Las terrazas de Tel Aviv se transforman en jardines, restaurantes y hasta casas de huéspedes

Ana Ashury, una artista de medios mixtos, almacena su obra de arte en su azotea en Ramat Gan, un suburbio de Tel Aviv
Ana Ashury, una artista de medios mixtos, almacena su obra de arte en su azotea en Ramat Gan, un suburbio de Tel Aviv Fuente: Reuters - Crédito: Corinna Kern
(0)
1 de febrero de 2018  • 01:08

Cuando se trata disfrutar en Tel Aviv, los residentes de la metrópolis mediterránea no necesitan buscar más allá de sus propias terrazas.

Con espacios siempre ajustados en la acelerada capital económica y de entretenimiento de Israel, los techos se han transformado en retiros con prósperos jardines al aire libre, restaurantes, yoga, estudios de arte y música, espacios para clases de artes marciales e incluso casas de huéspedes.

Maayan Saidi, de 28 años, fuma un cigarrillo en su azotea que se encuentra al lado de un estacionamiento de varias plantas
Maayan Saidi, de 28 años, fuma un cigarrillo en su azotea que se encuentra al lado de un estacionamiento de varias plantas Fuente: Reuters - Crédito: Corinna Kern

Moni Chorev, 60 y Gilly Chorev, 59, se sientan en su terraza, que Gilly planificó y montó con la ayuda de un diseñador paisajista
Moni Chorev, 60 y Gilly Chorev, 59, se sientan en su terraza, que Gilly planificó y montó con la ayuda de un diseñador paisajista Fuente: Reuters - Crédito: Corinna Kern

Aviah Morag, 25, toma sol en su azotea que está equipada con una pequeña piscina, una ducha y reposeras
Aviah Morag, 25, toma sol en su azotea que está equipada con una pequeña piscina, una ducha y reposeras Fuente: Reuters - Crédito: Corinna Kern

Ori Grossbard, 27, y Tomer Lulu, 27, pasan la noche juntos en el techo junto al departamento de Ori
Ori Grossbard, 27, y Tomer Lulu, 27, pasan la noche juntos en el techo junto al departamento de Ori Fuente: Reuters - Crédito: Corinna Kern

El músico Iyar Semel, de 38 años, interpreta el laud en su jardín de la azotea, donde él y sus otros dos compañeros de piso cultivan hierbas y verduras
El músico Iyar Semel, de 38 años, interpreta el laud en su jardín de la azotea, donde él y sus otros dos compañeros de piso cultivan hierbas y verduras Fuente: Reuters - Crédito: Corinna Kern

La gente se baña en la piscina de un parque de atracciones en la azotea del centro comercial Azrieli en el centro de Tel Aviv
La gente se baña en la piscina de un parque de atracciones en la azotea del centro comercial Azrieli en el centro de Tel Aviv Fuente: Reuters - Crédito: Corinna Kern

El pintor aficionado Kobi Malul, de 31 años, pinta en su azotea en el centro
El pintor aficionado Kobi Malul, de 31 años, pinta en su azotea en el centro Fuente: Reuters - Crédito: Corinna Kern

Un hombre se sienta en un sofá en la azotea compartida con otros inquilinos del edificio
Un hombre se sienta en un sofá en la azotea compartida con otros inquilinos del edificio Fuente: Reuters - Crédito: Corinna Kern

Los instructores Doron Turgeman, de 35 años, y Michael Alimelech, de 26, entrenan en la azotea del edificio en el que imparten cursos, como parte de su Krav Maga, una técnica de autodefensa israelí, en el barrio de Givatayim.
Los instructores Doron Turgeman, de 35 años, y Michael Alimelech, de 26, entrenan en la azotea del edificio en el que imparten cursos, como parte de su Krav Maga, una técnica de autodefensa israelí, en el barrio de Givatayim. Fuente: Reuters - Crédito: Corinna Kern

Alexander Flaschenberg, de 60 años, sentado en una silla colocada encima de una mesa, para disfrutar de la vista del mar desde su azotea
Alexander Flaschenberg, de 60 años, sentado en una silla colocada encima de una mesa, para disfrutar de la vista del mar desde su azotea Fuente: Reuters - Crédito: Corinna Kern

Guy Elhadad, de 26 años, descansa en un sofá en su azotea. Para Guy, su techo es su incubadora creativa, "donde podemos hacer lo que queramos porque no necesitamos la aprobación de los demás".
Guy Elhadad, de 26 años, descansa en un sofá en su azotea. Para Guy, su techo es su incubadora creativa, "donde podemos hacer lo que queramos porque no necesitamos la aprobación de los demás". Fuente: Reuters - Crédito: Corinna Kern

La gente participa en una clase de yoga en la azotea del edificio del municipio de Tel Aviv
La gente participa en una clase de yoga en la azotea del edificio del municipio de Tel Aviv Fuente: Reuters - Crédito: Corinna Kern

La gente socializa en la azotea del Hotel Brown, que sirve como un lugar de bar y evento
La gente socializa en la azotea del Hotel Brown, que sirve como un lugar de bar y evento Fuente: Reuters - Crédito: Corinna Kern

Hana Wimberly, de 26 años, y Emanuel Cohen, de 36, pasan la noche juntos en el techo de un edificio
Hana Wimberly, de 26 años, y Emanuel Cohen, de 36, pasan la noche juntos en el techo de un edificio Fuente: Reuters - Crédito: Corinna Kern

Hana Wimberly, de 26 años, convirtió su terraza de cemento yerma en su refugio al aire libre con solo unas cuantas sillas combinadas, un sofá y una mesa de madera.

"Más que nada, es un lugar para que me sienta muy conectada con la ciudad", dijo. "Tel Aviv, por mucho que haya que hacer, ir a un bar y gastar 50 shekels ($ 15 USD) en una bebida se vuelve agotador".

Su estilo de vida también conecta a ella y a su familia con su pasado: su abuela tenía un salón similar en una azotea de Tel Aviv.

Iyar Semel, un músico de 38 años, plantó un jardín orgánico en su azotea, con compost, verduras, árboles frutales y una ducha. Todo le permite fusionar su estilo de vida ecológico con las restricciones del espacio urbano.

Para Guy Elhadad, de 26 años, su azotea es su incubadora creativa, "donde podemos hacer lo que queramos porque no necesitamos la aprobación de los demás".

Él y dos compañeros de cuarto organizan sesiones de yoga, música y arte allí y construyeron un lugar de descanso para las personas que pasan por allí. Elhadad dijo que ama a Tel Aviv y que a través de su azotea puede ayudar a que florezca.

Fotos de Corinna Kern

Texto de Reuters

Edición fotográfica de Dante Cosenza

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.