Cualquier hora y lugar son buenos para escuchar un cuento

Tendencia. Los dispositivos digitales reinventan la tradición de la narración oral a través de aplicaciones aptas para todas las edades
Verónica Boix
(0)
11 de febrero de 2018  

Crédito: Pablo Feliz

Como en los orígenes de la literatura una voz contaba historias alrededor del fuego, hoy las narraciones vuelven a circular a través de los dispositivos digitales: un celular resulta la llave para entrar a otros mundo que conviven con este.

Ya sea en la cinta del gimnasio, cocinando o en el caos infernal del tránsito, un cuento espera al alcance de la mano; mejor dicho, del oído. El fenómeno del audiolibro, es decir, una voz que narra y despliega el texto en una experiencia sensitiva nueva, ya tiene más de diez años en el mundo, pero en el país recién ahora toma impulso suficiente para renovar la manera de descubrir un libro.

Narrativa del siglo XXI

No hay que ser especialista para conocer la nueva narrativa argentina, alcanza con entrar a la Web o instalar la app de Audiocuentos ( http://www.audiocuento.com.ar), el proyecto libre y gratuito de Una Brecha y Grupo Heterónimos que va por su segunda entrega y cuenta con más de setenta autores. La idea es simple: seleccionaron cuentos de escritores contemporáneos ya consagrados y emergentes; al mismo tiempo, convocaron a actores, locutores y aficionados para que los interpretaran, además de ilustradores que trabajaron especialmente con los relatos. El resultado: la sensación de escuchar un secreto al oído.

"El proyecto surgió como una búsqueda de incorporar nuevas tecnologías a la literatura que se escribe hoy en el país. Lo pensamos para un público no vidente, y por eso la importancia de lo oral. Pero en cuanto lo publicamos, tomó vida y empezó a circular por muchísimos lugares que no imaginábamos. Por ejemplo, en escuelas del interior del país, que nos piden los audios en MP3 para poder trabajarlos con los chicos en lugares que muchas veces no tienen acceso a Internet. Sobre todo, fue muy bien recibido por un público mucho más amplio, personas que no están acostumbradas a leer literatura argentina del siglo XXI, que se encontraron con la posibilidad de conocer autores de una manera poco habitual", dice Nicolás Hochman, el director general del proyecto.

Si bien desde hace unos años ya existe la audioteca del Ministerio de Cultura de la Nación ( https://www.cultura.gob.ar/publicaciones/audioteca), por ahora sólo cuenta con doce títulos. De todas formas, brinda la posibilidad de escuchar historias de escritores argentino -muchos de ellos canónicos-, como Ricardo Piglia o Sara Gallardo. Un beneficio adicional: los grandes relatos de estos autores resuenan con nueva vitalidad en la voz de artistas como Fernando Noy y Verónica Llinás.

Susana Fresno, una asistente social de 67 años, descubrió al jubilarse que la tecnología podía ser una buena compañera. "Siempre me gustó esa sensación de voces rumiándome al oído. A veces, cuando no puedo dormir, escucho audiocuentos, que me producen el efecto de estar en una mecedora; me hacen sentir que floto en el espacio. Puedo disfrutar y emocionarme".

No es como la música en streaming, ni como el relato mecánico de una máquina: la sensación es la de ser parte de una conversación íntima. Dicho de otro modo, en la voz de un extraño los relatos adquieren una cercanía inusual, como si fueran un inesperado compañero de viaje.

"Más allá de la libertad de las manos libres, o de la comodidad de escuchar en transportes públicos, pienso que lo que se gana es una interpretación: hay una voz dándole cuerpo a la fonética, a las pausas; todo un ritmo que se hace presente. En otras palabras, una música. Por otro lado, esta "forma nueva" es absolutamente antigua. Así es cómo se transmitían los relatos más primitivos, de forma oral. Así que también hay algo que se recupera de una experiencia directa: que alguien nos cuente algo nos sujeta", dice el escritor Valentino Capelloni, autor de uno de los cuentos seleccionados para el proyecto.

A decir verdad, la tradición oral tiene un recorrido largo en la historia nacional. Alcanza con pensar en las payadas o en el Martín Fierro para reconocer su importancia. Esa suerte de democratización de la cultura que anida en la oralidad interesa desde hace tiempo a la escritora Gabriela Cabezón Cámara, que actualiza en su obra la gauchesca. Sin ir tan lejos, su novela reciente Las aventuras de la China Iron, retoma la vida de la pareja de Fierro y, al mismo tiempo, habla de las ideas y los conflictos que atraviesa la sociedad de hoy. No es casual que su relato No mata pueda escucharse en Audiocuentos.

"Creo que tal vez hacen a la literatura más accesible para la gente que no va a ir a la librería a comprar un libro de literatura argentina contemporánea. En ese sentido, pueden ser muy exitosos, creo yo, si tienen la difusión necesaria. Le aporta, en principio, a la salud de la columna vertebral no llevar tantos libros encima", dice Cabezón Cámara, con una cuota de humor.

