En 15.17 Tren a París, Clint Eastwood viaja al corazón del heroísmo

En 2015, tres hombres evitaron a bordo de un tren a París un atentado terrorista; el director los convenció de que actuaran de sí mismos en su nuevo film, que se estrena este jueves
En 2015, tres hombres evitaron a bordo de un tren a París un atentado terrorista; el director los convenció de que actuaran de sí mismos en su nuevo film, que se estrena este jueves
Marcelo Stiletano
(0)
7 de febrero de 2018  • 00:10

El primer borrador de 15.17 Tren a París, la nueva película de Clint Eastwood , se vislumbra en las imágenes finales de su obra anterior. Mientras desfilan en la pantalla los créditos finales de Sully vemos al verdadero protagonista de la hazaña, narrada en una película magistral, en el momento exacto en que se reencuentra en un hangar con los pasajeros de aquel vuelo que pudo convertirse en tragedia. Chesley "Sully" Sullenberger fue un héroe de la vida real que en enero de 2009 salvó la vida de las 155 personas que estaban a bordo del vuelo 1549 de US Airways, en emergencia apenas iniciada la travesía entre Nueva York y Charlotte. Piloto de la aeronave, logró que el avión se posara sobre las heladas aguas del río Hudson y que todos (pasajeros y tripulantes) volvieran ilesos a sus casas.

La película número 36 de Eastwood como director, que Warner estrenará este jueves en la Argentina, narra otro viaje accidentado, en el que personas comunes llamadas por el destino a transformarse en héroes logran salvar cientos de vidas. Del avión pasamos a un tren de alta velocidad que hace la ruta entre Bruselas y París.

15.17 Tren a París

2:25
Video

El 21 de agosto de 2015, en pleno verano europeo, un marroquí llamado Ayoub el-Khazzani abordó en la capital de Bélgica el tren 9364 del servicio prestado por Thalys, un consorcio integrado por las empresas públicas ferroviarias de Francia, Bélgica y Holanda, con destino final en la capital francesa. En su mochila cargaba un fusil automático AK47 y varias otras armas que activó a bordo con la intención de cometer un atentado terrorista dentro de un tren colmado de gente. Lo impidieron tres jóvenes estadounidenses (Spencer Stone, Anthony Sadler y Alek Skarlatos) que subieron en Ámsterdam con la idea de continuar en París unas vacaciones europeas. A riesgo de sus vidas lograron reducir al terrorista, que ya había comenzado a disparar, y lo maniataron hasta que la policía francesa lo aprehendió en una estación intermedia del trayecto.

Como viene ocurriendo desde 2011, Eastwood se concentra en historias y personajes reales. 15.17 Tren a París sigue la línea de esta etapa en la extraordinaria carrera del director, que el 1º de mayo próximo cumplirá 88 años. Empezó con J. Edgar, continuó con Jersey Boys, Francotirador y Sully, y ahora queda refirmada con una variante inesperada y provocativa: Eastwood decidió convocar a los tres protagonistas del episodio y convencerlos de que se interpretaran a sí mismos en una dramatización de los hechos que cambiaron para siempre sus vidas.

Clint Eastwood y los héroes de esta historia real que también se convirtieron en protagonistas de la ficción
Clint Eastwood y los héroes de esta historia real que también se convirtieron en protagonistas de la ficción

Se llaman Spencer Stone, Alek Skarlatos y Anthony Sadler. Tenían entre 22 y 23 años cuando ocurrieron los hechos. Los dos primeros pertenecían a las fuerzas armadas de los Estados Unidos y el tercero era estudiante universitario. Son amigos desde que compartieron parte de la infancia en una escuela cristiana y se reencontraron (los dos primeros hacía años que no se veían) para compartir aquellas vacaciones europeas que casi terminan en tragedia a bordo de un tren. Un giro del destino.

"A veces piensas: ¿qué harías si estuvieras caminando por Barcelona y de pronto un vehículo se apareciera sobre la acera? Muchas veces piensas que el destino juega una parte en todo, y eso es lo que pasó con estos muchachos. Todos ellos pasaron por situaciones que después les sirvieron en ese momento. Había más de 300 personas en ese tren y aparece una persona con tres armas y municiones como para matar a cientos. Pudo haber sido un día horrible... pero no lo fue", dijo Eastwood hace pocos días, según un testimonio recogido por el diario colombiano El Tiempo.

