Chacarita-Vélez: un festejado 2-0, el primer triunfo del año del equipo local

Matos celebra su gol, el primero de la victoria de Chacarita sobre Vélez
Matos celebra su gol, el primero de la victoria de Chacarita sobre Vélez Fuente: FotoBAIRES
Julián Lichene
(0)
5 de febrero de 2018  • 19:00

Chacarita le ganó 2-0 a Vélez Sarsfield en lo que se constituyó en su primer triunfo de 2018, y así se ilusiona con evitar el descenso en la Superliga . Los goles los anotaron Mauro Matos, a los 43 minutos del primer tiempo, y el uruguayo Hernán Petryk, a los 32 de la parte final.

Todo el partido fue de Chacarita. De principio a fin. Simplemente porque demostró ansias por disputar y ganar cada pelota, sabiendo de su imperiosa necesidad de sumar puntos para salir de la base de la tabla de los promedios. Tarea ardua y sinuosa si las hay. Quiso, buscó y pudo más que Vélez. Por esa esencial razón, se llevó una victoria merecida y necesitada en su estadio y con su gente.

Basó su planteo en presión y asfixia al rival. Allí fue vital la tarea del regresado al club, Federico Vismara, robando cuanta pelota pasara por el mediocampo y distribuyendo hacia adelante. Más el cabezazo y pivoteo constante de Matos, las proyecciones del uruguayo Petryk y la habilidad de Matías Rodríguez, fueron un cóctel difícil de asimilar para un Vélez confundido y apático. El conjunto de Heinze no tuvo claridad para el juego y dio la sensación de que el esquema que pregona el entrenador (4-2-3-1) no será fácil de imponerse en los jugadores, ya que parecieron incómodos. La vuelta de Mauro Zárate no fue la esperada. Jugó detrás de Salinas, lejos del arco y sin chances para convertir. Terminó impotente, actuando de volante casi adelantado sobre el final del cotejo.

Chacarita siguió buscando en el primer tiempo. A tal punto que todo el estadio se tomó la cabeza cuando Matos falló abajo del arco después de una gran jugada de Rodríguez por izquierda. Vismara siguió empujando. Así construyó el gol de la apertura al final del primer tiempo, cuando por derecha y después de una recuperación suya, Rodríguez y Petryk armaron el desborde que terminó en gol de Matos. Esta vez sí el goleador no falló, siempre debajo del arco y en el momento exacto. Fue el envión psicológico que necesitaba Chacarita para sentir que el partido podía ser suyo. Aun con una actitud de repliegue en el complemento, no cambió la actitud de querer "comerse al rival". El ingreso de Jesús Méndez en Vélez hacia imaginar un mejor manejo de la pelota en el centro del campo. Nada de eso pasó. Caseres siguió más pendiente de la marca que de la conducción, Bouzat no desequilibró con su velocidad y Mainero menos.

Matos disputa la pelota con Laso, en una escena del primer tiempo
Matos disputa la pelota con Laso, en una escena del primer tiempo Fuente: FotoBAIRES

Así, lentamente Chacarita se adueñó de la pelota. El desconcierto del visitante llegó con la expulsión de Caseres por doble amarilla y enésima infracción. Allí el local se sintió que era el momento del "remate final" que llegó con una muy buena definición del lateral derecho Hernán Petryk (ex jugador de Peñarol de Montevideo) después de un pase quirúrgico de Mellado. Fue la explosión y el desahogo. Y la tranquilidad de que el partido y sobre todo el resultado estaban bien agarrados de la ilusión funebrera. De Vélez sólo quedó impulsos inocuos. Nada le salió. Terminó con los brazos caídos y sabiéndose vencido.

Para Chacarita fue la asimilación de que puede luchar por la permanencia en Primera. Logró vencer a Vélez después de casi quince años (la última vez uno a cero en el apertura 2003) y encarará la segunda parte del campeonato con un corto margen pero la autoestima sumamente alta después de este triunfo. Con sus limitaciones a cuestas pero entendiendo que jugando como lo hizo ayer, puede pelear por lograr lo que hasta hace un tiempo parecía demasiado difícil. Vélez tiene también urgencia por sumar aunque no está tan presionado con el promedio. El problema es que todo es nuevo (entrenador, esquema y varios valores) y eso también conlleva un riesgo

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.