San Isidro: surgieron dos islas frente a la costa y quieren que sean reserva natural

Una de las islas se puede atravesar en lancha por un canal natural
Una de las islas se puede atravesar en lancha por un canal natural
Víctor Pombinho Soares
(0)
8 de febrero de 2018  • 13:19

Frente a las costas de San Isidro, en el Río de la Plata, se están formando dos islas en la confluencia de los canales San Antonio y Luján. Se trata de un fenómeno que iba a suceder dentro de cientos de años, pero se adelantó al acelerarse la sedimentación del río. El municipio va a declararlas reserva natural para mantener el ecosistema y evitar la especulación inmobiliaria.

La más grande de las islas tiene cinco hectáreas y comenzó a consolidarse hace tres años. Muy cerca hay islotes más pequeños. Si bien aún hay bancos de arena y juncos, comenzarán a crecer otras especies vegetales, árboles como el sauce (típicos del Delta) hasta llegar a convertirse en tierra firme y consolidarse en islas, según expertos en biodiversidad.

Las islas de San Isidro desde un drone

2:21
Video

Los fines de semana en que hay buen tiempo, hay vecinos que se acercan a las islas en barcos y motos de agua y hasta hay quienes toman sol en el lugar.

Cuando el agua sube, la gente camina por las islas
Cuando el agua sube, la gente camina por las islas Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Gutierrez

Según la ley, pertenece al municipio de San Isidro "toda isla que se forme frente a la ribera del Río de La Plata, entre la línea determinada por la proyección de la calle Uruguay sobre el Río de La Plata hasta el punto geográfico situado a 34º 22' de latitud sur y 58º 23' de longitud oeste y la línea determinada por la proyección de la calle Paraná hasta el punto geográfico situado a 34º 25' de latitud sur y 58º 19' de longitud oeste".

Otra vista de las islas
Otra vista de las islas

"Si bien estos terrenos aluvionales pertenecen al gobierno de la Provincia de Buenos Aires, al ser jurisdicción del partido de San Isidro la zonificación y los usos los establece el municipio", explicó el subsecretario de Inspecciones, Registros Urbanos y Tránsito, Walter Pérez.

Próximamente, se marcarán y referenciarán con boyas los límites de las islas, que luego serán declaradas por el intendente Gustavo Posse como área natural protegida. En un futuro próximo, tal como en el Parque Municipal Ribera Norte, la gente podrá recorrer y visitar estas islas con guías locales.

Las islas están llenas de juncales
Las islas están llenas de juncales

Cómo se forman las islas

A lo largo de su recorrido los ríos van arrastrando pequeñas partículas de sedimentos que se encuentran en el lecho y en las riberas. Cuando el río llega a su desembocadura, la velocidad del agua disminuye y los sedimentos tienden a irse al fondo. Se forman así bancos de sedimentos que van creciendo continuamente. Estas zonas de desembocadura donde se acumulan sedimentos se llaman deltas, y luego de varios siglos o miles de años, los depósitos de sedimentos llegan a formar islas.

El delta del Paraná es el quinto en importancia mundial y el tercero más importante de América del Sur. Actualmente el río Paraná aporta 160 millones de toneladas de sedimento por año al delta y este avanza 60 metros por año en promedio.

La velocidad de crecimiento depende del aporte de sedimentos, que principalmente provienen del río Bermejo, de la acción marina y de la variación en el nivel del mar. La acumulación de sedimentos permite luego la colonización por los juncos y, mientras avanza esta especie, va frenando cada vez más la velocidad del agua, por lo cual decantan más sedimentos y cambian las condiciones del suelo, aumenta el nivel, y esto permite el arraigo de otras especies de herbáceas y luego árboles como el ceibo.

Un hombre atraviesa el canal en una moto de agua
Un hombre atraviesa el canal en una moto de agua Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi

El juncal es la primera y mejor defensa de la costa. por eso el municipio de San Isidro busca conservar en toda su costa ese ambiente natural que permitirá la colonización posterior de otras plantas, haciendo el ambiente más diverso y mejorando la calidad ambiental. Además, se recupera el paisaje original.

El delta del Paraná es una gran esponja que reduce los efectos de las inundaciones evitando graves efectos en las poblaciones costeras. Su modificación, por la construcción de edificios produce consecuencias graves y costosas.

