El dólar amagó a treparse al nerviosismo global, pasó los $20 y al final cerró a $19,94

Operó parte del día sobre esa barrera y finalizó así en algunos bancos antes de replegarse por un cambio de humor
Operó parte del día sobre esa barrera y finalizó así en algunos bancos antes de replegarse por un cambio de humor Fuente: Archivo
Javier Blanco
(0)
7 de febrero de 2018  

La cotización del dólar se movió ayer al ritmo del nervioso clima que se instaló en los mercados financieros internacionales, tras el derrumbe (-4,6%) registrado anteayer por Wall Street, mercado que había sufrido su peor caída en puntos de la historia y la mayor, en términos porcentuales, en más de 6 años.

La divisa arrancó la jornada negociándose con marcada tendencia alcista, lo que la llevó a ofrecerse a la venta al público por encima de los 20 pesos tanto en bancos como en casas de cambio del centro porteño, antes de cerrar el día a un promedio de $19,94, es decir, 14 centavos (0,71%) por encima del nivel previo de clausura.

Incluso, en algunos casos (como en los bancos Galicia y ICBC. según el relevamiento de precios que hace el BCRA), se mantuvo en ese valor hasta el cierre de la jornada, pese a que el billete ya había comenzado a bajar de precio en las operaciones mayoristas.

Precisamente este segmento de negocios fue el que mejor reflejó el vaivén del mercado al arrancar el día con el billete ofrecido a $19,60 (cuando venía de un cierre previo a $19,48) antes de llegarse a operar a $19,73 y retraerse hasta clausurar la jornada a $19,56, apenas 8 centavos (0,41%) arriba del nivel al que había finalizado anteayer.

"El nerviosismo global contagió la primera parte de la rueda en la plaza local, lapso en el que el billete tocó los máximos del día. Luego la oferta se hizo intensa y recortó con fuerza la suba inicial", refirió Gustavo Quintana, operador de PR Cambios al describir la jornada.

Para el analista Fernando Izzo, de ABC Mercado de Cambios, lo que condicionó la plaza cambiaria local fue que "los bancos tenían un remanente de órdenes de compra de la divisa para coberturas de parte de empresas, inversores y para posición propia", del día previo, a lo que se agregó la demanda natural del día.

Sin embargo luego, "con el correr de las horas y al comprobarse una mejora del clima tanto en el mercado internacional como en el local", la demanda comenzó a enfriarse a la par que se intensificó la oferta, "lo que hizo que la cotización comenzara a bajar".

La volatilidad cambiaria no hizo más que reflejar la que se vivía en el resto de los mercados de acciones, bonos y monedas del mundo tras varias jornadas de sostenida suba de las tasas que rinden los bonos del Tesoro de Estados Unidos, que se toman como referencia para medir el riesgo del resto de los mercados.

Reacciones "de manual"

Las bolsas, que también habían abierto la jornada profundizando las fuertes bajas de la rueda previa (la Bolsa porteña, que venía de perder 4,5%, inició la rueda de ayer cayendo otro 4% antes de cerrar 1,54% arriba), pasaron a estabilizarse luego del mediodía antes de comenzar a rebotar con fuerza hacia el final de la jornada para cerrar con mejoras promedio del 2% .

A su vez, reflejando un renacer del apetito inversor por la adopción de riesgos, el rendimiento del Bono del Tesoro a 10 años, que venía de orillar el 2,85% antes de hundirse al 2,70% anteayer por la búsqueda de coberturas, rebotó hasta cerrar el día en arriba del 2,80%, con un avance del 3,1% en la jornada.

"Lo que se observa es que los mercados parecen haberse calmado tras dos días de movimientos muy bruscos, que fue precisamente lo que asustó o incomodó a los inversores", juzgó el analista Lucas Gardiner, director de Compañía Portfolio Personal.

El economista Luis Palma Cané adjudicó este brote de pánico en el mercado global a "un cambio de humor ante la posibilidad de que la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) acelere el ritmo de la suba de las tasas de interés".

Ese temor pareció ayer tender a disiparse luego de que el presidente de la Fed de St. Louis, James Bullard, advirtiera a los inversores que "interpretar las buenas noticias de los mercados laborales como una traducción directa en mayor inflación" puede ser un error.

"Esperemos y veamos qué sucede", añadió al ser consultado por la caída de Wall Street en una conferencia en Lexington, Kentucky.

Para el analista Bill Lynch, de Hinsdale Associates en Nueva York, lo que se vivió en las últimas horas fue la "corrección de mercados que se estaba esperando durante tanto tiempo", que -al ser violenta- desvió la atención de los inversores de los indicadores corporativos hacia la economía en general. "Pero como la economía sigue sólida y no hay riesgo de recesión, los mercados debieran normalizarse rápido", pronosticó.

Analistas divididos frente al bono en pesos

No queda claro si el rebote bursátil de ayer fue solo un respiro en medio de una ola de bajas o una señal de que la corrección del mercado está cerca de llegar a su fin. Pese a ello, en la City porteña creen que Finanzas no tendrá problemas hoy en colocar sus nuevos bonos en pesos con vencimiento en 2019, que tienen una cláusula gatillo por la cual el Estado se compromete a pagarles a los inversores la tasa más alta entre un 22,5% fijo o 3,75% más el CER.

Los analistas coinciden en que gran parte de la emisión está destinada a grandes inversores locales y, en particular, a las compañías de seguros. Ven más difícil, precisamente por la incertidumbre que se adueñó de los mercados internacionales, la participación de inversores del exterior.

En el caso de los inversores minoristas, en tanto, las recomendaciones de los analistas son mixtas. "Para el inversor común hay cosas más simples, con igual rendimiento o parecido, como por ejemplo las Lebac [los títulos del Banco Central] o las Letras del Tesoro en pesos", consideró Diego Martínez Burzaco, director de MB Inversiones. En la misma línea, Juan Pablo Canzonieri, gerente comercial de Axis, opinó: "Si uno ve que la inflación va a ser muy alta, esos bonos no cierran, no me parecen tan interesantes. Hay opciones más tentadoras, como un plazo fijo a un año, Lebac largas o incluso los fondos comunes T+1, que rinden 27% y ofrecen rescatar en 24 horas".

Para Santiago López Alfaro, socio de Delphos Investment, el instrumento es atractivo para todos aquellos inversores que estén buscando colocarse en pesos. "No sé cómo estarán las paritarias, pero a los inversores les dan la cláusula gatillo", subrayó.

Además del bono en pesos, Finanzas licitará Letes en dólares a 196 y 364 días.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.