Cuáles son los sitios imperdibles de Chipre, la isla de Afrodita

Playas bañadas por el Mediterráneo, ruinas griegas, villas romanas, iglesias bizantinas, termas medievales, mezquitas y aldeas tradicionales forman parte de su encanto.
Playas bañadas por el Mediterráneo, ruinas griegas, villas romanas, iglesias bizantinas, termas medievales, mezquitas y aldeas tradicionales forman parte de su encanto.
(0)
5 de febrero de 2018  • 18:36

Sumamente pequeña pero colmada de historia, esta isla europea, la tercera en tamaño después de Sicilia y Cerdeña, concentra en su territorio playas tranquilas de un azul profundo, bosques de cedros, montañas donde incluso se puede esquiar, viñedos para degustar el vino más antiguo del mundo y un buen puñado de vestigios arqueológicos. Además de las ventajas y la belleza que le dio la naturaleza, también algunos de los hechos o mitos más conocidos de todos los tiempos tuvieron lugar en Chipre: aquí nació Afrodita, la diosa del amor; también el filósofo estoico Zenón; Marco Antonio se la regaló a Cleopatra en tiempos del Antiguo Egipto; está la tumba e iglesia de Lázaro, que después de resucitar, fue obispo y murió en la isla; permanece enterrada la madre adoptiva de Mahoma, por lo que para los musulmanes es un lugar de peregrinación, el cuarto en importancia después de La Meca, Medina y Jerusalén; fue el sitio donde se casó el mítico cruzado Ricardo Corazón de León y en un castillo del norte vivía Otelo, el personaje que inspiró la obra de Shakespeare. Hoy, los recuerdos de cada una de estas culturas y muchas otras que pasaron por aquí siguen vigentes y conviven, formando un cuadro ecléctico e interesante, que convoca a muchísimos viajeros que llegan por cuenta propia o en inmensos cruceros que recorren el Mediterráneo.

La isla siempre fue un puente entre África, Asia y Europa, y está ubicada a 113 km al sur de Turquía, 120 km al oeste de Siria y 150 km al este de la isla griega de Kastelorizo. Desde una mirada geográfica, pertenece al suroeste asiático (Cercano Oriente), pero política y culturalmente se considera parte de Europa. Desde 1974, Chipre está dividida en dos. En Nicosia, la capital, una "línea verde" divide al país en la República de Chipre, hacia el sur y con asiento en la ONU desde 1960; y la República Turca del Norte de Chipre, solo reconocida por Turquía y la Liga Árabe.

Hay más de una decena de pequeñas iglesias en Limassol
Hay más de una decena de pequeñas iglesias en Limassol

Un recorrido por el sur

La mejor manera de visitar las ciudades costeras de esta parte de Chipre es alquilando un auto, porque todo lo que hay para ver está muy cerca (¡ojo que se maneja por la izquierda!). El principal aeropuerto del país se encuentra en Larnaca, antigua ciudad de Kition, donde se puede visitar el antiguo barrio turco, el paseo de las palmeras, el acueducto de Kamares, la Gran Mezquita al lado de un fuerte medieval, la Plaza Europea, dos parques arqueológicos de la antigua ciudad griega, la tumba, iglesia y museo bizantino dedicados a Lázaro y la mezquita Hala Sultan Tekke, en honor a Umm Haram, la madre adoptiva del profeta Mahoma. La leyenda islámica cuenta que el ejército bizantino atacó a Umm Haram, esposa de un oficial de alto rango, que se rompió el cuello al caerse de una mula durante el ataque. Alrededor de su tumba se construyó la mezquita, uno de los lugares sagrados más importantes del Islam. En el lago, según la mitología creada por Lázaro, habitan flamencos, pelícanos, patos salvajes y cisnes que reúnen a fanáticos de la observación de aves.

A 40 km de Larnaca aparece el Cabo Greco, paraíso absoluto, lugar de hoteles de lujo, sitios para comprar, discotecas y bares, donde está Ayia Napa, una de las mejores playas, muy popular, similar a Ibiza, donde las diferentes calas de agua turquesa se llenan de gente que se amontona en las rocas o en la arena blanquísima durante el verano. Es "la" playa de Chipre, con una vida nocturna agitadísima. Al lado, está Protarás, mucho más tranquila pero igual de bella.

El entorno rural predomina en el interior de Chipre
El entorno rural predomina en el interior de Chipre

Rumbo al sur, aparece Limassol, considerada la segunda urbe más importante, también con playas divinas sobre la bahía y el Cabo Gata. Es una ciudad moderna y comercial, con un barrio turco, arquitectura de herencia británica en el barrio colonial que rodea al castillo bizantino, donde en 1191 se casó el rey de Inglaterra Ricardo Corazón de León con Berenguela de Navarra. En las afueras, están las ruinas griegas de Amathus de más de 3000 años, donde según el mito Ariadna murió durante el parto después de fugarse de Creta con Teseo, y donde el apóstol San Pablo profirió algún que otro sermón. Más lejos de la costa, abundan las viñas, plantadas por los cruzados en la Edad Media, donde la fiesta de la vendimia es una de las principales celebraciones.

Centro de Famagusta donde la arquitectura antigua convive con los nuevos comercios
Centro de Famagusta donde la arquitectura antigua convive con los nuevos comercios

Camino a Pafos, a 40 km de Limassol se encuentra Pissouri, un pequeño pueblo de casas pintorescas en las laderas, alejado de los complejos turísticos de la costa, donde se producen deliciosos vinos dulces. Entre viñedos y frutales, es una gran parada para comer y beber antes de visitar el lugar de nacimiento de Afrodita.

