0

Casación exculpó a un policía que "intuyó" una amenaza

Justificó la acción de un oficial de la Federal que disparó en un operativo
0
9 de febrero de 2018  

La discusión sobre la legítima defensa ante la sospecha de una amenaza inminente que, una vez concluido el hecho, no se verifica como tal fue objeto de un reciente fallo de la Cámara de Casación en el que se confirmó la absolución de un policía federal que, en un operativo, mató a un sospechoso que supuestamente tenía en sus manos una réplica de un arma de fuego armada con caños metálicos soldados.

El suceso en cuestión se produjo el 15 de febrero de 2012. El Grupo Especial de Operaciones Federales (GEOF) debía irrumpir, a las 6, en la casa 278 del Barrio Mitre para detener a Vittorio Ítalo Ismael Tapia y secuestrar armas y municiones. Al entrar en uno de los cuartos, y luego de haber advertido que lo haría a viva voz y de haber pedido que quien estuviera dentro alzara las manos, el oficial Rodrigo Alejandro Valente le disparó con su Sig Sauer calibre 5.56 a un hombre que estaba incorporándose en la cama y que, según él vio, enarbolaba algo que parecía un arma de fuego. El proyectil alcanzó en el abdomen a Alan Tapia, que a diferencia de su hermano Vittorio carecía de antecedentes, era estudioso y no era violento, según se lo describió.

Valente fue a juicio y el 5 de septiembre de 2013 un tribunal, en fallo dividido, lo absolvió al considerar que las circunstancias (la imposibilidad de determinar en un instante el grado de la amenaza que intuía) lo llevaron a cometer un "error insalvable", que, no obstante, no bastaba para poner en duda que había actuado en "legítima defensa".

La querella, al apelar, había afirmado que "jamás hubo legítima defensa" por "no haber existido ofensa previa y menos racionalidad del medio empleado". Los fiscales habían hecho hincapié en la "posición de amplia superioridad" que favorecía a Valente y en el hecho de que "había tenido alternativas menos lesivas para evitar la [eventual] agresión que le hubieran dado tiempo para lograr más información sobre la situación y así vencer el error en el que podría haberse encontrado" en cuanto a la réplica del arma.

Los jueces de la mayoría exculparon a Valente. Consideraron que "en las circunstancias fácticas expuestas no podía exigirse jurídicamente al encartado que verifique si el objeto que vio esgrimir a Tapia era o no un arma y, en su caso, cuáles eran sus condiciones de funcionamiento" y que el policía "no tenía otra alternativa más que neutralizar la agresión".

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.