Amanda Peet: se estrenó una obra de la prestigiosa actriz y guionista estadounidense

La esposa del guionista de Game of Thrones está feliz de que A la deriva, obra que en Nueva York protagonizó Sarah-Jessica Parker, ahora suba a escena en una sala independiente de Buenos Aires
La esposa del guionista de Game of Thrones está feliz de que A la deriva, obra que en Nueva York protagonizó Sarah-Jessica Parker, ahora suba a escena en una sala independiente de Buenos Aires
Leni González
(0)
4 de febrero de 2018  

"Honrada y muy orgullosa" son los adjetivos que elige Amanda Peet para describir cómo siente que su primera obra The Commons of Pensacola se haga en Buenos Aires. Estrenada en 2013 en el off Broadway (en el Manhattan Theatre Club) con los protagónicos de Sarah Jessica Parker -que volvía al escenario desde 2001- y Blythe Danner (la prestigiosa mamá de Gwyneth Paltrow), hizo su debut en El Camarín de las Musas, con dirección de Jorge Azurmendi, y las actuaciones de Cecilia Chiarandini, Cristina Dramisino (ambas, además, traductoras de la obra), Lionel Arostegui, Agustina Sáenz, Mora Monteleone y Cristina Fernández. El texto se mantiene en su totalidad salvo el título, cambio que Peet aceptó sin problemas: en lugar del literal Los condominios de Pensacola [localidad al noroeste del estado de Florida] es A la deriva.

Entrevistada por LA NACION, la actriz neoyorquina respondió desde Belfast, la capital de Irlanda del Norte donde reside por el momento debido al trabajo del marido y padre de sus tres hijos, David Benioff, guionista y productor de The Game of Thrones. "Nos encanta vivir aquí, me gusta la gente y, además, es un buen momento para estar afuera de mi país", dice la protagonista de Melinda y Melinda (Woody Allen), Alguien tiene que ceder (Nancy Meyers), 2012 (Roland Emmerich) y Nunca entre amigos (Leslye Headland), entre muchos otros filmes, además de series para televisión.

"Podés aprender tanto de un malo como de un buen director. Cuando trabajé con los hermanos Duplass [Jay y Mark, en la serie Togetherness que duró dos temporadas por HBO, en 2015/6], aprendí a tomar riesgos y a no controlar tanto mi actuación. Puede darte algo de vergüenza o incomodidad pero es la única forma de alcanzar nuevas metas", dijo sobre su experiencia con estos creadores independientes, autores de las películas The puffy chair, Cyrus y Baghead.

Con humor mordaz, Peet cuenta una tragedia de la realidad: el padre de una honorable familia judía de Nueva York es encarcelado por estafar a sobrevivientes del Holocausto, delito que deja a su esposa e hijas expuestas al repudio social y fuera del modo de vida al que estaban acostumbradas, razón por la que A la deriva fue comparada con Blue Jasmine, la película de Allen, a su vez comparada con Un tranvía llamado deseo, de Tennessee Williams.

Según la autora, el disparador fue el caso de Bernard Madoff, el banquero de Wall Street detenido por fraude hace casi una década, quien tuvo entre miles de víctimas a la fundación de Elie Wiesel, sobreviviente de los campos de concentración nazis y Premio Nobel de la Paz. "Vi a Ruth Madoff, su mujer, en el programa de noticias 60 minutos y quedé cautivada. Eso me hizo comenzar a pensar sobre qué vida tendría después de lo que pasó", dice Peet sobre este personaje que también interpretó Michelle Pfeiffer en la película de HBO del año pasado, The Wizard of Lies ( El mago de las mentiras), dirigida por Barry Levinson y con Robert de Niro en el papel principal.

Si bien la obra tuvo críticas favorables, Peet dice que, en general, prefiere no leer los comentarios porque la lastiman mucho: "Me parece que le gustó al público y que disfrutó de ver a Sarah y a Blythe como madre e hija", dice sobre los roles que en Buenos Aires hacen, respectivamente, Chiarandini y Dramisino.

"Comencé a escribir porque los libros que me llegaban no me enganchaban. Eran aburridos, no me atraían. Es muy difícil tener papeles interesantes, a menos que seas muy famoso", dice la actriz que también reconoce diferencias de género: "Hollywood está todavía manejado por hombres pero las cosas están cambiando. Fue muy excitante ver lo que pasó con Mujer maravilla", dice sobre la película de superhéroes que por primera vez dirigió una mujer, Patty Jenkins.

Para animarse a escribir una historia propia, no le faltó en casa estímulo ni referente: "David [Benioff] leyó muchos borradores de la obra y fue un gran sostén durante todo el proceso. Es muy duro conmigo pero es la forma en que sé cuando realmente le gusta algo. No me resultaba fácil mostrarle mi escritura al principio porque estaba bastante tímida y temerosa. Pero ahora suelo hacerlo y es maravilloso tener a alguien que entiende cuán frustrante puede ser hacer borrador tras borrador".

En este momento, además de esperar el estreno de The Romanoffs, la nueva serie de Amazon donde participa (es del autor de Mad Men, Matthew Weiner, y aborda las historias actuales de personas que creen descender del último zar de Rusia), se encuentra en otro proceso creativo: "Estoy escribiendo una obra y estoy paralizada, me está tomando mucho tiempo pero trato de no desalentarme". De todos modos, no escribe para ella. "Hay muchos otros actores que prefiero para mis personajes. En cuanto a dirigir -aclara- me gustaría pero creo que es más sencillo aprender y convertirse en un mejor escritor, cuando estás focalizado en una sola cosa que en muchas: al menos, ese es mi caso."

A la deriva

Dirigida por Jorge Azurmendi.

El Camarín de las Musas, Mario Bravo 960.

Jueves, a las 21. $ 280.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.