0

Tratamiento VIP: ¿cómo acceder a los salones exclusivos de los aeropuertos?

Tila Tuguía
Tila Tuguía LA NACION
Antes de embarcar un vuelo de muchas horas, los salones VIP del aeropuerto pueden ser una excelente alternativa de descanso
Antes de embarcar un vuelo de muchas horas, los salones VIP del aeropuerto pueden ser una excelente alternativa de descanso Crédito: Shutterstock
0
7 de febrero de 2018  • 00:56

Planificar y cotizar un viaje implica esfuerzo y, si se quiere hacer bien, tiempo. Sobre todo si se apunta a reducir los costos a lo mínimo indispensable. Ahora bien, muchos sabrán que viajar es una experiencia bárbara, pero nada está extremadamente diseñado para el confort del viajero de clase turista. Si lo que se busca es una vivencia de elite, generalmente se deben barajar precios muy fuera de nuestro presupuesto. En el avión, por ejemplo, mientras que el pasajero de ejecutiva accede a asientos que se hacen cama, almohadones con rellenos estelares y acolchados de plumas, las piernas del viajero en la cabina económica estarán alojadas en lo que parecerá una caja de El juego del miedo con entre 77 y 80 centímetros de espacio para estirarlas. El beneficio de la comodidad se paga y se paga caro. El diferencial entre una tarifa básica y una premium en vuelos de larga distancia suele ser de unos miles de dólares, muy lejos de lo que el común de la gente puede pagar. No obstante, existe un pequeño gran lujo que el viajero se puede dar para hacer que las largas horas a bordo sean más placenteras: los salones VIP.

Ese maravilloso universo con acceso a Internet, salones cómodos y lo mejor: comida ilimitada. Hago hincapié en este punto porque la comida del avión no suele ser lo ideal para satisfacer un estómago. El clásico "pasta o pollo" bien podría ser la inspiración para una película de terror si se combina con el mencionado reducido espacio para las piernas (especialmente para aquellos que miden más de 1 metro 20). Así que, retomando, los salones VIP pueden ser una salvación para quienes tienen largas escalas por delante y buscan evitar la incomodidad de las salas de espera. Pero, ¿cómo accedemos a estos oasis en medio de desiertos aeroportuarios?

El Salón Cóndor, la oferta de Aerolíneas Argentinas
El Salón Cóndor, la oferta de Aerolíneas Argentinas Crédito: Aerolíneas Argentinas

  • Vuelvo al inicio y aclaro, la opción más básica y clara es viajar en Business. Ser un pasajero de este tipo nos habilita el ingreso directo y gratuito al salón VIP de la aerolínea con la que estemos viajando.
  • Ser miembro premium de alguna aerolínea. Supongamos que uno es miembro de Aerolíneas Plus categoría Oro, pero el pasaje que tengo emitido es en económica. No hay problema, tenemos acceso directo y gratuito al salón VIP. Además, si viajaramos en un vuelo de la alianza SkyTeam, también tendríamos acceso al bendito salón. Esta regla se aplica a todas las alianzas y, cuanto más alto nuestra categoría, también podremos ingresar con un acompañante de forma gratuita.
  • Priority Pass. Se trata de una tarjeta a la que se accede a través de una suscripción anual que nos habilita a ingresar a salones VIP por todo el mundo por un monto que varía entre los US$ 99 y US$ 399 anuales. Algunas tarjetas de crédito de categoría platinum o black la ofrecen a sus clientes de forma gratuita, sólo es cuestión de llamar a nuestro emisor bancario -si somos premium, si tenemos una tarjeta básica ni hacer el esfuerzo- para chequear cómo conseguirla.
  • Acceso pago. Sí, lo bueno en la vida generalmente viene a expensas del pago de un servicio. Un atardecer en la playa es invaluable, pero hay que llegar a él, ¿no? Entonces, aquí me detengo a recomendar a quienes les convendría pagar para acceder un salón VIP: viajeros con mucho tiempo de escala o viajeros que quieran darse un buen panzazo antes de embarcar para así dormir sin pasar por el mencionado "pasta o pollo". ¿Cuánto cuesta al bolsillo este lujo? Detallo por salones en Ezeiza:

El ingreso al Salón Centurion, la oferta de American Express para los viajeros
El ingreso al Salón Centurion, la oferta de American Express para los viajeros Crédito: American Express

Latam (Alianza One World): US$ 50 mayores, US$ 25 menores. También se puede optar por hacer un canje de millas Latampass para tener acceso sin hacer un pago.

Aerolíneas Argentinas (Salón Condor - Alianza SkyTeam): US$ 40 (compra online) o US$ 50 en la puerta del salón.

Avianca (Alianza Star Alliance): se trata del salón al que se accede viajando en Business o siendo miembro de la alianza o con la tarjeta Priority Pass.

  • American Express (Salón Centurion): este salón es exclusivo para quienes posean una tarjeta American Express. Solo tendrán acceso gratuito las Amex Platinum y The Centurion, es decir, sólo las tarjetas de compra directa de American Express. Si se trata de una emitida por un banco, aquí no la podrán usar. También tendrán acceso gratuito las American Express Corporate Gold. Si uno es cliente de American Express pero no se posee ninguna de las mencionadas, se deberá abonar un monto de US$ 50 por persona para tener acceso al Lounge.
  • Aeropuertos Vip Club: es, lejos, la opción más cara. La membresía anual, que da acceso a todos los salones VIP tiene un valor de US$ 2600 por persona. Sí, ese es el valor. Quien posea este beneficio, tendrá acceso a los VIPClubs de todo el país con dos acompañantes sin cargo.

Los buffets ofrecidos en los salones VIP son una gran alternativa para aprovechar el aéreo solo para dormir y no interrumpir el sueño
Los buffets ofrecidos en los salones VIP son una gran alternativa para aprovechar el aéreo solo para dormir y no interrumpir el sueño Crédito: Shutterstock

Sin dudas no se trata de una alternativa del todo económica, pero sí de una variante para darnos un pequeño lujo antes de embarcar un viaje de muchas horas. Creo necesario aclarar que para tener acceso a los salones mencionado se debe viajar por la aerolínea correspondiente. Es decir: si viajo con Aerolíneas Argentinas en económica y quiero tener acceso al VIP podré hacerlo abonando y haciendo el ingreso únicamente en el Salón Condor. Esta condición se repite en todas las alianzas.

Además, otro detalle a tener en cuenta es que no sólo estos salones dan acceso a comida, bebidas y demás comodidades, sino que algunos ofrecen duchas. Para quienes tienen largas escalas por delante, sin dudas es una alternativa cómoda y recomendable. Antes del ingreso, sólo se debe solicitar un kit de baño que incluirá distintos elementos de aseo personal para pasar a unas caminas con ducha, secador de pelo y demás facilidades para la satisfacción del viajero.

Como suelo remarcar en todas las columnas, todos mis consejos parten de sugerencias al viajero como parte de experiencias personales. Si lo que se prefiere es aguardar en las salas de espera tradicionales y ahorrar el gasto, bienvenido sea. Aquí se trata de esclarecer dudas que el viajero podría llegar a tener cuando se llegar a un aeropuerto.

Ahora sí, ¡buena viaje y a disfrutar!

Por dudas, consultas y/o recomendaciones, escribir a tilatuguia@gmail.com

Twitter: @tilatuguia

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.