Florencio Randazzo declaró como testigo en el juicio por Once: dijo que tuvo "poca relación" con Julio De Vido

El ex ministro del Interior quedó al frente de las reformas en materia de Transporte de la gestión kirchnerista tras el choque Fuente: LA NACION Crédito: Ricardo Pristupluk
7 de febrero de 2018  • 11:45

Al declarar como testigo en la reanudación del juicio por la tragedia ferroviaria de Once, el ex ministro del Interior y Transporte Florencio Randazzo se despegó de su ex colega de Planificación Federal, Julio De Vido , por su presunta responsabilidad en el choque.

Randazzo dijo que tuvo "poca relación pero buena" con el ex ministro durante su gestión y dijo que hubo "un deterioro importante" en el sistema ferroviario durante medio siglo.

El Tribunal Oral Federal 4 -integrado por los jueces Pablo Bertuzzi, Néstor Costabel, María Gabriela López Iñiguez y Ana María D'Alessio- citó además a declarar a otros dos testigos de la tragedia.

Randazzo fue citado como testigo ya que fue el funcionario que llevó adelante las reformas al tren Sarmiento luego del choque en la estación de Once, en la que murieron 52 personas y más de 700 resultaron heridas.

De Vido no asistió a la audiencia y permaneció en la cárcel de Marcos Paz, donde está preso por otras dos causas de corrupción: las relacionadas con el Yacimiento Carbonífero Río Turbio y la compra de buques con gas licuado.

En el juicio oral están siendo juzgados De Vido y el ex titular de la Unidad de Renegociación y Análisis de Contratos de Servicios Públicos (Uniren) Jorge Gustavo Simeonoff. Ambos funcionarios están acusados por defraudación a la administración pública y por el descarrilamiento de un tren, agravado por resultar personas fallecidas y lesionadas.

"Yo no puedo decir que fallaron los controles en la gestión anterior", sostuvo Randazzo, aunque justificó el fin del contrato de concesión del Sarmiento que él mismo resolvió después de la tragedia. El ex ministro de Cristina Kirchner, aludió a la falta de "inversión fuerte" pero dijo que eso había ocurrido en los "últimos 50 años".

Randazzo declaró como testigo durante más de dos horas y media ante el Tribunal Oral Federal 4 que juzga al ex ministro del Planificación De Vido por la tragedia del tren de Once, del 22 de febrero de 2012.

"Tuve poca relación durante los ochos años que compartimos gabinete, pero de mi parte fue buena", respondió Randazzo a lo largo de su declaración. Además, criticó a las empresas concesionarias. "Recuerdo mi bronca. El Estado pone la plata y la empresa pide mayores costos. A mí me dio mucha bronca", indicó.

Deterioro importante

Randazzo aludió a un "deterioro importante" del sistema ferroviario cuando asumió el cargo con "serias deficiencias en la infraestructura y el material rodante del Sarmiento", pero aclaró que era algo que databa de 50 años atrás.

"No había ninguna posibilidad que no fuera la de rescindir el contrato. Tomé la decisión que correspondía y con la estructural legal vigente en ese momento", dijo al referirse al ex ferrocarril Sarmiento.

Además aludió a la resistencia gremial que enfrentó para algunas reformas, como la colocación de cámaras en la cabina del motorman en cada tren y destacó que pese a ello se concretó al igual que el cambio en la forma en que se hacía el control psicofísico a los maquinistas.

Agencia Télam

TEMAS EN ESTA NOTA