Lincoln kitchen & bar: de Lincoln a Barrio Norte

Cocina de autor compleja, generosa y compatible
Alicia Delgado
(0)
11 de febrero de 2018  

Crédito: Facundo Basavilbaso

En un punto de la ciudad con poca gastronomía, entre Barrio Norte y Recoleta, tres jóvenes nativos de Lincoln aunaron sus saberes y deseos de concretar un restaurante fuera de los polos de moda. La gente que circula y acude a Lincoln sigue la línea medium age: a mediodía la oferta es correcta y diversa, tranquila, proliferan las tablets; de noche es glamoroso, cálido, con música y vestimentas a tono y, sobre todo, más gourmet. Cuatro sectores, desde el frente con vidriera a la calle y vista a la cocina, luego un pasaje con estanterías y vinos, sigue el bar con su barra y al fondo el encantador patio.

Blanco, negro y madera más pocos detalles déco, butaca larga de cuero, de noche mesas con individuales; los platos bien amplios mantienen el calor, un detalle de gastronomie poco respetado por la mayoría de los restós porteños. El color juega un papel importante: notables los tomates reliquia, de variedad de colores, tamaños y formas, desde blanquitos hasta violáceo berenjena, lisos o irisados, de la "ensalada de tomates orgánicos, jamón crudo y brie La Suerte".

Máximo de Ridder comanda la cocina, joven y guapo, creativo y dinámico, se formó en el IAG y pasó por lo de Berasategui en el País Vasco; por Aramburu en Buenos Aires, y en el Alvear Art Hotel; cocina de autor compleja, generosa y compartible (consultar al camarero) y precio razonable.

Empezar con quesos de La Suerte, chacinados artesanales, frutos secos, pickles y miel de frutas (380), tiradito del día con polvo de plátano, leche de tigre, sorbet de mandarina (210), pulpo con salsa verde, pan de papa y pencas de algas (290), y risotto con pesto de arveja y limón, vegetales asados y frutos secos (210), tortellini de camarón con salsa de crustáceos y caviar de ají (340), cochinillo confitado con guayaba, remolacha, mostaza de pera y nuez más zanahorias tiernitas o grilladas (330).

La pesca del día es recomendable, con puré de hinojos (mejor asados) y alioli de ajo-lima (310). Para carnívoros, la costilla de 12 horas con pickles, humita y mandioca frita. Insólita pizza (de masa madre) con cordero, hongos, salsa de tomate orgánico (280). Ricos panes de masa madre. Un postre sorprendente: mango, coco y piña.

Puntaje: 8

Dónde: French 3131

Teléfono: 15-2885-8737

otros: lunes, desde

las 19; de martes a sábado, mediodía y noche; domingo, brunch hasta las 17. No se cobra servicio de mesa.

El plato

Tomates orgánicos, fondue de tomates, hojas, jamón crudo, queso brie, garrapiñada de zapallo

Precios

Menú de mediodía: tres pasos, agua o jugo, $275 (10% de descuento en efectivo). Brunch, $900 para dos o tres comensales vinos

Carta de José Iuliano, sommelier de CAVE. Etiquetas de todas las provincias y bodegas boutiques. Espumantes por copa -Cruzat, Canale, etc., $150-.

Tragos

Ramiro Martín, socio y bartender, alumno de CAVE, en la barra de aperitivos, cítricos refrescantes, dulces frutales, intensos after dinner.

Para mejorar

Los manteles de papel del mediodía

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.