Lionel Messi fue al banco, ingresó en el segundo tiempo y asistió a Piqué para evitar la derrota de Barcelona ante Espanyol

Spanish La Liga
  • 1
Espanyol

Espanyol

  • Gerard Moreno
  • 1
Barcelona

Barcelona

  • Gerard Piqué
(0)
4 de febrero de 2018  • 00:28

BARCELONA.- Lionel Messi siempre es determinante, incluso cuando es suplente. El N°10 de Barcelona comenzó el clásico ante Espanyol en el banco de suplentes, pero ingresó en la segunda parte y, a pocos minutos del final, asistió a Gerard Piqué para evitar la derrota del puntero de la Liga de España.

De esta manera, Barcelona salvó su racha para sumar 18 victorias y cuatro empates en la Liga. Esta vez estuvo cerca de caer, pero Piqué acudió a su rescate para defender el récord de 22 partidos sin perder en el torneo español, la mejor marca de su historia.

El partido de rivalidad entre los dos equipos no defraudó a pesar de comenzar con la sorprendente suplencia de Lionel Messi. Barcelona estaba avisado, ya que Espanyol ya le había ganado 1-0 en la ida de los cuartos de final de la Copa del Rey a pesar de que luego fuera el equipo azulgrana el que pasara de instancia. Además, el conjunto local actuó extramotivado después de sentirse menospreciado por unas recientes declaraciones del propio Piqué y de Sergio Busquets.

El festejo de Piqué
El festejo de Piqué Fuente: Reuters

La primera noticia llegó con la alineación de Ernesto Valverde, que dejó en el banquillo a Messi por primera vez en la presente edición de la Liga. También se quedaron fuera titulares como Jordi Alba, Sergi Roberto y Ivan Rakitic.

La primera parte fue muy igualada, aunque pasaron muy pocas cosas. Principalmente, un disparo de Coutinho que se estrelló en el palo. Fue todo lo que hizo el flamante y multimillonario fichaje de Barcelona.

El paso de los minutos bajo una insistente y copiosa lluvia haría enorme mella en el estado del terreno, que se llenaría de charcos durante la segunda parte. A esta contingencia se adaptaría mejor el Espanyol.

A la hora de juego entró Messi, pero su impacto en el juego fue en un primer momento reducido. Eso sí: tiró el centro para el gol del empate de Piqué. El agua no favorece precisamente sus características. Poco a poco, el Barcelona comenzó a diluirse mientras su rival comenzaba a volar por encima de los charcos.

El gol local llegó a los 66 minutos. Ter Stegen sacó mal desde su arco y Digné no actuó con la contundencia exigida. De tal forma que la pelota se fue hacia Sergio García, quien puso un espectacular centro para que Gerard Moreno cabeceara a la perfección. Fue un gol de una factura impecable que llevó el delirio a la hinchada local.

Entonces, Barcelona se fue arriba con todo a pesar de las dificultades que ofrecía el campo y logró su objetivo a ocho minutos del final en una falta enviada por Messi y rematada por Piqué, el jugador más odiado por la hinchada local, quien hizo callar al estadio.

Así quedó la tabla de posiciones

Fuente: DPA.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?