Pafos tiene un nuevo paseo marítimo con palmeras y terrazas para disfrutar del aire de mar y permanece más auténtica que las más turísticas Larnaca y Limassol. No hay grandes construcciones hoteleras, ni centros comerciales, sino playas de arena fina como Polis y Coral Bay, aldeas apacibles, naturaleza salvaje, numerosos yacimientos arqueológicos como la ciudad antigua grecorromana declarada Patrimonio de la Humanidad y las tumbas de los reyes helenísticos, una fortaleza medieval y una impresionante colección de mosaicos. Las referencias a Afrodita están por todas partes y los viajeros llegan a Petra tou Romiou, una playa de guijarros grises, no de las más lindas, pero donde Cronos, hijo del Cielo y la Tierra, rebanó los genitales de su padre, los arrojó al mar y de la espuma nació la diosa del amor. Muy cerca está el Templo de Apolo, dios del arte y la belleza. La última parada del recorrido por el sur de la isla se aleja del mar transparente, para introducirse de lleno en los bosques y las montañas de Tróodos, que llegan a los 2000 metros en el Monte Olimpo.

Gastronomía de primer nivel

La comida es deliciosa, mezcla de herencia griega con toques orientales. A pesar de la cercanía con el mar, el plato fuerte es la carne y no tanto los pescados, que solo se consumen en los lugares más turísticos y son caros. La costumbre es pedir siempre mezze (tapas o diferentes entradas servidas en pequeños platos) y la estrella sin dudas es el hallumi, un queso de cabra u oveja que se cocina a la plancha. Otras especialidades son la ensalada de yogur y menta, la moussaka o lasaña de berenjena y las hojas de parra rellenas de arroz.

Por el norte

Nicosia es la única ciudad europea dividida militarmente en dos partes, la griega y la turca, está rodeada por una muralla del siglo XVI y es una mezcla perfecta entre un gran pasado histórico y un presente moderno y cosmopolita. El paso por la frontera es sencillo y los autos alquilados por viajeros van y vienen sin problema, es que ya desde hace un tiempo el ejército turco se dio cuenta de que el turismo es un fuerte ingreso y hay que aprovecharlo. Lo primero que llama la atención son los minaretes de la mezquita de Selima, instalada sobre la catedral gótica de Santa Sofía construida en el siglo XIII, similar a la de Notre-Dame de París. Cerca hay un caravasar otomano muy interesante, una especie de posada donde dormían y se alimentaban los viajeros y sus animales. El lugar fue restaurado, se pueden comprar artesanías y tomar un clásico café turco. Hacia el norte, antes de llegar a Kyrenia (Girne en turco), la ciudad más importante de esta parte de la isla, aparece el castillo de San Hilarión, en lo alto de la montaña. Según la leyenda, Walt Disney se inspiró en esta fortaleza para crear el palacio de la reina malvada de Blancanieves. Las ruinas están rodeadas por jardines, senderos y escaleras empinadas que llevan a la torre, desde la que se pueden disfrutar las mejores vistas. Hay una iglesia dentro y el Museo del Naufragio, con una nave hundida hace más de 2000 años, en la época de Alejandro Magno. A solo 20 km está Kyrenia, con un pintoresco puerto creado por los romanos, varias mezquitas, antiguas iglesias y museos. Una de las principales atracciones es un castillo sobre la costa, que sirvió a los bizantinos para defenderse de los árabes. Desde aquí se ve la Abadía de Bellapais ("de la paz"), que mira hacia el azulísimo Mediterráneo.

Ruinas de la antigua ciudad de Kourion, cerca de Limassol
Ruinas de la antigua ciudad de Kourion, cerca de Limassol

El otro punto imperdible del norte es Famagusta, una ciudad histórica, portuaria y amurallada, donde se pueden visitar las ruinas del templo de Zeus, un estadio y la necrópolis; también un castillo donde Shakespeare ambientó Otelo, en cuya torre supuestamente el celoso moro de Venecia dio muerte a Desdémona. Además, vale la pena entrar a la mezquita principal, que como en Nicosia fue construida sobre los restos de una catedral gótica islamizada, pero esta vez inspirada en la de Reims. A pocos kilómetros está Salamis (o Salamina), quizás las ruinas más famosas de la isla, con restos arqueológicos que datan del siglo XI a. C., durante la Edad de Bronce. Los griegos convirtieron a la ciudad en un importante centro comercial y luego pasó a formar parte de los imperios romano y bizantino. Los edificios mejor conservados son del período romano, como los baños, el teatro y el gimnasio. También se mantienen en pie columnas que rodean la antigua ágora griega, y mosaicos y restos de basílicas de la época bizantina. A cada paso, Chipre representa el sello de distintos pueblos, imperios y religiones, y es justamente este sincretismo lo que la hace tan fascinante.

Dónde dormir

Four Seasons: frente al mar en Limassol, con spa, anfiteatro, deportes acuáticos y servicio de playa (desde AR$3475 la habitación para dos). Louis Imperial Beach: en Pafos, ideal para familias o celebrar bodas (desde AR$2200 la noche). Hilton Cyprus: ubicado en Nicosia, alejado del centro (desde AR$4100 en base doble). Noah's Ark Deluxe Hotel & Spa: muy moderno, con varias piscinas, sobre la playa en Famagusta (desde AR$2400 para dos). Meril Royal Hotel & Casino: lujo y confort en Kyrenia (AR$9800 en base doble).

  • La mayoría de los habitantes habla griego o turco, aunque no hay problemas para comunicarse en inglés.
  • El fútbol es lejos el deporte más popular, hay muchos equipos y juegan los torneos clásicos de la liga europea.
  • La moneda oficial es el euro.
  • Chipre tiene más de 300 días de sol al año, por eso es un destino de playa seguro.
  • La mejor época para viajar es entre marzo-junio y septiembre-octubre, ideal para llevar a cabo actividades al aire libre.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.