Natalia Lafourcade. "Mi día de vacaciones perfecto sería en casa"

Tomar café, pasear por el campo con los perros y escuchar música, los hits en la agenda diaria de Lafourcade
Tomar café, pasear por el campo con los perros y escuchar música, los hits en la agenda diaria de Lafourcade
(0)
4 de febrero de 2018  

-¿Cómo recordás los paisajes de tu infancia en Coatepec, Veracruz?

-Tuve una infancia maravillosa. Mi casa estaba en medio del campo, donde no había más que campo. Recuerdo el sonido del viento moviendo los árboles y los campos de caña. Recuerdo la luz de las luciérnagas, correr y brincar en los charcos de lodo. Ahí, en mi pueblo, llueve mucho y hay mucha neblina. También hay días soleados en los que todo brilla por la humedad. Tuve una infancia llena de libertad en la cual podía salir al campo y correr sin ninguna preocupación. Fui muy afortunada y por eso, después de muchos años, decidí regresar al lugar donde crecí para tener mi casa.

-¿Cuál fue tu primer viaje por cuenta propia?

-Fue el que hice a Canadá cuando tenía 23 años. Marcó mi vida. Mi intención era estudiar inglés y poner distancia con la música. Terminé aprendiendo inglés y viviendo en una casa llena de músicos, lo que me empujó a componer dos discos, Las cuatro estaciones del amor y HU HU HU, entre momentos de mucha creatividad.

-¿Con quiénes hiciste ese viaje?

-Sola. En una ocasión recibí a mi madre y también a una amiga muy querida, pero la otra parte del viaje me tocó vivirla conmigo misma. Fue realmente sanador y me ayudó mucho a curar cosas que dolían en mí. En algún momento entendí que quería regresar a México y comenzar de nuevo, pero por mi cuenta y haciendo cosas que realmente me emocionaran.

-¿Qué imágenes conservás de aquella época?

-Mis caminatas a la escuela, me tocaba caminar a las siete de la mañana y mirar el invierno entre mi capucha y la bufanda. Ese frío era lo más seco y duro que nunca sentí, pero al mismo tiempo le daba un cierto calor a mi alma. Recuerdo el sonido de la nieve bajo mis botas, estas caminatas me hacían sentir dueña de mi propio mundo. Recuerdo con mucho cariño las bohemias, los momentos en que me sentaba al piano para componer Las cuatro estaciones del amor. Recuerdo los momentos que pasaba con mis amigas cocinando postres, esto venía muy bien para tal invierno que atravesábamos. Recuerdo esos momentos en que con mis amigos músicos escuchábamos vinilos y tratábamos de aprendernos canciones de Bob Dylan en la guitarra. Recuerdo el primer concierto que di sola con mi guitarra y darme cuenta de que podría no necesitar nada más. Después de las tormentas de nieve me gustaba mucho salir a la calle y escuchar tremendo silencio. Un silencio imponente y hermoso. Pienso que es el momento de vida en que más amigos tuve, gente realmente hermosa e interesante. Aprendí mucho de esta experiencia. Aunque tenía muchos amigos, pasé mucho tiempo en soledad y eso me ayudó a conocerme mejor.

-En agosto pasado realizaste el "Tú sí sabes Argentina Tour", una gira por algunas ciudades del país. ¿Qué cosas te llamaron la atención?

-Principalmente el cariño de la gente, pienso que en ese viaje se generó un vínculo muy importante con la Argentina y su gente. Para mí, sentir la energía de todos aquellos que venían a los conciertos fue realmente poderoso y conmovedor. En algún momento de mi pasado sentí que esto era un sueño muy lejano y de pronto el año pasado me tocó vivirlo. Aún no puedo creer que la gente cante conmigo todas esas canciones. Tuve chance de dar algunas charlas y eso es lo que más me marcó en el alma, el contacto con todos aquellos que venían a hacerme preguntas, pero que también me compartían de lo que ellos tienen y son.

-¿Cuál fue tu mayor hazaña en el turismo aventura?

-Viajar a Japón. Estar ahí por un mes y medio, viajando por muchos lugares y dando conciertos acústicos en galerías. La experiencia fue maravillosa. Conocí mucha gente y lugares increíbles. También hice un viaje por la península de Baja California con dos de mis mejores amigas. Nos metimos en el mar de Cortez, un lugar realmente mágico. Ahí pedimos tres deseos y unos meses después se nos cumplió el deseo a cada una. Pienso que este lugar es realmente poderoso.

-¿Playlist de los mejores cinco temas para viajar por las rutas mexicanas?

-La caña, de Chuchumbé; Sembrando flores, de Los Cojolites; El trompo, de Los Folkloristas; El fandanguito, de Los Camperos de Valles; Mexicana hermosa, de Natalia Lafourcade y Los Macorinos.

-Si pudieras visitar una cantante de todos los tiempos: ¿a quién verías?

-A Billie Holiday, frente al mar frío, cantando canciones de todos los tiempos con un café en la mano mientras veo el atardecer.

-¿Algún prejuicio que hayas derribado viajando?

-El de conocer a las personas, darme la oportunidad de conocer gente de cada lugar y descubrir universos realmente hermosos.

-¿La mayor virtud de un viajero?

-Poder viajar ligero, esta aún no la logro. Me encantaría tener esa habilidad.

-¿Un día de vacaciones perfecto?

-En este momento de mi vida, un día de vacaciones perfecto sería en mi casa. Levantarme, preparar café, salir con mis perros y hacer una caminata por el campo. Volver a casa, comer un desayuno ligero. Sentarme al piano, estudiar un par de horas, leer un poco o pintar en lo que la mañana transcurre. Recibir a algunos amigos, comer con cerveza o vino. Recostarme en una hamaca y ver el atardecer. Mientras escucho música. Podría ser la voz de Joni Mitchell todo el día.

Para más datos: el 27 de abril, la multipremiada artista mexicana Natalia Lafourcade vuelve a Buenos Aires para presentar su último trabajo discográfico, Musas. Un homenaje al folclore latinoamericano, en el Teatro Gran Rex.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.