El director conoció al trío hace un par de años durante una ceremonia en Culver City, California, en la que los inesperados héroes del tren recibieron una distinción otorgada por la señal televisiva Spike. Stone comentó sobre el episodio que, en broma, le propusieron a Eastwood entre bambalinas llevar al cine el libro que los tres escribieron sobre el episodio. Eastwood les pidió un ejemplar, se lo enviaron y, para sorpresa de todos, el director respondió a la invitación con un sí.

Sully

1:52
Video

Según le relataron al diario británico The Guardian, los tres recibieron una llamada de la producción tres semanas antes del momento previsto para el comienzo del rodaje. Eastwood les preguntó si estaban dispuestos a hacer de sí mismos en la película. Skarlatos pensó que se trataba de una dramatización pensada para los actores profesionales que se harían cargo de interpretarlos. Pero la pregunta era literal, sin vueltas. Después de pensarlo 24 horas, aceptaron esa rara convocatoria. "¿Por qué lo hice? -comentó Eastwood-. Realmente no lo sé. Todo se debió a que tenía una gran curiosidad respecto de lo que podría pasar en una situación así, al menos desde la experiencia que viví charlando con gente de la calle. A todas esas personas les pareció una idea interesante. Veremos qué pasa". La misma cautela surgió entre los ejecutivos de Warner, pero Eastwood (que hace décadas que trabaja con el estudio) logró persuadirlos.

Francotirador

2:02
Video

Los inesperados actores, fieles a sus creencias cristianas, sienten que todo lo que les pasa responde "a un plan consciente de Dios". Dijo Sadler: "Queremos que se muestre que no somos los únicos tipos normales en este mundo que pueden ser capaces de vivir algo extraordinario. Que la gente se sienta inspirada por todo lo que hicimos para superar obstáculos en su vida".

La decisión de Eastwood recuperó en la memoria hechos parecidos o similares. No es nuevo esto de llevar al cine episodios de la vida real encarnados por sus propios protagonistas. El caso paradigmático es el de Audie Murphy, el soldado estadounidense más condecorado durante la Segunda Guerra Mundial. A su término decidió iniciar una carrera triunfal en el cine. En 1955 protagonizó Regreso del infierno (To Hell and Back), un relato inspirado en sus experiencias autobiográficas durante la guerra, y para ese momento ya era una de las más populares estrellas del western. Murió en 1971, en un accidente de aviación.

Jersey Boys

2:05
Video

Más cerca en el tiempo, Paul Greengrass recurrió a verdaderos pilotos y empleados de compañías aéreas para interpretar en Vuelo 93 a la tripulación del avión de United que el 11 de septiembre de 2001 se precipitó a tierra en una extensión rural de Pensilvania después de que sus pasajeros impidieron que los terroristas de Al-Qaeda concretaran su intención de estrellarlo contra la Casa Blanca. En otra de sus películas, Capitán Phillips, Greengras recurrió a auténticos tripulantes de un navío de la Armada estadounidense para actuar de sí mismos en las escenas del rescate.

Falta muy poco para que 15.17 Tren a París llegue a los cines del mundo (además de la Argentina, se estrena mañana en Estados Unidos y otros diez países) y el episodio aún tiene cuentas pendientes. El-Khazzani sigue detenido en París a la espera de un juicio por tentativa de atentado terrorista. Stone y Karlatos renunciaron a seguir la carrera militar y Sadler acaba de graduarse en kinesiología. ¿Acaso piensan en convertirse en estrellas? "Es una posibilidad, pero lo estamos tomando con calma", dijeron.

J. Edgar

2:26
Video

¿Y Eastwood? Al parecer tiene decidido volver a actuar, algo que parecía decidido a no volver a hacer desde Curvas de la vida, en 2012. Y el próximo paso del último clásico de Hollywood vuelve a ser inesperado. Dirigirá y protagonizará The Mule, la historia real de Leo Sharp, un horticultor veterano de la Segunda Guerra Mundial que cuando tenía 90 años fue arrestado por la DEA mientras transportaba cocaína por valor de 3 millones de dólares en su camioneta para el Cartel de Sinaloa.

Otra manera de repetir ese axioma que define su obra desde los tiempos de Bird: "No hay segundos actos en las vidas americanas".

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.