Suscriptor digital

La Casa sobre el Arroyo, joya de la arquitectura, recuperada para Mar del Plata

La Casa sobre el Arroyo, también conocida como Casa del Puente, emblema de la arquitectura.
La Casa sobre el Arroyo, también conocida como Casa del Puente, emblema de la arquitectura. Fuente: Lugares - Crédito: Julia Gutiérrez
(0)
7 de febrero de 2018  • 17:27

Un emblema de la arquitectura moderna constituye esta propiedad marplatense que Amancio Williams construyó para su padre, el músico y compositor Alberto Williams.

El pianista Alberto Williams, en la casa que proyectó su hijo Amancio. Archivo Williams.
El pianista Alberto Williams, en la casa que proyectó su hijo Amancio. Archivo Williams. Fuente: Archivo

A pocas cuadras del barrio de las Facultades, en la ciudad de Mar del Plata, se puede encontrar todo un emblema de la arquitectura moderna: la "Casa sobre el arroyo", más conocida como "Casa sobre el puente". Se trata de una vivienda-estudio que el arquitecto Amancio Williams diseñó para su padre, el músico y compositor Alberto Williams en el año 1943.

La Casa sobre el Arroyo, también conocida como Casa del Puente, emblema de la arquitectura.
La Casa sobre el Arroyo, también conocida como Casa del Puente, emblema de la arquitectura. Fuente: Lugares - Crédito: Julia Gutiérrez

Un año antes, la familia había adquirido el predio de dos manzanas que hace esquina en las calles Quintana y Deán Funes, y que está atravesado por el paso del arroyo Las Chacras. Fue justamente ahí, sobre el curso de agua, donde Amancio proyectó su obra. La idea fue lograr un equilibrio entre la racionalidad de la arquitectura imperante en la época con la naturaleza circundante. El predio era prácticamente una reserva ambiental con diversidad de especies, entre las que se destacaban la de los robles.

Interior de la Casa sobre el Arroyo, en los tiempos en que era habitada por los Williams. Archivo Williams.
Interior de la Casa sobre el Arroyo, en los tiempos en que era habitada por los Williams. Archivo Williams. Fuente: Archivo

Sin cortar un solo árbol, Amancio proyectó la vivienda directamente sobre una superficie curva o, mejor, un arco de hormigón de 19 metros de luz que une ambas márgenes del arroyo. Con una altura de 2,5 metros, el "puente" sostiene un volumen principal de fuertes líneas horizontales que se integran con el contexto a través de enormes paneles vidriados que están al mismo nivel que las copas de los árboles. Los dos ingresos a la vivienda se dan a través de los apoyos del arco, lo que le da un toque no sólo vanguardista sino de una muy atractiva liviandad visual.

La casa del arroyo, también conocida como la Casa del Puente
La casa del arroyo, también conocida como la Casa del Puente Fuente: Lugares - Crédito: Julia Gutiérrez

El músico y su mujer vivieron aquí hasta la muerte del artista, en 1952, momento en que la vivienda pasó a manos de su hija Irma. En 1968, Irma vendió la casa a Héctor Lago Beitía, quien la convirtió -algunas reformas mediante- en la radio LU9 que funcionó allí hasta 1977, cuando fue clausurada por la dictadura militar. Lago Beitía murió en 1991, y empezó un largo proceso de sucesión de 13 años que hizo estragos en la vivienda: fue vandalizada e incendiada en dos oportunidades.

En 2005, la Municipalidad de General Pueyrredón obtuvo un permiso para reparar y preservar la casa, y la terminó comprando -al menos un 60 por ciento del predio que incluye la casa en cuestión- en 2013. Desde entonces este emblema de Mar del Plata (considerado una de las 20 casas más importantes a nivel mundial de la arquitectura moderna del siglo XX) es el Museo Casa sobre el Arroyo que puede visitarse de lunes a sábados, de 9 a 13, con entrada gratuita.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?