¿Lo peor ya ocurrió? La pregunta del mercado tras la caída del viernes

La semana terminó con una toma de ganancias y las causas pueden encontrarse tanto en el escenario local como en el externo; las expectativas por lo que viene
La semana terminó con una toma de ganancias y las causas pueden encontrarse tanto en el escenario local como en el externo; las expectativas por lo que viene Fuente: Archivo
Sabrina Corujo
(0)
4 de febrero de 2018  

Finalmente, la toma de ganancias esperada en el mercado se materializó. Se activaron los famosos stop loss, y la profundidad de la corrección se hizo sentir en las posiciones. Y no hubo riesgo que se diferenciara de la tendencia general. No puede decirse que sorprendió ni que haya que asustarse o entrar en pánico por el momento (aunque en la jornada de anteayer, a más de uno le costó evitar este sentimiento). La coyuntura no lleva aún a cambiar la visión de fondo. Por ende, la recomendación principal debe ser la de evitar la sobre reacción.

Luego de la semana que pasó, la atención se concentra básicamente en tres puntos: cuáles fueron las "excusas", qué y cuánto corrigió el mercado, y si lo peor ya ocurrió.

A la primera cuestión, la respuesta es mixta. Ciertamente, algunos ruidos locales no ayudaron, aunque no fueron nuevos -al menos, no fueron exclusivos de la última semana-. Lo que no se hizo esta vez fue pasarlos por alto. En otras palabras, no bastó refugiarse en una macro que se recupera y en la micro -sostenida por expectativas de ganancias positivas-, cuando la tercera columna pareció debilitarse. ¿A qué nos referimos? Al siempre bienvenido apetito por el riesgo local por parte de inversores extranjeros. Las dos colocaciones de empresas argentinas (Corporación América Aeropuertos y Central Puerto) no recibieron el apoyo esperado, salieron por debajo del rango de precios indicativo que figuraba en sus prospectos, y no sumaron al mercado.

El jueves el Merval marcó un nivel de 35.461 puntos; el viernes, la corrección lo llevó hacia abajo hasta los 32.652 puntos
El jueves el Merval marcó un nivel de 35.461 puntos; el viernes, la corrección lo llevó hacia abajo hasta los 32.652 puntos Fuente: LA NACION

Hay otra "excusa" que no es propia sino externa. Se venían acumulando señales de alerta, luego de un inicio de año catalogado como uno de los mejores de la historia. Los múltiplos crujían, la selectividad crecía -algo que también se observaba en el plano local- y las advertencias sobre una corrección eran prácticamente diarias desde los principales bancos. Se hablaba de un mercado americano que, en el primer mes, había subido lo que se esperaba como ganancia de todo el año. Un punto, en principio, que llevaba a la cautela con el corto plazo. Dada la foto reciente, la recomendación de cautela no fue un error.

Sólo se necesitaba así una razón, y se la encontró en principio en la inflación americana. No en lo político, como se podía especular semanas atrás, ni en lo geopolítico o en las ganancias corporativas que -salvo excepciones- se mantenían en línea o por arriba de lo esperado. Se apuntó, específicamente, a la aceleración del ritmo de suba de la tasa de interés americana, ante las expectativas de una política monetaria más dura.

Respecto de la sensibilidad con la que operaba la tasa de interés, ya se había advertido semanas atrás, enfocando principalmente el análisis en lo que esto podría afectar a los bonos locales (y/o regionales). De hecho, a esto se le adjudicó parte de la debilidad que refleja la deuda en el año, con caídas de hasta el 8%.

Pero, sin dudas, el impacto sobre las acciones en general se terminó disparando esta semana, cuando el rendimiento a 10 años de referencia se fue de 2,66% a 2,85%. ¿Qué pasó? La combinación de algo viejo (o conocido), con algo no esperado. Por un lado, la despedida esperada de Yellen y la llegada de Powell (visto como más duro en su visión sobre la política monetaria); por otro lado, un reporte de empleo de EE.UU. de enero muy sólido, sumado a un crecimiento de los salarios superior al esperado (el más rápido en 8 años).

El ritmo de aceleración de la tasa americana afectó al mercado; los bonos en dólares argentinos corrigieron sus valores
El ritmo de aceleración de la tasa americana afectó al mercado; los bonos en dólares argentinos corrigieron sus valores Fuente: LA NACION

¿Cuál fue el resultado? Índices americanos que cayeron hasta 3% en la semana, caída que llegó a 4% si miramos a Europa. Tampoco fue diferente la tendencia de Asia, donde los rojos fueron de entre 1% y 3%. Localmente, el Merval sufrió una caída mayor al 6%, con papeles que corrigieron hasta un 24%. La ganancia acumulada en el año se recortó hasta el 9%. Mientras tantol el dólar logró cierta estabilidad (algo que se esperaba).

Lo más importante a esta altura, pasa por saber si lo peor ya pasó. Y la respuesta no es fácil. La corrección puede no haber visto el piso, pero no son esperables nuevas ruedas con el comportamiento que hubo el viernes último. Más bien, se estima que podría haber ruedas de rebote y nuevas bajas. Y se prestará especial atención a los negocios que acompañen cada movimiento. Tampoco deberemos olvidarnos de la selectividad (que lejos de desaparecer, se podrá profundizar).

Si se busca marcar niveles para el Merval, encontramos la zona de 32.000-32.050 puntos como sostén importante de corto, mientras que, hacia arriba, solo un quiebre directo de la zona de 34200-34500 puntos podría llevar a pensar en los máximos recientes. Igualmente, en lo inmediato, la probabilidad de que esto ocurra no es muy alta.

www.portfoliopersonal.com

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.