0

Juan Curuchet, el campestre

Juan Curuchet, el ociólogo experto de la semana
Juan Curuchet, el ociólogo experto de la semana
0
31 de enero de 2018  • 17:01

"En este momento debo ser experto en ocio", dice Juan Curuchet, que por primera vez en su vida se dedica a no hacer nada. Repasemos: trabajó hasta los 15 años, luego se dedicó a competir, a los 44 dejó el deporte y trabajó 8 años en el Comité Olímpico, para luego abocarse 4 a ser senador provincial. "Hoy disfruto del verde, el aire libre y el infinito", dice el exciclista, que cumplió su sueño de vivir en el campo. "Cuando viajaba, veía las casas en los campos a los costados de la ruta y soñaba con tener una", dice quien ahora vive en su propia casita en las afueras de Mar del Plata. La medalla olímpica de oro cumplió sus sueños deportivos, y en lo familiar tampoco se queja: tiene cuatro hijos (Martín, Kevin, Juan Ignacio y Martina) y una nieta (Juanita) que atesora. "Tengo todo lo que necesita un hombre para ser feliz. Estoy pasando por un momento especial, de tranquilidad, sin preocupación", dice sobre su situación actual. Y cuando se escuchan pajaritos de fondo, afirma: "Estas cosas las soñé. Me siento muy afortunado".

Si bien vive solo, comparte el campo con sus papás, que le convidan unos mates todas las mañanas y con quienes disfruta almuerzos y charlas. Luego, Juan se dedica a caminar. Regar y hacer un poco de ejercicio (tiene un minigimnasio) también son actividades frecuentes. Con sus hijos varones, comparte salidas a bailar y programas con amigos. "Cuando me retiré del deporte, mis amigos ciclistas me quedaron esparcidos, así que me uní a los amigos de mis hijos", explica. Cervecerías y restaurantes son los destinos comunes. También los une la bicicletería Curuchet, a cargo de sus hijos, a la que Juan va de visita. Con su hija mujer, comparten viajes y almuerzos. Las escapadas padre e hija son una tradición anual, así como las salidas a almorzar entre semana. Hace poco se fue a Punta Cana con toda su prole, hijos y nieta incluidos. "Son las cosas que no podía disfrutar cuando era deportista. Pensá que no estuve en el nacimiento de ninguno de mis 4 hijos; el atleta de alto rendimiento no tiene una vida. Por suerte, ahora estoy recuperando esas cosas", afirma.

Como buen marplatense, también disfruta de la playa, incluso tiene carpa en un balneario. "Pero me enamoré del campo", dice. "Lo tenía como un sueño. Me hace sentir bien. Cuando voy a la ciudad, lo extraño. También me ayuda mucho atraer recuerdos lindos. Soy una persona positiva". Y cuando de invitar se trata, el medallista olímpico es especialista en asado, vacío y costillar. "En Navidad y Año Nuevo había más de 30 personas en casa. Como tengo la suerte de disfrutar esta soledad, después recibo con más fuerza. Al estar siempre solo, cuando viene alguien lo atiendo, le cocino", cuenta. Sus amigos suelen ir con sus hijos y pasan el día en la pileta.

"Después de tantos años de competición, terminé un poco estresado al final, porque nunca paré. Y cuando me saqué ese chip, fue increíble. Ahora no pienso en nada, no tengo agenda a largo plazo, voy programando el día a día, minuto a minuto, disfrutando de cada cosa, sobre todo el verde, el aire, el horizonte y las cosas que he logrado", dice. Y remata: "Soy un bacán".

Ping Pong

¿Una cualidad que admirás en las personas? La solidaridad.

¿Un deporte en el que no sos bueno? El fútbol. Cuando era pibe jugaba muy bien, pero perdí las habilidades y ahora soy un desastre.

¿Tu posesión más preciada? La medalla olímpica, la amo. La tengo en la mesita de luz junto a las medallas de campeón mundial y duerme todas las noches al lado mío. Toda una vida soñé con la medalla olímpica. Y ahora, cuando me despierto, le digo: "Ya no sos un sueño, sos una realidad". Me levanto cada día viéndola.

¿Tu momento preferido del día? Cuando estoy al aire libre y al sol.

¿Una costumbre? La higiene. Me gusta cuidarme porque me gusta sentirme bien.

¿Música que elegís para un viaje en auto? Como me gusta salir, escucho la música del momento. Todo lo que es bachata, merengue y música latina para moverse, porque me gusta bailarla.

¿Algo que te pone de buen humor? Viajar.

¿Algo que te pone de mal humor? Cuando veo la falta de amor hacia el país. Representé a este país no solamente porque lo quiero, sino que lo amo. Soy de los que le echan agua al guiso, yo no me voy.

¿Un sueño por cumplir? La vida me ha dado todo. He cumplido todos mis sueños, no pido nada más para mí. Me daría tranquilidad que mis hijos se pudieran desarrollar en este país, que sus objetivos estuvieran en esta tierra, que no fueran a romper las raíces. Les hemos dado una educación y son personas de valor. Mi sueño es que ellos puedan estar bien.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.