Festejos globales

Diana Fernández Irusta
(0)
12 de febrero de 2018  

Fuente: LA NACION

Con la visión pasan esas cosas. Si se mira esta imagen, así, muy rápidamente, sobreviene el absurdo: ¿hay un minion -esas indefinibles criaturas con algo de píldora gigante y mucho de infancia desatada- trabajando en un vivero? Desde luego, no: la supuesta cabezota y sus poco probables anteojos pertenecen a un gorro con visera del que hasta podríamos adivinar el ritmo metódico -arriba y abajo, y vuelta a empezar- de la cosecha de flores. Porque de eso se trata. Del trabajo en un cultivo de Facatativa, Colombia. El tiempo apremia; en unos días se celebra San Valentín y esos pimpollos viajarán mucho más allá de las costas colombianas. A un festejo globalizado le corresponden obsequios del mismo tenor. El próximo miércoles, alguien, quizás en una ciudad europea, regalará un ramo hecho con estas flores. Tal vez, ¿por qué no?, quien lo reciba tenga un pin, una agenda o un llavero sobre los que ría el mismo personaje del gorro de la cosechadora.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?