El proyecto de la Isla del Plata

"En la época de Menem-Duhalde, con el municipio de Tigre -recuerda Posse mientras navega la zona en lancha con LA NACION- se aprobó que se hiciera frente a San Isidro un relleno que se denominó comercialmente Isla del Plata, que era un barrio cerrado de cuatrocientas hectáreas más otras trescientas que necesitaban para contener la sudestada y que se iba a comunicar por un puente con San Isidro a la altura de la catedral".

"Ahí es cuando me preocupé y empezamos con la comunidad a luchar para que no se aprobara eso y pudimos demostrar que era imposible que tuvieran escrituras sobre esas tierras. Después hicimos una modificación de la ley, junto con los intendentes de entonces de Tigre, San Fernando y Vicente López para que las islas estén bajo la jurisdicción de cada municipio. Lo que hacemos son actos jurisdiccionales para que no haya usurpaciones. Hubo un aceleramiento en la formación de las islas en virtud de las modificaciones que se hicieron río arriba, en el Río Luján, a la altura del Tigre", relata Posse.

Juncos en primer plano; al fondo, la costa de San Isidro
Juncos en primer plano; al fondo, la costa de San Isidro Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi

"Tenemos un criterio de preservación de la naturaleza, por eso queremos que sea una reserva ambiental. Le damos entidad a la isla y fijamos su jurisdicción para vincularla con la reserva que hay en la costa", afirma el intendente.

El suelo llegó a la cota en que se puede pisar, arriba de los tres metros. Es un suelo que puede ser catastrable. Cuando hay sudestada o crecida las islas quedan quince centímetros bajo el agua. "Queremos preservarlas como un lugar virgen para las generaciones futuras y que no se construya", afirma el intendente, que recuerda que hace seis años apareció una construcción de madera, con base, que tuvo que ser demolida. Además, cada tanto hay algún inescrupuloso que intenta lotear y vender los terrenos a personas humildes. "Al crear la reserva el riesgo del negocio inmobiliario queda suprimido", cierra Posse.

El municipio de San Isidro demarca la zona para que no se produzcan usurpaciones
El municipio de San Isidro demarca la zona para que no se produzcan usurpaciones Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi

Lobitos de río, coipos, tortugas y 150 especies de aves

Bárbara Gaspar, especialista en Áreas protegidas y Desarrollo Ecorregional y directora de Ecología y Conservación de la Biodiversidad de San Isidro se entusiasma con la futura reserva: "El área es un criadero de fauna, hay muchísima. Dentro de las especies que están en peligro de extinción vas a encontrar el lobito de río, que es carnívoro. Cuanto más avance el delta más posibilidades tenemos de que esta especie tenga un hábitat y la podamos ver más seguido. Entre otros mamíferos vas a encontrar también el coipo, al que generalmente se le dice nutria, pero no lo es. Es un herbívoro, que come plantas acuáticas".

Una garza blanca que atrapó un pez
Una garza blanca que atrapó un pez

"La zona se va a terminar poblando con carpinchos y hay gran abundancia de aves. Hicimos estudios y hay 150 especies de aves. Pero en algunos años va a haber registros en la zona de más de 300 especies. En las islas nuevas tenés el juncal, entonces van apareciendo especies relacionadas con ese ambiente. Y a medida que se van asentando las islas la vegetación va cambiando. Después del juncal viene el matorral ribereño, después aparecen bosques de sauces y ceibos y, según se va elevando el terreno, tenés distintos ambientes, lo que hace que haya más variedad de aves. Entre las aves vas a encontrar chajás en gran cantidad y distintas especies de patos, macás y garzas", señala la experta.

Además, en la zona hay tres especies de tortugas acuáticas, que se alimentan de peces: la tortuga de río, la tortuga de laguna y la tortuga pintada y cada vez va a haber más variedad de anfibios y reptiles, a medida que se van formando las islas. Allí habitan la ranita de zarzal, ranitas trepadoras y ranitas boyadoras. También hay peces, como sábalos, mojarras, sardinas de río, bogas, dorados, bagres, pejerreyes, madrecitas y rayas, entre otros.

Gaviotas en una de las playitas
Gaviotas en una de las playitas

"La protección de las nuevas islas se suma a las áreas ya protegidas. Esto va a hacer que sea viable en el largo plazo la conservación de especies. Necesitamos que haya gran cantidad de animales de una especie para que no haya endogamia. Eso nos permite conservar buenas poblaciones y que sea viable a largo plazo. La idea es producir naturaleza, que haya ecoturismo", explica Gaspar.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.