión". En definitiva, Ponzio buscó desdramatizar el oscuro presente del equipo en el campeonato local, más allá de que admitió la necesidad de lograr un repunte en la tabla de posiciones.

Dentro de ese contexto, LA NACION pudo averiguar que en el cuerpo técnico están muy conformes con el modo en que está entrenándose el colombiano Juan Fernando Quintero, que llegó con un sobrepeso de tres kilos pero que será evaluado para ver si puede ir al banco de suplentes el sábado ante Olimpo, a las 21.30.

Hubo dos futbolistas que recibieron una especial atención del cuerpo técnico en el entrenamiento del lunes: Lucas Pratto, quien jugó 24 minutos ante Huracán, pero casi no tuvo protagonismo, e Ignacio Fernández, de floja actuación en Parque Patricios y lejos de su mejor nivel incluso en los amistosos de preparación.

Superliga: Boca no afloja y River no levanta cabeza

5:29
Video

Pratto tuvo una charla a solas de cinco minutos con Gallardo en la cancha principal del predio de Ezeiza y luego se ejercitó durante diez minutos con Pablo Dolce, el preparador físico principal. Posteriormente se sumó a la tarea con el resto del grupo. Al goleador proveniente de San Pablo le falta para ponerse en su mejor forma física y futbolística, de manera que es posible que ante Olimpo vuelva a ir al banco de suplentes. Gallardo seguirá de cerca su estado durante la semana, y entre el jueves y el viernes definirá si lo pone de entrada.

Nacho Fernández, cuya titularidad está en crisis por su nivel futbolístico, fue abordado por Hernán Buján sobre el final del entrenamiento y charlaron durante diez minutos. Buján, uno de los ayudantes de campo de Gallardo, intercambió conceptos y además le dio varias indicaciones de lo que pretenden de él al ex Gimnasia, que pasó de ser un jugador esencial hace un año a estar en observación. Fernández venía de una caída en su rendimiento en el tramo final del año pasado, pero el golazo de la victoria 2-1 sobre Atlético Tucumán en la final de la Copa Argentina parecía darle un impulso anímico como para que en 2018 se reencontrara con su mejor versión. Sin embargo, ni en los amistosos de pretemporada ni frente a Huracán se notó una mejoría.

Así como es una incógnita la situación de Pratto de cara al choque del sábado ante Olimpo, lo mismo ocurre con Franco Armani, el arquero por el que River invirtió 4.000.000 de dólares. Gallardo todavía no abrió la puerta para su titularidad, pero después de la importante inversión que realizó el club, hasta los dirigentes piensan que su estreno debería ocurrir el sábado ante Olimpo o a lo sumo el domingo 11 frente a Lanús, en condición de visitante.

Con Camilo Mayada ya plenamente recuperado de la infección que sufrió en el codo derecho durante la pretemporada en Miami, otro que deberá repuntar en su nivel es el juvenil Gonzalo Montiel, autor de la infracción que derivó en el gol de penal de Damián Pussetto en el traspié 1-0 frente a Huracán. Montiel, un juvenil muy valorado por Gallardo, había tenido una floja actuación en el partido ante Lanús que significó la insólita y dolorosa eliminación en las semifinales de la Copa Libertadores. No puede permitirse muchos más altibajos porque el técnico también tiene una alta consideración de Mayada, que le cumplió cada vez que lo puso en partidos importantes, como la segunda final de la Libertadores 2015 ante Tigres de México, en el Monumental, o el Superclásico de mayo pasado en la Bombonera, ambos con final feliz para River.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.