Kirchnerismo, massismo y peronismo, reunidos por "la unidad" en la universidad de Víctor Santa María

Dirigentes de distintas fuerzas se reunieron para dar un mensaje de unidad
Dirigentes de distintas fuerzas se reunieron para dar un mensaje de unidad Crédito: @CrisAlvarezRod
Brenda Struminger
(0)
8 de febrero de 2018  • 20:20

Las temperaturas extremas de esta tarde no impidieron el encuentro entre referentes que responden a Cristina Kirchner, Sergio Massa y Florencio Randazzo en la sede de la Universidad Metropolitana, de la Fundación Octubre, que dirige el sindicalista kirchnerista Víctor Santa María. Falta mucho para las elecciones de 2019, pero los dirigentes conversan preocupados por el avance de Cambiemos, con la mira en la complicada "unidad".

Fuentes del kirchnerismo aseguraron a LA NACION que el lugar elegido para el encuentro, en la sede de la universidad en Sarmiento y Junín, representa un "mensaje de unidad" después de la derrota en las elecciones legislativas de 2017, donde se presentaron divididos. Aquí se celebraron varios encuentros, el año pasado, que convergieron en el frente Unidad Porteña, que terminó llevando juntos a las elecciones primarias a distintas facciones del peronismo en la Ciudad. "Víctor es imparcial, por eso tiene la capacidad de organizar esto", dijo una fuente de la Umet.

Distintos sectores del peronismo se reunieron en búsqueda de la unidad partidaria para 2019

4:38
Video

Varios dirigentes señalaron que la elección del lugar también es una forma de apoyo a Santa María, jefe de los porteros y del diario Página 12, en la mira de la Unidad de Información Financiera y de la Justicia Federal por supuestas maniobras de lavado de dinero. Sobre todo después de las detenciones de importantes jefes sindicales como Marcelo Balcedo -Soeme- y Juan Pablo Pata Medina -Uocra-.Y en medio del enfrentamiento entre el Gobierno y el camionero Hugo Moyano.

La convocatoria para el encuentro de hoy empezó en diciembre y estuvo a cargo de seis referentes de los espacios en los que quedó dividido el peronismo después de las elecciones legislativas: los diputados nacionales Daniel Arroyo y Felipe Solá (FR); los kirchneristas Daniel Filmus y Agustín Rossi; y los randazzistas Fernando "Chino" Navarro, líder de Movimiento Evita y Alberto Fernández.

Qué se discute

Los dirigentes de las distintas fuerzas presentes hoy discuten entre los distintos paneles de políticos y académicos, cómo enfrentar a Cambiemos en 2019 después de la derrota del año pasado. Según aseguraron a LA NACION en los pasillos de la universidad, sus presencias estaban acordadas con sus respectivos líderes, Sergio Massa (Frente Renovador), Cristina Kirchner (Unidad Ciudadana) y Florencio Randazzo (Cumplir), enfrentados entre sí.

"Cristina está al tanto de esto, estuvo de acuerdo, nosotros nos debemos un debate interno frente a las políticas de este gobierno", dijo Daniel Filmus ante una consulta de LA NACION.

"Massa está perfectamente al tanto, ayer tuvimos una reunión de tres horas con el bloque", sostuvo por su parte Felipe Solá.

"Sí, estuvimos charlando con Florencio en general", dijo Juan Manuel Abal Medina, ex senador. "Él adhiere a esto de coincidir en los distintos espacios en diferencias programáticas con el Gobierno. La unidad es una construcción donde todos aceptemos los errores y tengamos capacidad de autocrítica".

Desde los primeros días de enero tienen lugar reuniones entre los espacios en los que se encuentra dividido el peronismo. La de hoy es la de mayor envergadura. Los presentes buscan mandar un mensaje de unidad a la sociedad, pero son conscientes de que los hasta el momento infranqueables enfrentamientos entre las cúpulas de sus partidos.

Uno de los presentes hoy en la Umet fue Gustavo Menéndez, intendente del Partido de Merlo y presidente del PJ bonaerense. Hace aproximadamente un mes se reunió con Sergio Massa y ambos dejaron trascender una foto juntos. Pero cuando Menéndez deslizó que existía la posibilidad de que Massa se reuniera con Cristina, el tigrense salió a negarlo, tajante, a través del jefe de su bloque en la Cámara de Diputados bonaerense.

"Me convencieron de venir el 28 de diciembre. Ahora hay buenas intenciones, habrá que ver qué pasa más adelante. Los escollos acá son la inmadurez, el dogmatismo, el sectarismo y el personalismo", agregó Solá. "Ahora todos quieren ser cabeza de algo, pero pienso que va a haber una madurez, y el que más trabaja, para nosotros, es Massa".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.