Eso no es todo: las ventajas no se limitan a una cuestión de tiempos y espacio. "Los cuentos están interpretados por actores, gente experta y sensible para poner en acto la palabra. La tecnología es beneficiosa para la trasmisión oral de los relatos también porque expande el público, lo abre, tanto en lo geográfico como en lo etario", dice el escritor Jorge Consiglio, uno de los encargados de elegir los textos de Audiocuentos. Y aporta datos precisos del fenómeno: "Solo para poner un ejemplo, desde que se inició el proyecto, hubo 500 mil visitas a la web, con picos de 20 mil visitas en un día. Esas visitas son de 123 países y un dato para destacar es que el 30% de los lectores tiene menos de 24 años".

Lectura colectiva

En el tiempo sin tiempo de la ficción, dejan de ser desesperantes las esperas de los trámites eternos, las colas de banco o la antesala del consultorio. Se vuelven una oportunidad para escuchar libros. Porque, además de las plataformas gratuitas, existen tiendas virtuales como Audible, Audioteka y Storytel. En ellas se pueden encontrar bestsellers de Isabel Allende o Dan Brown, biografías actuales y también clásicos de la literatura universal como Guerra y paz de León Tolstoi. Solo que interpretados en español ibérico o neutro.

A partir del éxito comercial que tuvo el formato de audiolibros en inglés, tanto en Europa como en Estados Unidos, Penguin Random House entendió que había un público hispanohablante que también estaba interesado. Así incorporó en el país un catálogo con más de doscientos títulos, con autores como Roberto Bolaño o Claudia Piñeiro.

Catalina Lucas, directora de estrategia digital de la editorial, piensa que la tecnología puede tener efectos positivos sobre la difusión y producción de la literatura: "En lo personal creo que aportan libertad. La posibilidad de elegir un formato de lectura que se adapte al contexto en el que se encuentra el lector, el audio mientras cocino, el e-book durante un viaje y el libro físico en casa. Desde un punto de vista objetivo, la tecnología ha empujado un crecimiento en la cantidad de lectores a nivel mundial. Permite dar a conocer y tener acceso a las obras de los autores en todo el mundo el mismo día de la publicación. Las bibliotecas digitales también son una gran alternativa para ello".

Los detractores de las herramientas tecnológicas suelen alegar que su uso -o abuso- genera ansiedad, provoca aislamiento y lleva a la despersonalización. No hay dudas de que la experiencia cambia, pero eso no necesariamente conlleva una desventaja. Para Consiglio, la tecnología puede nutrir la experiencia. "Cada soporte establece una dialéctica con el receptor que influirá directamente en el mensaje, en este caso el texto literario. Conocemos de sobra el mal uso de la tecnología; sin embargo, también hay un empleo bueno y nutritivo. Las nuevas herramientas tecnológicas posibilitan el acceso a una nutrida variedad de textos y, en otro orden, la alternativa de escuchar un cuento leído enriquece la experiencia: al contenido del relato se le suman los matices -silencios, pausas, colores y tonos? propios de la interpretación oral", dice el autor de Hospital Posadas.

Hay que insistir: nuevas experiencias colectivas, hasta hoy inimaginables, se vuelven posibles gracias a la tecnología. Por ejemplo, la economista Valeria Lo Tártaro cumplía treinta años de egresada de la escuela secundaria y quería festejarlo. Pero, en lugar de organizar la reunión típica, armó por WhatsApp un grupo de lectura con sus excompañeras. "Hay que postularse como lectora, elegir una novela y mandar un audio por capítulo de no más de diez minutos. Cuando se termina el libro, se abre un debate durante dos días. Cada una aporta desde su lugar: somos treinta, una vive en Austria, otra en Italia, dos en el interior del país. Entre todas hablamos de los recursos literarios, de los estilos, de las perfiles psicológicos. Ya leímos a Haruki Murakami, Samanta Schweblin, Milena Busquets y Claudia Piñeiro", cuenta entusiasmada.

Resulta estimulante pensar que este es sólo el comienzo de la interacción entre literatura y tecnología. "En los últimos años hemos lanzado una red social para escritores, http://megustaescribir.com, un sello de auto-publicación llamado Caligrama, una escuela online de escritura y edición llamada Cursiva", dice la directora digital del Grupo Random House. Con timidez, empiezan a surgir otras experiencias, como la nueva edición de La maestra de canto (Letras del Sur), que incluye la posibilidad de descargar una app y escuchar a su autora, Silvia Arazi, leyendo fragmentos de la novela a través de realidad aumentada.

Sin embargo, los melancólicos podrían pensar que algo se pierde en el camino. "Yo creo que no"-dice Hochman sin dudarlo-. En el último tomo de Los diarios de Emilio Renzi Piglia habla de esto y dice que, en definitiva, la manera de leer es la misma ahora que en la época de Aristóteles. Que leemos igual. Cambian los formatos, cambian los hábitos, pero hay algo del proceso de lectura y escritura que permanece. Hay cada vez más posibilidades, y eso a veces puede ser un poco aterrador. Pero me parece que es parte del desafío".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.