El logro político de unir el Sur y el Norte es eclipsado por el escándalo de doping

El equipo femenino de hockey sobre hielo que integran en forma conjunta Corea del Sur y Corea del Norte, antes de encuentro ante Suecia en Incheon, Corea del Sur
El equipo femenino de hockey sobre hielo que integran en forma conjunta Corea del Sur y Corea del Norte, antes de encuentro ante Suecia en Incheon, Corea del Sur Crédito: DPA
(0)
7 de febrero de 2018  

Por Christian Hollmann

PYEONGCHANG, Corea del Sur (DPA).- La oscura herencia de los Juegos Olímpicos Sochi 2014 está dificultando el comienzo para Pyeongchang, que auguraba un evento inolvidable y por ahora no puede disfrutarlo como pretendía. El alboroto constante a partir del escándalo por doping con los deportistas rusos y las batallas legales están opacando los preparativos para la ceremonia inaugural.

"Siento pena por los deportistas", resumió el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach. Al alemán y al comité organizador los preocupa que cada noticia sobre el doping ruso acapare títulos y recuerde los escándalos que rodearon a Sochi, mientras queda en segundo plano la muestra de poder de los anfitriones para preparar las 102 pruebas sobre hielo y nieve.

"Podemos esperar unos excelentes Juegos", remarcó Bach, en un esfuerzo por desviar la mirada de las áreas problemáticas. Pyeongchang podría exhibir con orgullo varios logros, pero la sombra de su antecesor oscurece todo. A 30 años del estreno de Corea del Sur como sede olímpica con Seúl 1988, los poco más de 10.000 millones de dólares invertidos convirtieron a la provincia de Gangwon en una meca de los deportes invernales. El costo parece una baratija comparado con los 50.000 millones gastados para Sochi.

"Todo está terminado", afirmó con orgullo el gobernador de Gangwon, Choi Moon Soon, en la apertura de las dos villas olímpicas, la de Pyeongchang en la montaña y la de Gangneung sobre la costa oriental de la península.

También en lo político los organizadores están en condiciones de mostrar un gran triunfo, con la participación de 22 deportistas norcoreanos, un desfile conjunto de las delegaciones de Corea del Sur y Corea del Norte y un equipo unificado en el hockey sobre hielo femenino, algo impensado hace unos meses, cuando todo era tensión entre Seúl y Pyongyang y el COI pensaba en una tregua olímpica para garantizar la seguridad de los Juegos. "Ese momento será muy emotivo no solamente para Corea, sino también para el mundo entero", vaticinó Bach.

Sin embargo, el fallo del Tribunal Arbitral del Deporte (TAS), que el jueves levantó la sanción aplicada de por vida a 39 rusos y abrió la posibilidad a que 28 de ellos participaran en Pyeongchang, provocó intranquilidad en el COI. "Fue muy decepcionante y sorpresivo. Nunca lo habríamos esperado", dijo Bach, que señaló que su organismo espera en forma urgente la argumentación del fallo, si bien el TAS indicó que no la emitirá antes de fines de febrero. "Esta decisión refleja la necesidad urgente de reformas en la estructura del TAS", afirmó el titular del COI.

Rusia celebró el fallo favorable, aunque todavía no llevó adelante ninguna ofensiva contundente, pese a que el CAS dijo que no había pruebas como para asegurar la existencia de una manipulación de muestras con apoyo estatal como la argumentada por el COI para sancionar al comité olímpico ruso, a sus funcionarios de alto rango y a los 39 deportistas.

Además, otro posible conflicto surgió el domingo, cuando un informe aseguró que casi uno de cada dos medallistas de esquí de fondo entre 2001 y 2017 registró valores sanguíneos anómalos. En total, 313 medallas olímpicas y mundiales -91 doradas- quedaron bajo sospecha, más allá de que los valores sanguíneos anómalos no implican necesariamente doping. Sin embargo, la investigación considera altamente improbable que tantos casos se hayan producido por una causa natural.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.