El látigo, la nueva forma de lidiar con los acosadores

Crédito: Shutterstock
Una dominatriz les enseña a las mujeres estrategias retóricas para usar en situaciones en las que hay un desequilibrio de poder con un hombre
Alice Hines
(0)
10 de febrero de 2018  

NUEVA YORK.- "Así que te gusta romper las reglas, ¿no?", le preguntó Kasia Urbaniak al hombre calvo sentado frente a ella. "¿O te gusta meterte en problemas? Eso es bastante ambicioso; que hayas venido acá y de inmediato hayas hecho algo que amerite un castigo. Ni siquiera tuve tiempo de sopesar qué tipo de castigo necesitás".

Urbaniak caminó de un lado a otro del escenario con sus botas de piel con tacón de plataforma. Una audiencia formada por unas 130 mujeres profesionales -banqueras, directoras de mercadotecnia, trabajadoras de la industria aeroespacial- observaba su demostración en el salón de un espacio laboral compartido en el centro de Manhattan. Tomaron notas con mucha atención y, al ver la señal, levantaron de inmediato la mano para ofrecerse como voluntarias para subirse al escenario y participar en juegos de rol.

Urbaniak, de 39 años, trabajó como dominatriz durante 17 años, de manera independiente, en diversos sótanos de Nueva York. Ahora, con lo que llama la Academia, enseña a las mujeres lo que ha aprendido acerca de los hombres. En un momento de ajuste de cuentas cultural en cuestiones de género y de acoso, la Academia es uno de esos nuevos espacios poco convencionales -como hojas de datos para recopilar denuncias anónimas o fondos para los gastos de defensa legal financiados por Hollywood- que han surgido para combatir el acoso, la discriminación y el sesgo.

Así que lo importante no es el látigo de cuero. Su misión es enseñarles a las mujeres cómo emplear herramientas retóricas de las dominatrices en situaciones en las que hay un desequilibrio de poder con un hombre, ya sea que haya sexo de por medio o no. Tales situaciones se dan en cualquier lado.

A veces es en el ascensor de una oficina. "Trabajé durante nueve meses negociando un contrato de miles de millones de dólares y el día en que quedó cerrado mi jefe me sugirió que fuera a ver adónde iríamos a comer mientras él y su jefe firmaban el contrato", dijo Hanna Kubiak, directora de desarrollo empresarial de una empresa aeroespacial.

En algunas ocasiones es en una fiesta. "Un tipo pregunta: '¿De dónde sos?'", relató Sophia Li, una consultora y exeditora de Vogue de 26 años. "La gente cuyo origen étnico es diverso sabe que es la peor pregunta que le pueden hacer".

Otras veces ocurren en una cita. "Ya perdí la cuenta de cuántas veces me han acosado", comentó Terry DeMeo, de 70 años, asesora y abogada jubilada. "Mis no eran poco firmes".

"¿Ya identificaron el patrón?", preguntó Urbaniak desde el escenario, en referencia a momentos como estos. Ante una pregunta incómoda o un comentario inapropiado, "hay un momento en que las mujeres nos quedamos sin palabras y nos paralizamos".

Cuando inició su formación para convertirse en dominatriz, Urbaniak descubrió que el truco era el siguiente: en lugar de contestar la pregunta o negarse a hacerlo, hay que contestarle al cliente con otra pregunta: ¿por qué preguntó eso para empezar? Cuando responda, hay que explorar más a fondo su respuesta.

Todas contra Harvey Weinstein

Las estudiantes practicaron la técnica con ejemplos del mundo real con ayuda de Urbaniak y de un grupo de voluntarios invitados que representaron a un hombre entrometido en una cita o a un ejecutivo de Hollywood que acaba de desprenderse el cinturón de su bata de baño (el taller se llama: "Cómo arrinconar a Harvey").

Él pregunta: "¿Tus hijos son todos del mismo padre?".

Entonces, ella pregunta: "¿Estás teniendo una fantasía de que me acuesto con varios hombres?".

Él pregunta: "¿Podés ir a mi habitación a mostrarme tu presentación?".

Ella pregunta: "¿Dónde compraste esa camisa?".

