srcset

Revista Susana

Desde adentro, un recorrido por los palacios porteños más imponentes

(0)
27 de febrero de 2018  • 18:25

Palacio Errázuriz

Fue pensado por el diseñador y anticuario parisino Georges Hoentschel y tiene, como característica peculiar, una escuela de decoración diferente en cada una de las habitaciones. El comedor representa el estilo Luis XIV, caracterizado por los mármoles de distintas tonalidades; sobre la mesa lateral se destacan dos perros de Fo, originarios de la dinastía Ming (1644), hechos en cerámica color turquesa realzada en verde y ocre. En el año 1937, el palacio dejó de ser una residencia privada y hoy es el Museo Nacional de Arte Decorativo, donde se albergan más de 5000 piezas de gran valor artístico. El recorrido por el museo incluye siete salas ubicadas en la planta baja y es un emblema de la historia del arte.

El acceso sobre la calle Pereyra lucena resguarda un pequeño jardín que emula el Petit Trianon de Versalles. El gran portón de hierro forjado y bronce da acceso al Patio de Honor.
El acceso sobre la calle Pereyra lucena resguarda un pequeño jardín que emula el Petit Trianon de Versalles. El gran portón de hierro forjado y bronce da acceso al Patio de Honor. Crédito: Tadeo Jones, Revista Hola

Crédito: Daniel Karp

El dormitorio del dueño de casa data de la segunda mitad del siglo XVIII y su estilo es rococó francés.
El dormitorio del dueño de casa data de la segunda mitad del siglo XVIII y su estilo es rococó francés. Crédito: Daniel Karp

Palacio Ortiz Basualdo

La sede de la Embajada de Francia es considerada una obra emblemática del academicismo del siglo XIX en nuestro país. El Palacio Ortiz Basualdo fue diseñado en 1912 y el propietario contrató al reconocido arquitecto francés Paul Pater con una consigna: la fachada debía ser monumental. Como las familias más ricas de la época, los Ortiz Basualdo llevaban un estilo de vida digno de la nobleza europea. Los detalles ornamentales de la sala de baile son un ejemplo del estilo parisino de principios del siglo XX: en ella resaltan las doradas boiseries, decoradas con instrumentos musicales, arañas de cristal y detalles de hierro forjado en puertas y ventanas.

El jardín D´hiver , devenido living, era el lugar en el que Mercedes Zapiola de Ortiz Basualdo tomaba el té con sus amigas.
El jardín D´hiver , devenido living, era el lugar en el que Mercedes Zapiola de Ortiz Basualdo tomaba el té con sus amigas. Crédito: Tadeo Jones, Revista Hola

Palacio Alvear

Cabales representantes de la predilección argentina por la cultura francesa en la primera mitad del siglo XX, Federico de Alvear y su esposa, Felisa Ortiz Basualdo, construyeron este palacio, actual sede de la Embajada de Italia. El matrimonio pasaba prolongadas estadías en París y tenía buen conocimiento de la tradición artística francesa; de hecho, fue diseñado por el propio Federico, que era un apasionado de la arquitectura. La residencia se encuentra rodeada de un amplio jardín. Luego de cuatro años fue vendido al rey Víctor Manuel III y en 1924 pasó a manos del Gobierno italiano, que lo convirtió en la residencia de los embajadores.

El palacio está inspirado en el Musée Rodin de París.
El palacio está inspirado en el Musée Rodin de París.

La imponente escalera de mármol blanco conecta la recepción con las habitaciones privadas de la planta alta.
La imponente escalera de mármol blanco conecta la recepción con las habitaciones privadas de la planta alta. Crédito: Matías Salgado, Revista Hola

Palacio Bosch

Fue inaugurado en 1917 por encargo de los Bosch-Alvear y es un hito de la arquitectura nacional. La residencia de los embajadores de Estados Unidos está construida en piedra París, tiene cuatro niveles y más de 3600 metros cuadrados de superficie. Barack Obama y los expresidentes Roosevelt, Eisenhower y Bush, entre otros, fueron algunos de los huéspedes que han pasado en los 100 años de historia. La arquitectura se inscribe dentro de la cultura del pastiche, género artístico que consiste en recrear obras consagradas. El palacio recobra distintas manifestaciones del arte del siglo de las luces, al tiempo que recrea la arquitectura de la gran tradición francesa. El jardín, emblemático, fue obra de Achille Duchêne y Charles Thays.

La fachada del Palacio Bosch
La fachada del Palacio Bosch Crédito: Tadeo Jones, Revista Hola

El comedor tiene capacidad para 30 personas y aquí se celebran las cenas de Estado.
El comedor tiene capacidad para 30 personas y aquí se celebran las cenas de Estado. Crédito: Ignacio Arnedo

Music room es la habitación con mayor opulencia del edificio: su mobiliario es estilo Imperio y todo el lugar está tapizado con un género que replica el original.
Music room es la habitación con mayor opulencia del edificio: su mobiliario es estilo Imperio y todo el lugar está tapizado con un género que replica el original. Crédito: Ignacio Arnedo

El ball room, precedido por cuatro columnas corintias, tiene una de las boiseries más importantes del palacio.
El ball room, precedido por cuatro columnas corintias, tiene una de las boiseries más importantes del palacio. Crédito: Ignacio Arnedo

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?