0

Arte y restricciones a la libertad

0
8 de febrero de 2018  

Ante galeristas, periodistas y funcionarios, Pablo Avelluto, ministro de Cultura de la Nación, anunció que en pocos días entrará en vigor la normativa que regirá localmente la circulación internacional de obras de arte. Con fuerte respaldo político, se refirió a las modificaciones de la ley que desburocratiza estos trámites: "Este es un desafío? que la comercialización de obras de arte no fuera tan compleja ni tan traumática", afirmó.

La noticia trae alivio a un castigado sector que enfrentaba trámites tan burocráticos y engorrosos como costosos a la hora de vender arte a un extranjero o de viajar con obras a ferias internacionales, cuando no los dejaba a merced de arbitrarias y discrecionales decisiones de oficiales de Aduana o a mecanismos fácilmente permeables a la corrupción.

Hasta aquí, la salida de cualquier obra debía aprobarse exclusivamente en las dependencias aduaneras del Aeropuerto de Ezeiza con 72 horas de antelación, aun cuando la salida del territorio fuera desde otra terminal, obligando a permanecer en nuestra ciudad más tiempo e, incluso, obligando a contratar despachantes.

La nueva normativa permite obtener el aviso de exportación online ( https://tramitesadistancia.gob.ar/ o https://www.cultura.gob.ar/) con carácter de declaración jurada, para obras de artistas locales o extranjeros, vivos o fallecidos hasta hace 50 años, y alcanza para que argentinos o turistas puedan sacarlas de nuestro territorio dentro del año de cumplimentado el aviso. También se establece que artistas, galeristas y turistas podrán llevar hasta 15 obras como equipaje acompañado o enviarlas vía courier sin límite de cantidad, otro dato importante teniendo en cuenta que el valor de los fletes puede incluso superar el de las obras. Resta definir algunas situaciones como las de obras fotográficas que sería conveniente que se incluyeran en la reglamentación e implementar la norma con rapidez, informando debidamente a todos los agentes involucrados.

La comunidad artística celebró esta decisión y apuesta a que repercutirá favorablemente sobre un alicaído mercado, facilitando el desarrollo de carreras de muchos artistas locales, difusores también ellos de la imagen de nuestro país en el exterior.

Promover una amplia libertad para el tránsito de obras es reducir la burocracia que condenaba, por ejemplo, a galeristas y artistas del interior a trasladarse personalmente a Buenos Aires para tramitar el permiso. El arte, como manifestación estética y cultural, es sublime expresión de libertad. Cómo pensar que esa libertad pudiera quedar condicionada por vetustas regulaciones intervencionistas. Es menester acotar todo lo posible aquellas barreras que innecesariamente traban su disposición augurando así una mayor apertura del mercado local hacia plazas internacionales. La globalización exige adecuar permanentemente normas y regulaciones. Al fin y al cabo, hacerlo es posibilitar que el arte argentino continúe insertándose con fuerza y protagonismo a escala global.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.