srcset

Juegos Olímpicos Pyeongchang 2018

Matías Schmitt, tras su buen desempeño en Pyeongchang: "Esta fue una experiencia inolvidable, hermosa... un sueño"

Fernando Czyz
(0)
10 de febrero de 2018  • 09:40

La noche comienza a caer tras la primera jornada de actividad en los Juegos Olímpicos de PyeongChang 2018 y hay un argentino al que la sonrisa no se le borra de la cara: se trata de Matías Schmitt, que no oculta su satisfacción tras su estreno olímpico con la 24° posición en el snowboard slopestyle.

Tras su participación en el Phoenix Park, Matías habla telefónicamente con LA NACION para contar sus sensaciones luego de haber logrado la clasificación a último momento y ser el primero de los siete argentinos en tener su debut en esta 23° edición de los Juegos Olímpicos de Invierno.

"Esta ilusión arrancó hace mucho. Luego de muchos años de lucharla con todo el equipo, con momentos duros y otros muy lindos, por suerte pude tener esta experiencia inolvidable, hermosa.. un final perfecto de poder clasificar a estos Juegos.. no lo podemos creer, estamos en un sueño", son las palabras que eligió Matías para sintetizar este tobogán de emociones que le dieron su clasificación, 48 horas después un desfile con la delegación y su estreno en la competencia bajo los históricos y emblemáticos cinco anillos.

En tiempo de la dedicatoria de este momento, no hubo dudas y el elegido fue su hermano fallecido hace cuatro años: "A él le dedico este día porque no está acá entre nosotros. Fue el que más me ayudó a buscar esto. Hoy y en todas las competencias, él siempre me sigue dando fuerzas desde donde esté. Y a veces hasta tira a algunos rivales para que no me ganen".

"Se vivieron unos días increíbles desde que me avisaron de mi clasificación a los Juegos hasta mi primera competencia hoy en el slopestyle. Fue todo muy lindo porque el circuito estaba muy bueno y era de película... todo shapeado (como le decimos nosotros -formado) a la perfección. Durante el día de competencia pude disfrutar la experiencia y la pasé muy bien, algo que a veces no es fácil porque no te encontrás con el circuito o tenés problemas", sostuvo el barilochense, de 26 años, con un tono de emoción sostenido.

"Más allá que en mi primera bajada tuve algunos errores que me costaron algunos puntos y en la segunda no lo pude lograr con éxito fue algo increíble porque recibí todo el amor que me mandaban con los mensajes lindos que recibí desde Argentina... es muy difícil poner en palabras todo lo que estoy sintiendo porque básicamente es un sueño hecho realidad", analizó sobre su participación que registró 50.86 puntos en el heat 1 y 20.68 puntos en el heat 2.

Al momento de analizar las sensaciones antes de comenzar su primera experiencia olímpica, sentenció: "Para ser sincero antes de 'dropear' mi primera ronda estaba muy nervioso. Nos hacían pasar de a uno y de repente me llamaron para entrar en un cuadrado bastante grande vacío con una persona que te avisaba para empezar y tu entrenador. Un silencio terrible y al mirar el circuito fue un momento tremendo de nervios pero también una sensación de adrenalina que es tan linda".

"Cuando estaba ahí arriba, esta persona decía 'TV is ready' y te tenés que tirar... cuando en las otras competencias la frase es 'Judges (jueces) are ready'... entonces creo que le sumó un poco de presión con el tema de la televisión pero una vez que empezás a andar te olvidás y vas concentrado", dijo risueño sobre los instantes previos a su primera participación olímpica.

"Yo empecé a andar en snowboard a los ocho años con mi primo que venía de Buenos Aires en las vacaciones de invierno a visitarme a Bariloche... y ahí íbamos los 15 días juntos a la montaña. De ahí en adelante fue incrementando año tras año mi pasión y el tiempo que le dedicaba a este deporte. Recién en Sochi 2014 el slopestyle fue parte de los Juegos y ni bien lo sumaron en 2012 con Santiago Gamen (entrenador) empezamos a luchar por este objetivo", recuerda sobre sus comienzos.

"De ahí en adelante todo fue evolucionando y junto a él fuimos a armando un equipo. Primero eramos nosotros dos yendo a las competencias y después de fracasar en nuestro intento inicial de clasificación se terminó de conformar el equipo con Santiago como entrenador, Martín Jaureguialzo, Iñaki Odriozola y Federico Charadio como compañeros que fuimos haciendo circuitos de competencia y luchando por este sueño", completa el tiempo de los recuerdos.

"Fue una experiencia muy positiva, nuestro objetivo era que Matías pueda mantenerse enfocado durante el evento y logre disfrutar de la pista con pasadas técnicas", analizo el entrenador Santiago Gamen en declaraciones al sitio de la Federación Argentina de Ski y Andinismo (FASA). "Disfruté mucho viendolo surfear la pista con seguridad y haciendo buenas maniobras, la sensación más que nunca es que se puede y que hay que seguir trabajando, no estamos tan lejos, estoy feliz con todo este aprendizaje", agregó

"Participar anoche en la ceremonia inaugural de los Juegos fue muy emocionante. Entrar al estadio detrás de Sebastiano que flameaba la bandera argentina con el resto de la delegación (atletas y entrenadores) fue hermoso y estuvo muy emotivo. Además de disfrutar del show que es una cosa espectacular", describió Matías sobre la experiencia de la fiesta de presentación de estos Juegos.

Sobre el tiempo que tendrá ahora hasta el 21 de febrero cuando volverá a participar, no oculta sus planes y sostiene: "Ahora quedan varios días para arrancar con el Big Air (la segunda disciplina donde competirá), así que mañana iré a ver las finales de slopestyle, descansar un poco y, por supuesto, ir a hacerle el aguante a todos los chicos cuando les toque competir porque luego de participar uno lo más lindo es poder alentar a un compañero de la delegación. Voy a tratar también de ir a la montaña y entrenando hasta que sean las jornadas oficiales de prácticas para llegar lo mejor posible y no tan fuera de estado de la nieve al Big Air"

Su gran pasión por el snowboard contrasta con la gran pasión deportiva en Argentina: el fútbol y en tiempo de explicar su vínculo con el deporte más popular señala: "Sólo sigo a la selección cuando juega algún Mundial, pero no soy fanático ni soy de un club determinado. Alguna vez fui de River pero no lo sigo".

"No quiero dejar de recordar a los que siempre estuvieron a mi lado desde el principio. Mi novia que me banca estando lejos de casa, este año estuve sólo tres meses en Bariloche el año pasado. Y mi familia que me metió en el deporte y siempre me apoyó a seguir mi sueño; a mis amigos con los que comparto días de snowboard y me motivan a seguir sobre la nieve. Además de obviamente mencionar a mi entrenador, a mis compañeros, a la Federación, al Enard y todos los que pusieron su granito de arena para que esto sea posible... y no me quiero olvidar de todos aquellos que me mandaron sus mensajes en este tiempo para llegar a convertir esta experiencia en inolvidable y hermosa", marcaron la emoción del final de la comunicación de Schmitt con LA NACION.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.