Las réplicas pueden ser ingeniosas, amables, mordaces o sencillamente ayudar a cambiar el tema. Poner a prueba la reacción que provocan es informativo, además de divertido. "Quedan atolondrados y recuperás el control de la situación", explicó Urbaniak.

No todas lo logran hacer de inmediato. "Ni siquiera sé cuál es mi pregunta incómoda", dice una de las estudiantes. "Cada vez que tomo tu clase...".

"¿Te sentís avergonzada por quedarte pasmada todas las veces?", le pregunta Urbaniak.

"¡Sí!", dice la asistente.

"No, ¡no contestés! ¿Ves?". La estudiante no había entendido la señal de que era momento de responder con una pregunta.

La Academia fue establecida en 2014 por Urbaniak, graduada del Bard College, y un socio creativo, Ruben Flores, quien trabajó en el grupo de ayuda humanitaria NCY Medics. Los cursos se basan en el BDSM (una combinación de las letras iniciales en inglés de Bondage y Disciplina; Dominación y Sumisión; Sadismo y Masoquismo), en las artes marciales taoístas, en los libros de César Millán para entrenar a perros y en las tácticas de negociación de organizaciones no gubernamentales para la liberación de rehenes.

Los talleres divergen mucho de la capacitación sobre acoso sexual que suele darse a nivel corporativo, que comúnmente consiste en videos o presentaciones de PowerPoint llenas de advertencias sobre cómo adjudicar la responsabilidad y los posibles costos que implicaría para la empresa. Algunos estudios han demostrado que estas capacitaciones no son particularmente efectivas.

En un informe de 2016, el grupo de trabajo sobre acoso de la comisión estadounidense para la igualdad de oportunidades en el empleo recomendó, entre otros cambios, capacitaciones más interactivas, en las que los empleados interpretaran la conducta errónea para vivirla por sí mismos.

Algunos de los últimos cursos de la Academia, como "Poder avanzado ante los hombres" o "Las bases del poder", cuestan entre 2200 y 8500 dólares según cuántos fines de semana duren.

"Cómo arrinconar a Harvey" es el taller más económico hasta ahora -45 dólares por tres horas, con descuentos para quienes no puedan pagar el precio completo- y es el que ha tenido el mayor número de asistentes. Urbaniak también está desarrollando una versión en línea del curso (las participantes responderán a preguntas pregrabadas, al estilo del karaoke), así como programas de capacitación para empresas.

La Academia recurre a las herramientas psicológicas del acervo de una dominatriz, más que a las físicas, como las esposas, antifaces o plumas. Y es que el BDSM usualmente busca expresarse contra los roles de género establecidos, que promueven que las mujeres tengan posiciones sociales sumisas y que los hombres sientan que tienen que ser los sexualmente dominantes; esto es lo que los hace recurrir a las dominatrices para escapar, de acuerdo con Storm. "Se educa a las mujeres en la sociedad para que sean dóciles como gatitos. Los hombres piensan que tienen que ser una especie de macho alfa", dijo.

De acuerdo con los términos de la Academia, la palabra "vos" es dominante y la palabra "yo" es sumisa. Ninguna es inherentemente superior. Urbaniak explicó que dominante y sumiso son estados retóricos; pueden desvincularse de las jerarquías sociales que comúnmente ponen a los hombres encima. Es, así, una perspectiva posgénero similar a la de programas de empoderamiento femenino como Lean In, desarrollado por la directora de operaciones de Facebook Sheryl Sandberg, que se enfocan en las comunidades de elite. Muchas de las estudiantes de la Academia, demográficamente, son blancas y cisgénero y tienen más ventajas económicas que otras mujeres, lo cual puede ser la raíz de su fe en que restablecer las dinámicas de poder a una escala individual implicará un cambio social generalizado.

Para Kubiak, la desarrolladora de la empresa aeroespacial a quien su jefe le pidió conseguir comida tras cerrar un contrato, la Academia parece haber servido; la práctica hace a la maestra. Cuando su jefe le pidió eso antes de la firma del contrato, ella le respondió: "En verdad preferiría estar aquí". Pero ¿qué haría distinto si estuviera en ese momento ahora? "Lo sometería a un montón de preguntas", concluye.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?