Juegos Olímpicos de Pyeongchang: los deportistas argentinos, obligados a emigrar por estructura y calendario

Parte de la delegación albiceleste en Pyeongchang
Parte de la delegación albiceleste en Pyeongchang
Fernando Czyz
(0)
7 de febrero de 2018  

La historia de los Juegos Olímpicos de Invierno y la Argentina está marcada por una serie de desencuentros atravesados por esfuerzos familiares e individuales, fundamentalmente en el esquí, y las limitaciones económicas, que mantienen siempre un umbral muy grande entre el escenario aspiracional y el real. Desde aquella primera participación en Saint-Mortiz 1928 (los segundos Juegos, tras los inaugurales de Chamonix en 1924), pasaron 90 años, con un récord de participación en Albertville 1992, cuando hubo 20 representantes en esquí alpino, esquí de fondo, biatlón, free style y luge.

El principal motivo que impide el despegue de los deportes invernales en la Argentina es la falta de infraestructura. El país posee pocos centros homologados por la Federación Internacional (FIS) para el esquí y el snowboard: Bariloche, San Martín de los Andes, Esquel y Cerro Castor (Ushuaia) para todas las carreras y disciplinas; Las Leñas, solamente para esquí alpino; Villa La Angostura y El Bolsón son exclusivos para cadetes, y Caviahue, para las pruebas de fondo.

Con el clima invernal necesario presente únicamente en la región Patagónica -situación que en Sudamérica se da en Chile-, Argentina no tiene canchas para curling ni hockey sobre hielo de nivel internacional ni tampoco pistas de patinaje de velocidad (hay una única pista de patinaje artístico, en Ushuaia). Por cuestiones de inversión y de cantidad de practicantes tampoco hay escenarios para los saltos de esquí, freestyle ni combinada nórdica, como tampoco existen los grandes toboganes para las disciplinas de trineo (bobsleigh, skeleton y luge).

La limitación por infraestructura y el calendario internacional de alto nivel con epicentro en Europa y América del Norte obligan al desarraigo a los argentinos que pretenden alcanzar la elite en los deportes invernales. Si bien la creación del Enard generó mejores condiciones para quienes representan al país, todavía las condiciones son insuficientes como para poder equiparar a los grandes referentes mundiales.

"Todo se resume en el interés que generan los deportes, traducido en la cantidad de deportistas que practican cada disciplina. Nada se puede forzar. Lo primero es fomentar la práctica para luego generar la necesidad de la infraestructura", razona Mariano Rodríguez Giesso, el presidente de la Federación Argentina de Ski y Andinismo (FASA), que además resalta el característica de herencia familiar que identifica al esquí y al snowboard en el país.

Un poco de historia

En la primera experiencia argentina en los Juegos Olímpicos de Invierno, en Saint Mortiz 1928, los diez representantes (dos equipos de cinco) fueron en pruebas de bobsleigh (trineo) mientras que el esquí alpino, prueba por excelencia con mejores resultados para las delegaciones albicelestes, tuvo que esperar hasta Saint Moritz 1948 para su bautismo, y el esquí de fondo compitió recién en Sqaw Valley 1960.

Desde aquel lejano 1928 hasta esta cita en PyeongChang, Argentina no tuvo representantes sólo en tres ediciones: Lake Placid 1932, Garmisch Partenkirchen 1936 y Cortina D'Ampezzo 1956, que se suma a la ausencia en Chamonix 1924.

Las mejores actuaciones históricas fue un cuarto y quinto puesto en bobsleigh en 1928, un 16° puesto de Osvaldo Ancinas en la especialidad de slalom del esquí alpino en Squaw Valley 1960 y un 17° puesto de Norberto Baumann¸ Julio Moreschi, Ricardo Holler y Alejandro Baratta en la prueba de relevos 4x10kms del esquí de fondo en Sarajevo 1984.

En los últimos dos juegos, en Vancouver 2010 y Sochi 2014, la delegación argentina estuvo representada por siete atletas: en la edición canadiense de 2010 fueron cinco en la modalidad alpina (Cristian Javier Simari Birkner, Agustin Torres, Macarena Simari Birkner, Maria Belen Simari Birkner y Nicol Gastaldi), uno en fondo (Carlos Lannes) y el restante en luge (Rubén González).

En la última versión rusa de 2014, en tanto, los representantes argentinos fueron Cristian Simari Birkner, Sebastiano Gastaldi, Jorge Birkner Ketelhohn, Macarena Simari Birkner, Salomé Báncora y Julietta Quiroga (seis) en esquí alpino, Federico Cichero en fondo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?