Los Juegos de Pyeongchang reciben a una delegación argentina tan pequeña como entusiasta

Parte de la representación nacional en Pyeongchang: Sebastiano (mochila) y Nicol (auriculares) Gastaldi, Matías Zuloaga (auriculares) y María Cecilia Domínguez (acreditación)
Parte de la representación nacional en Pyeongchang: Sebastiano (mochila) y Nicol (auriculares) Gastaldi, Matías Zuloaga (auriculares) y María Cecilia Domínguez (acreditación)
Fernando Czyz
(0)
7 de febrero de 2018  

Lejos del crecimiento cuantitativo en cantidad de atletas en los Juegos Olímpicos de verano, que registró un récord de 215 en Río de Janeiro 2016, el hermano menor invernal Pyeongchang 2018 pondrá en evidencia, a partir de pasado mañana, la realidad del deporte argentino en las grandes competencias internacionales de nieve e hielo, con apenas siete representantes en la cita que durará hasta el 25 de febrero.

El esquí, único deporte frío que cuenta con infraestructura de calidad en el país, volverá a ser la disciplina que más representantes aportará a la comitiva albiceleste, en una cita olímpica que tiene límites de participación por país y por sexo en cada especialidad, lo cual derivó en que la Argentina tuviera un varón y una mujer en el esquí alpino y lo mismo en el de fondo.

"Argentina tenía 40 atletas elegibles y 13 con marcas A para las dos plazas de esquí alpino. Los nuevos criterios de elegibilidad de la Federación Internacional de Esquí [FIS] para garantizar la representatividad en cuanto a naciones y a género no beneficiaron a los países de la franja media, entre los que está el nuestro", analizó Mariano Rodríguez Giesso, el presidente de la Federación Argentina de Ski y Andinismo (FASA), ante LA NACION.

Los hermanos Sebastiano Gastaldi y Nicol Gastaldi, nacidos en la ciudad italiana de Piove di Sacco pero radicados en Bariloche, fueron los elegidos para representar a la Argentina en esquí alpino. Accedieron a estas plazas por cumplir con los requisitos definidos por la FASA, que, además de los puntos FIS y la ubicación en el ranking, tuvo en cuenta el rendimiento deportivo, la preparación física, la proyección y el comportamiento. Así, la federación nacional procuró evitar conflictos como el que surgió antes de Sochi 2014 con la familia Simari Birkner, a raíz del criterio de selección de los representantes olímpicos.

Nicol, de 27 años y actual monarca argentina y bicampeona sudamericana de slalom gigante, tendrá su segunda experiencia olímpica, tras la de Vancouver 2010. "Estuve preparándome en los últimos cuatro años para estos Juegos, con algunos altibajos y lesiones pero con la cabeza en Corea. Este último año fue el mejor en resultados y en forma de esquiar. Espero estar de la misma forma o mejor y que no me quede nada por dar", relató a LA NACION.

Sebastiano, de 26 años y campeón sudamericano de esquí alpino y subcampeón argentino en slalom y gigante, también vivirá por segunda vez la experiencia de los cinco anillos, luego de actuar en Sochi 2014. Se quedó casi sin competencia por la plaza nacional a raíz de una lesión de Cristian Simari Birkner. "Es un gran orgullo representar por segunda vez a mi país en Juegos Olímpicos. Estoy muy contento y motivado y, además, tengo la posibilidad de compartirlo con mi hermana, lo cual lo hace más especial. Me enteré hace unos días de que me eligieron para ser el abanderado en la ceremonia de apertura. Es un gran honor y me siento muy agradecido por la confianza que depositan en mí y por el apoyo recibido de mucha gente", expresó Sebastiano, ya desde la ciudad surcoreana.

En esquí de fondo los protagonistas serán María Cecilia Domínguez, de 31 años, y Matías Zuloaga, de 20 años, que accedieron a Pyeongchang por distintos caminos. En la rama femenina, las nuevas reglas de la FIS le dieron una plaza automática al país, la cual fue otorgada a la barilochense en noviembre pasado. "Todavía no caigo en que voy a estar en los Juegos, ya que es la concreción de un objetivo perseguido desde hace mucho. Dado que es mi primera experiencia olímpica no sé bien qué esperar, pero me planteo como meta tener la mejor carrera de mi vida y tal vez quedar como la mejor sudamericana. Y luego disfrutar", sostuvo Domínguez.

Una de las prácticas en el magnífico Gangneung Oval
Una de las prácticas en el magnífico Gangneung Oval Fuente: AP

Entre los hombres, en tanto, Zuloaga compitió con Marco Dal Farra y Carlos Lannes y finalmente se quedó con el cupo gracias a sus pergaminos de campeón nacional en los 10 kilómetros libre y en biatlón. "Voy a intentar tener la mejor carrera posible, pero también quiero disfrutar esta experiencia porque me entrené muy duramente durante cuatro años para llegar a este objetivo. Valió la pena. Con esfuerzo, todo llega", destacó el fueguino.

Por su parte, el snowboard cross argentino debió esperar a la reasignación de plazas y, gracias a ella, Steven Williams logró uno de los 258 lugares. El neuquino de 30 años había quedado en reserva, y por las bajas de los representantes de Suiza y Holanda accedió a esta posibilidad de representar a la Argentina en los Juegos, una suerte a la que pudo acceder Matias Schmitt en snowboard slopestyle apenas esta madrugada.

El barilochense de 26 años estaba visitando la Villa Olímpica y a sus compañeros cuando se enteró de su clasificación de último momento, gracias a poder mantenerse entre los 50 mejores del mundo de su especialidad.

La última en conseguir su pasaje a Pyeongchang fue la joven promesa del luge argentino, Verónica Ravenna, que vive en la ciudad canadiense de Whistler desde los 6 años y esperó las bajas de nueve participantes para quedar en el top 30 de la disciplina del tobogán sobre hielo. A los 19 años, la atleta nacida en Buenos Aires vivirá su primera experiencia en mayores pero la segunda olímpica, ya que representó al país en los Juegos de la Juventud Lillehammer 2016, en los que terminó séptima en el single femenino.

"La pista de Pyeongchang es nueva y eso equilibra mucho las cosas con las competidoras europeas y las norteamericanas. Ya fuimos dos veces a entrenarnos allí con todos los atletas top del mundo y los resultados fueron bastante aceptables. Desde hace tres años compito en el circuito de la Copa del Mundo, y somos siempre las mismas 150 personas entre atletas, entrenadores y oficiales, así que, en ese sentido, me siento muy cómoda. Competí en los Juegos de la Juventud de Lillehammer, pero esto es toda una experiencia nueva para mí y estoy ansiosa de descubrirla y de representar a mi país en este gran acontecimiento", comentó a LA NACION la más joven de una delegación albiceleste que tiene aspiraciones medidas pero mucho entusiasmo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.