Del primer contacto entre las Coreas, con bailes en la Villa, al enojo iraní por ser discriminados

El izamiento de la bandera de Corea del Norte
El izamiento de la bandera de Corea del Norte Fuente: AP
(0)
9 de febrero de 2018  

PYEONGCHANG.- Bailes y canciones sirvieron ayer de recibimiento a los deportistas de Corea del Norte en la Villa Olímpica de los Juegos de Pyeongchang 2018, mientras este país organizaba un desfile militar al otro lado de la frontera (ver sección El Mundo, Pág. 8). El recibimiento de la delegación norcoreana en la Villa Olímpica fue más festivo de lo esperado, con las dos Coreas divirtiéndose juntas, con canciones y bailes. Estos "Juegos de la Paz", como han sido denominados por Corea del Sur, han permitido desde hace un mes un acercamiento entre los dos países, cuando las tensiones se habían multiplicado en relación a las ambiciones nucleares de Corea del Norte.

Los 22 deportistas de Corea del Norte invitados, acompañados de dirigentes, así como de 80 animadoras, entraron oficialmente ayer en la Villa Olímpica de Gangneung, la localidad costera que alberga las pruebas de hielo de los Juegos.

Las caras serias de la delegación norcoreana cambiaron cuando actuaron las animadoras venidas de su país. En su tercera canción, los deportistas norcoreanos que estaban en línea frente a ellas comenzaron a bailar, para luego invitar a hacerlo a los voluntarios surcoreanos que trabajan en los Juegos.

"Tenía un poco de miedo al inicio porque no mostraban nada, chocaban simplemente sus manos. Estaban muy serios", explicó Jeon Moon-Kyung, una voluntaria de 15 años. "Pero después nos pidieron con verdadero entusiasmo que nos uniéramos a ellos para bailar", añadió. Su amiga Choi Myo-Seon tuvo la misma sensación: "Durante un momento fue como si el muro que nos separa se hubiera evaporado", dijo.

El acercamiento entre las dos Coreas se materializa en estos Juegos con un desfile común de los atletas en la ceremonia de inauguración, el viernes, así como un equipo unificado de hockey sobre hielo femenino. Mientras tanto, a 200 km de allí, Corea del Norte celebró este jueves un desfile militar en Pyongyang, una demostración de fuerza la víspera de la ceremonia de apertura de los Juegos.

La ceremonia de bienvenida a los atletas de Corea del Norte, en Pyeongchang
La ceremonia de bienvenida a los atletas de Corea del Norte, en Pyeongchang Fuente: AFP

El veredicto sobre los rusos

Por otra parte, la estrella rusa del short-track Viktor Ahn, seis veces campeón olímpico, y el biatleta Anton Shipulin sabrán recién hoy si pueden participar en los Juegos, anunció el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS), encargado de tomar la decisión. Ahn y Shipulin forman parte de un grupo de 47 deportistas rusos a los que el Comité Olímpico Internacional (COI) no ha invitado a los Juegos por las sospechas de dopaje que pesan sobre Rusia y que han provocado la suspensión al Comité Olímpico Ruso (ROC).

Hasta este jueves, solamente 168 deportistas rusos 'limpios' han sido admitidos a participar en los Juegos, bajo bandera olímpica y el nombre de Atletas Olímpicos de Rusia (OAR). El TAS se declaró incompetente para juzgar el recurso de otros 13 deportistas y entrenadores. Estos 13 rusos apelaron también la decisión del COI de no invitarlos a los Juegos de Pyeongchang

Enojo de Irán por los celulares

El Gobierno en Teherán acusó a Corea del Sur de discriminar a los cuatro participantes iraníes en los Juegos por no entregarles un smartphone como regalo de bienvenida. El Gobierno incluso citó al embajador surcoreano en Teherán y el Ministerio de Exteriores advirtió a Seúl que habrá consecuencias.

Todos los atletas de los Juegos recibieron un celular, con excepción de los cuatro iraníes y los 22 norcoreanos debido a las sanciones de la ONU impuestas a los dos países.

Samsung, patrocinador de los Juegos Olímpicos de Invierno, ofreció unos 4000 smartphones del modelo Galaxy Note 8 en una edición especial para los deportistas y funcionarios. Cada dispositivo está valorado en al menos 800 euros (980 dólares). El presidente del Comité Olímpico Nacional iraní, Resa Salehi Amiri, anunció que regalará él mismo a sus deportistas los teléfonos.

El embajador surcoreano destacó que ni el Gobierno de Seúl, ni Samsung han tenido nada que ver con esta decisión. Se trata de una medida de los patrocinadores de los Juegos.

"Es inmoral y va en contra del espíritu olímpico", dijo el portavoz del Ministerio de Exteriores iraní Bahram Ghassemi, según la agencia Tasnim. Samsung debe disculparse por esta "decisión poco inteligente" o habrá consecuencias económicas, amenazó. Corea del Sur es uno de los socios comerciales más importantes de Irán y Samsung domina desde hace años el mercado electrónico surcoreano.

Fuentes: AFP y DPA

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.