Qatar sortea el extenso bloqueo económico, que por ahora solo daña a las petromonarquías

Alentados por Riad, los países de la región castigaron al emirato por su cercanía con Irán, pero perdieron un importante socio
Ricard González
(0)
13 de febrero de 2018  

DOHA.- Un agradable sol de invierno ilumina la calle principal del Suq Waqif, el viejo bazar de Doha. Es la hora de comer y las terrazas de algunos restaurantes están llenas a rebosar. Como también lo estarán sus centros comerciales por la noche, cuando el paisaje se convierte en un collage de colores y los coches deportivos inundan sus arterias principales. Nadie diría que Qatar, una pequeña petromonarquía del golfo Pérsico, sufre desde junio un bloqueo por tierra, mar y aire por parte de varios de sus vecinos, Arabia Saudita, Emiratos Árabes y Bahrein, además de Egipto .

"Los precios subieron bastante las primeras semanas. Había preocupación. Pero después ya volvieron a bajar y la vida volvió a ser como antes", explica Ahmed al-Bakry, un analista egipcio que trabaja para Al Jazeera. Los extranjeros como él, estratificados en función de su nacionalidad y calificación, representan cerca del 90% de los 2,5 millones de habitantes de la península. "En los supermercados se puede encontrar de todo, pero cambiaron las marcas de muchos productos por culpa del bloqueo y son ahora de otra nacionalidad", lamenta Sana, una profesora tunecina. Otra molestia del "asedio" es que los viajes a Europa se extendieron cerca de una hora al no poder atravesar el espacio aéreo egipcio ni saudita, lo que obliga a dar una larga vuelta cruzando Turquía, prácticamente de este a oeste.

"El bloqueo no dañó la economía, que crece al 2,5%. Cambiamos las rutas comerciales, utilizando ahora los puertos de Kuwait y Omán. De hecho, no se interrumpió ninguno de los proyectos de construcción, como los estadios para la Copa del Mundo de 2022", explica Lolua al-Khat, la elegante vocera del Ministerio de Asuntos Exteriores. Nader Kabbani, investigador en Doha del think tank estadounidense Brookings Institution, coincide en subrayar que la economía de Qatar está afrontando muy bien la situación.

"El bloqueo fracasó a la hora de forzar una capitulación o un cambio de régimen. Lo que consiguió es que Qatar se convirtiera en menos dependiente económicamente de sus vecinos... Y estos son los que más perdieron, ya que era un mercado pequeño pero importante", sostiene.

Al-Khat, que no rechaza un apretón de manos con sus interlocutores masculinos, se muestra muy crítica con Arabia Saudita, a la que acusa de haber instigado una rebelión. "Estuvieron distribuyendo armas a las tribus que viven en nuestra frontera común. Y hablan de reformas y progreso. ¿Qué pretendían con ello?", espeta con gesto severo. También en el frente político el régimen qatarí se siente seguro. Sede de la principal base naval de Estados Unidos en el golfo Pérsico, recibió refuerzos militares de Turquía, uno de sus más fieles aliados, los días siguientes al bloqueo. Y Donald Trump, que en junio dio a entender que apoyaba la medida de castigo a Doha, ahora, después de que el pequeño emirato gastó ingentes sumas en lobbies y en compras de armas a Washington, apuesta por una salida negociada.

Curiosamente, uno de los motivos de la crisis era que Qatar discrepaba sobre la política de confrontación frontal con Irán patrocinada por Riad. Y el bloqueo lo que hizo es acercar más a Doha y Teherán. Por otra parte, la crisis desencadenó una ola de patriotismo entre los qataríes, y un estilizado dibujo del emir Al-Thani, de perfil, en blanco y negro, se convirtió en una imagen omnipresente, de las fachadas de los rascacielos a las camisetas o los cristales de los autos. Ahora mismo, el escenario de un cambio de régimen suena a quimera.

Unos días después del comienzo de la crisis, se hizo pública una lista de 13 demandas que debería cumplir Qatar para que se levantara el bloqueo, que incluía la expulsión de los miembros exiliados de los Hermanos Musulmanes, el cierre de la emisora Al Jazeera y poner fin a la financiación de grupos terroristas. "Nosotros no financiamos a ningún grupo terrorista. Tampoco a la rama siria de Al-Qaeda. Nuestro apoyo a los rebeldes sirios se hacía en coordinación con otros países, como Estados Unidos o la propia Arabia Saudita", afirma Al-Khat.

Según reconoce la vocera, el conflicto se encuentra completamente atascado, tras el fracaso del intento de mediación de Kuwait hace unos meses. No hay vías de comunicación abiertas entre los adversarios. "Qatar tendió la mano a los países del bloqueo para sentarse y discutir sobre los asuntos que les preocupan", comenta Kabbani. Sin embargo, Riad y Abu Dhabi, de momento, solo aceptan una rendición.

Mohamed ben Salman, el ambicioso y joven príncipe heredero saudita, se convirtió en el hombre fuerte de Riad y se encuentra detrás de las arriesgadas apuestas hechas por el país en los últimos años, como la del bloqueo a Qatar. Por el momento, esta parece haberle salido mal.

Una crisis diplomática

  • Acercamiento a Irán

Las razones de la crisis diplomática de junio pasado entre Qatar y sus vecinos sunnitas no están del todo claras, pero son atribuidas al acercamiento del emirato a las milicias chiitas proiraníes en Siria

  • Bloqueo regional

Arabia Saudita, Bahrein, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Libia, Maldivas y Yemen acusaron a Qatar de alentar el terrorismo y cortaron sus relaciones diplomáticas con ese país, las comunicaciones terrestres, aéreas y marítimas, además de suspender transacciones bancarias

  • Lista de exigencias

Los aliados sauditas hicieron una lista de exigencias a Qatar, donde tiene su sede la mayor base norteamericana del Golfo. Los reclamos incluían alejarse de Irán, cerrar la cadena de televisión Al Jazeera y cesar el apoyo a grupos terroristas

  • Crecimiento

Pese al bloqueo de sus vecinos, la economía de Qatar mantiene un crecimiento del 2,5%, expandió sus operaciones de exportación e importación a los puertos de Kuwait y Omán y no alteró sus proyectos de infraestructura y construcción, muchos de ellos vinculados con la organización del Mundial de Fútbol 2022

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.