Cómo funciona el fondo para tratamientos caros en Uruguay

El esquema de coberturas se creó en 1980y, con los años, se amplió; reclaman una actualización
Nelson Fernández
(0)
3 de febrero de 2018  

MONTEVIDEO.- Nació para atender operaciones de corazón, implante de prótesis de cadera, hemodiálisis, trasplante renal y marcapasos, pero luego se fue ampliando. Fue en mayo de 1980, en plena dictadura, cuando los militares soñaban con una reforma constitucional para ser parte del poder político, pero el pueblo dijo no, en el histórico plebiscito de ese año.

El nombre elegido para este organismo de "situaciones médicas catastróficas" fue Fondo Nacional de Recursos (FNR) y comenzó a funcionar el 1° de diciembre de 1980, el día después de aquella votación. El organismo público creado para administrar el fondo tenía el cometido de "financiar diversas técnicas médicas de vanguardia, que por su alto costo escapaban a las prestaciones que podían ofrecer los prestadores de salud". La definición de "medicina altamente especializada" quedó encargada a un "dictamen técnico de la Facultad de Medicina de la Universidad de la República".

Y a los privados que ofrecieran esos servicios médicos se les permitió "optar entre desarrollar libremente dicha actividad o integrarse al sistema político, en las condiciones establecidas por el Ministerio de Salud Pública". Originalmente se financiaba con aportes del gobierno y de las instituciones médicas que se integraban al mecanismo.

En diciembre de 1992, el marco normativo del FNR incorporó la representación del sector privado en la Comisión Honoraria Administradora y estableció la cobertura de tratamientos en el exterior en caso de cumplirse determinadas condiciones. En 2005 se votó otra ley para la incorporación de los medicamentos de alto costo a su cobertura.

Un año después, el fondo firmó la primera resolución por la que se excluyeron de la cobertura algunas técnicas, con el argumento de que no reunían los requisitos de medicina altamente especializada. En 2010, otra ley lo facultó a brindar servicios a terceros. Y en 2015 el FNR comenzó a financiar el Tratamiento de Infertilidad Humana, mediante técnicas de reproducción asistida de alta complejidad.

Para financiar procedimientos de medicina altamente especializada y entrega de medicamentos de alto costo, el sistema recibe dinero del Fondo Nacional de Salud (Fonasa), que tiene aportes de empleados y empleadores y también de una cuota que aparece en el recibo de la afiliación a instituciones médicas; además, se suman como recursos una parte del impuesto a los juegos de azar llamados "5 de oro" y un aporte de rentas generales.

El fondo ha sido destacado por todo el sistema político, pero también ha enfrentado algunas críticas. El diputado Martín Lema (Partido Nacional) dijo a LA NACION que "la puesta en marcha del FNR permitió que la población acceda a tratamientos de última generación sin limitaciones de índole económica". Pero agregó que "en los últimos años, el espíritu con el que se creó esta herramienta se ha desvirtuado, porque muchas de las tecnologías médicas que el organismo sigue financiando ya no son de vanguardia, mientras que otras que sí lo son han quedado por fuera".

Para el legislador de la oposición, especializado en temas de salud, "para que el FNR mantenga la esencia" original, debe realizarse "una revisión profunda y una actualización de las técnicas y medicamentos de alto costo que se financian". Además reclamó que "los argumentos técnicos" de las resoluciones positivas y negativas sean "de conocimiento público, para ofrecer mayor transparencia a los usuarios".

ADEMÁS

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.