Subió otra vez el dólar, que se instaló sobre los 20 pesos y ya avanza 6,8% en el año

Trepó otros 27 centavos en la jornada y marcó un nuevo máximo nominal histórico, pese a un intento del Banco Nación de moderar la escalada; temor por el traslado a la inflación
Javier Blanco
(0)
9 de febrero de 2018  

El dólar alcanzó ayer un nuevo máximo histórico, al cerrar a un promedio de $20,22 para la venta al público y de $19,98 para operaciones mayoristas, precios que implican alzas de 27 centavos (o 1,45%) para el día en cada caso.

La plaza cambiaria local volvió a mostrarse desbalanceada entre oferta y demanda, ya que mientras la primera flaqueó durante toda la jornada, la segunda se mantuvo siempre sostenida. Por eso nadie en el mercado se sorprendió por un cierre en precios máximos, aunque el Banco Nación intentó bajarlos vendiendo unos US$100 millones en los últimos minutos de la rueda.

Con su aporte, el banco oficial intentó cubrir el faltante de oferta privada, pero no alcanzó para torcer la tendencia del mercado.

El peso argentino se deprecia 1,44% y cierra 20,20 por dólar

1:23
Video

Lo que dejó bien a la vista la escalada del billete es que por primera vez desde que despertó de una larga siesta el relevamiento de precios que lleva adelante el Banco Central (BCRA), tanto para la venta en mostrador como para la que se hace por medios electrónicos, cerró homogéneamente ubicado arriba de los $20. Quedó a $20,30 pesos para la venta en los bancos ICBC e Itaú; a $20,25 en el Galicia y el Santander; a $20,21 en el BBVA-Francés; a $20,20 en el Patagonia, el Macro y en la venta por mostrador de los bancos oficiales Nación y Ciudad; a $20,17 en el Supervielle y el Credicoop y para la venta electrónica del Nación (en el Ciudad, para esa modalidad, se expedía a $20,15), y a $20,10 en el HSBC (ver http://www.bcra.gov.ar/PublicacionesEstadisticas/Tipo_de_cambio_minorista_2.asp).

Con la suba de ayer, el dólar se encareció ya $1,30 (o 6,8%) en lo que va del año y 1,5% en lo que va de febrero. Pese a esto, y a la amenaza que puede implicar su sostenida escalada para una inflación ya alimentada por los repetidos ajustes tarifarios, los precios del billete que se validan en el mercado de futuros (se pagaron $20,35 para fin de mes y $21,78 para fin de junio, el plazo más largo operado localmente), insinúan que la tendencia alcista se mantendría en los próximos días, a menos que surja una señal oficial para moderarla.

Además, en operaciones pactadas luego del cierre del mercado, "el billete siguió muy demandado y su precio implícito mayorista superó $20,10", refirió en su informe María Laura Segura, del Grupo SBS.

Operadores y analistas coinciden en que, si bien parte de las suba deriva del cambio que se observa en el clima financiero internacional (lo que genera una salida de capitales de toda la región), el cambio de tendencia en la plaza cambiaria local obedece más a las secuelas que dejó el recalibramiento de metas de inflación que hizo el Gobierno a fin de 2017.

Después de todo, ya se sabe que uno de sus objetivos fue precisamente el de alentar una mejora en el tipo de cambio para evitar que sigan creciendo fuerte los déficits de la balanza comercial y de pagos.

"Esto arrancó como un movimiento buscado por la política económica con el cambio de las metas, aunque se potenció por la corrección que vemos en los mercados internacionales. Si no fuera así, no veríamos al BCRA comprándole dólares al Tesoro", explicó la economista Marina Dal Poggetto, directora del estudio EcoGo, en alusión a los US$3000 millones que adquirió en enero y a los US$ 1000 millones que sumó el pasado jueves.

Claro que a esto sumaron otros factores coyunturales como:

*El impacto que el conflicto con los transportistas de granos está teniendo en la oferta de dólares originada en las exportaciones cerealeras.

*El empuje extra que puede haberle dado a la demanda el paro bancario de hoy y la seguidilla de inactividad que tendrá la plaza por los feriados de Carnaval.

*La sostenida demanda para hacer frente a gastos vinculados con estadías o viajes al exterior por hacer o ya realizados.

La visión de los operadores

"La presión sobre el billete se notó ya en la apertura y se potenció por el nerviosismo que generó la nueva caída de las bolsas", refirió Gustavo Quintana, de PR Cambios. "En un mercado tan sensibilizado, apenas los operadores notan que la oferta remolonea empiezan a tentarla ofreciendo pagar más pesos", explicó Fernando Izzo, de la corredora ABC.

Para los analistas, el telón de fondo de la suba del dólar es la aversión al riesgo que se instaló desde hace días en los mercados y tiene a los tumbos a Wall Street (y al resto de las bolsas, incluida la porteña, que ayer perdió 2%). "El tipo de cambio está presionado por eso y por el consecuente desarme de carteras en mercados emergentes", sostuvo Diego Martínez Burzaco, director de la consultora MB Inversiones.

"La volatilidad ha pasado a ser el factor determinante en los mercados y continuará por algún tiempo alentando la dolarización", dijo Agustín Trella, de Balanz Capital.

El clima también se reflejó en que los bonos argentinos volvieron a caer ayer, lo que elevó los rendimientos al 7,5% en la parte larga de la curva y colaboró para que la tasa de riesgo país trepe de 383 a 407 puntos (6,3%).ß

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.