0

Apostar al poder de Internet: la fuerza de la viralización

0
5 de febrero de 2018  

Desde que la publicidad probono en los medios de comunicación casi desapareció, Greenpeace apostó a la búsqueda de fondos a través de las redes sociales. Hace unos meses, por ejemplo, subieron a YouTube un video reclamando a Sprite la reforestación de 3000 hectáreas en Salta (denuncian a la empresa por comprar limones en una zona ilegalmente deforestada) y en dos días lograron 1.000.000 de visitas.

"Más visitas implican más involucramiento en nuestras causas y, por supuesto, más donaciones", explica Hernán Nadal, responsable de prensa, quien asegura que la ONG viene aumentando sus donantes a un ritmo de 10.000 individuos por año.

"El uso de las nuevas tecnologías es clave: generan visibilidad y son canales más baratos y eficaces". En Facebook tienen tres millones de seguidores; en Twitter 422.000, y su base de datos cuenta con un millón de suscriptores online (ciberactivistas). Para llegar al segmento joven la apuesta más grande la hicieron en Instagram. Los resultados, a la vista. En 2016 contaban con 20.000 seguidores; hoy, con 122.000.

ADEMÁS

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.