Suscriptor digital

Neri Cardozo: "Racing me sedujo por lo que viví cuando jugaba en Boca"

Neri Cardozo, nuevo refuerzo de la Academia, valora la experencia:
Neri Cardozo, nuevo refuerzo de la Academia, valora la experencia: Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez
Nicolás Zuberman
(0)
1 de febrero de 2018  

Tras nueve temporadas en el fútbol de México, Neri Cardozo regresó a la Argentina casi como un extranjero: naturalizado mexicano, el mendocino ingresó en el país con documento azteca porque en todos estos años nunca renovó su pasaporte ni su DNI. La nacionalidad no fue lo único que cambió en su paso por Chiapas, Monterrey y Querétaro. Cardozo ya no es ese mediocampista incansable, corredor y explosivo que apareció en Boca hace más de diez años. "Me fui muy chiquito, ahora no juego tanto por la banda y trato de pensar más, de ser claro con el pase", avisa. Formado en las juveniles de Argentina y en Boca, hay algo de su identidad que no ha cambiado: la ambición por el éxito. Un excompañero suyo, que dejó una huella en Racing y que prefiere no ser mencionado, lo define con un adjetivo que es preciado dentro de un vestuario: "Es un ganador". Con 31 años, Cardozo suma 18 títulos a lo largo de su carrera. "Sí, 18, los tengo contados", asegura. Uno de esos, el gran objetivo de la Academia para este año: la Copa Libertadores.

-¿Te sentís un futbolista ganador?

-Pienso que eso también es un poco de suerte. Es un conjunto de cosas: tenés que estar en el equipo indicado, con los jugadores indicados y el técnico indicado. Es lindo ganar. Te cuento una: en 2016, en Monterrey me dieron a préstamo a Querétaro, que llevaba 65 años sin salir campeón de una copa. En ese año que estuve yo ganamos la Copa de México. La primera en 65 años. Fui titular todos los partidos ese semestre.

-Algo hay entonces.

-A mí me gusta ganar. En los entrenamientos si se arma un jueguito, que alguno lo puede tomar como algo tranqui, a mí me gusta ganarlo. Si hacemos fútbol y pierde mi equipo me voy caliente. Y si perdemos el partido del fin de semana ni hablar, me voy de muy mal humor a casa. No salgo por dos días. No vamos a comer, a pasear. Nada. Nada de nada.

-¿Eso es tu personalidad o así te formaron?

-En Boca era así. En Boca me formaron para ganar. Había que ganar. En las inferiores te meten esa mentalidad. De Mendoza me fui a los 13 años. A Boca llegué a los 14. Antes había estado un año y medio en Newell's. Como yo entrenaba con la Sub 15 de Argentina me querían Boca y River. En ese tiempo en la Selección también te inculcaban esta mentalidad ganadora. Tuve la suerte de jugar el Mundial Sub 17 de Finlandia, que terminamos terceros, y dos Mundial Sub 20, el de Emiratos y el de Holanda, que ganamos con Leo Messi.

-Con menos de 20 años ya habías jugado con Messi y con Riquelme.

-Y con Palermo, Carlitos Tevez, Cascini, Cagna, Abbondanzieri, Schiavi, Clemente Rodríguez. A mí me recibieron todos ellos en el vestuario. Transmitían seguridad. Habían ganado el Mundial de Clubes contra el Milan en Japón y yo venía de jugar el Mundial sub 17 en Finlandia y el Mundial Sub 20 en Emiratos Árabes Unidos.

-¿Cuál es tu virtud como futbolista?

-La humildad. Y que tengo las mismas ganas que a los 16 años. Obviamente que me gusta ganar. Eso es lo único que tengo en la cabeza: que me gusta ganar.

Cardozo fue el primer refuerzo de este nuevo Racing de Eduardo Coudet. El Chacho ya lo había pedido con insistencia para los Xolos de Tiujana y lo volvió a hacer apenas pisó la mitad celeste y blanca de Avellaneda. "Si no volvía a Boca, quería volver a Argentina y jugar en Racing. Coudet fue fundamental para que llegara. Es muy buena onda. Es un jugador más. Se integra con los jugadores, participa, jode con nosotros. Pero en los entrenamientos es intenso y serio. Insiste mucho con correr, con presionar", explica su regreso el mediocampista. Firuletes del destino, el primero en llegar fue el único de los cinco refuerzos que no pudo hacer su presentación en la derrota ante Unión, en Santa Fe: arrastraba una expulsión de la final de la Liga Mexicana 2017. Más allá del golpe del debut, la fe está intacta en el mendocino.

-¿Qué extrañaste?

-La tribuna es algo que extrañé mucho. La gente, el ambiente es muy diferente. Que te aliente la hinchada es algo único. Allá es más al estilo europeo, hay un sector chiquito donde está la gente con banderas y son los únicos que alientan. Pero después el resto están sentados, mirando el espectáculo.

-¿Ya tenías ganas de volver?

-No lo dudé. Hace mucho tenía en mi mente volver a la Argentina. Y desde la época que jugaba en Boca me llamaba la atención este club. En esa época a Racing le iba mal. Y yo veía que la cancha se llenaba, que alentaban más. Tuve la posibilidad de ir a Estudiantes, a San Lorenzo, a Emiratos Árabes o a Japón. Pero elegí Racing. Se sentía algo lindo, algo diferente cuando jugué acá. Me sedujo por lo que viví cuando jugaba en Boca. Obvio que el Chacho también tuvo que ver. Me habló Milito también. Así que lo charlé con mi mujer, que es mexicana, y ella me dijo que vayamos a donde a mí me haga feliz. Y acá estoy.

-¿Y la posibilidad de jugar Libertadores no influyó?

-Un jugador argentino hay cosas que no pierde. Obviamente que allá la Libertadores la dan. Y la veía desde México. El que la ha jugado sabe cómo es. No es un torneo más. Para mí cuando la gané con Boca en 2007 fue una alegría bárbara. Me acuerdo que me vinieron a buscar de México y yo pedí quedarme para la Copa. Jugué la final y ganamos. Es diferente al campeonato argentino. Es una alegría distinta.

-¿Se puede repetir?

-Claro. Con los jugadores que llegaron, más los que había se formó un grupo bien unido, comprometido con la institución y con la idea del entrenador. Estamos para eso. Todos tenemos en la cabeza que si nosotros jugamos bien podemos llegar a algo lindo.

Neri Cardozo está de vuelta en el fútbol argentino. Se fue hace mucho, pero volvió con la misma intención: ganar.

Uno por uno, los 18 títulos en su carrera

Entre los logros que tiene Neri Cardozo en su carrera, hay uno particular: está entre los jugadores con más presencias en el Mundial de Clubes. Lo jugó con Boca en 2007 por ganar la Libertadores y con Monterrey, en 2011, 2012 y 2013 por haber sido tricampeón de la Concacaf. Sus otros títulos: con Boca: tres torneos locales (2005, 2006 y 2008), dos Copas Sudamericana (2004 y 2005), tres Recopas (2005, 2006 y 2008); con Monterrey: Interliga 2010, Apertura 2010, Copa MX 2017; con Querétaro: Copa MX 2016; Mundial Sub 20 2005 y Sudamericano Sub 17 2003.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?