0

Malaria: instan a los países de la región a reforzar controles

Un informe acerca de los casos confirmados en América advierte sobre un aumento preocupante en los tres últimos años
Un informe acerca de los casos confirmados en América advierte sobre un aumento preocupante en los tres últimos años
Fabiola Czubaj
0
13 de febrero de 2018  

El aumento sostenido de los casos de malaria -o paludismo- en la región en los tres últimos años hizo que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) instara a los países a reforzar la vigilancia sanitaria y el control de la enfermedad fronteras adentro. En especial, de acuerdo con los datos relevados, garantizar la detección temprana de las personas infectadas, el diagnóstico oportuno y el inicio inmediato del tratamiento.

De hecho, entre las recomendaciones que comunicó la OPS, la oficina regional de la Organización Mundial de la Salud "urge a los programas nacionales de malaria y a las instancias que en los ministerios de Salud coordinan la vigilancia" a brindarles atención a las comunidades más vulnerables a esta infección parasitaria de acuerdo con los registros locales y a eliminar las barreras que pudieran estar demorando la detección, el acceso al tratamiento y el monitoreo de los casos.

En el país, el año pasado aumentó la notificación y la confirmación de nuevos casos, según el Boletín de Vigilancia Epidemiológica del Ministerio de Salud de la Nación.

El informe con el resumen de la situación en América que distribuyó la OPS indica que entre 2015 y el año pasado aumentaron los casos confirmados de malaria, luego de una disminución sostenida entre 2005 y 2014.

En 2016, nueve países registraron un aumento de las infecciones: Ecuador, Colombia, El Salvador, Haití, Guyana, Honduras, Venezuela, Nicaragua y Panamá.

El año pasado, tres de esos países volvieron a informar ese aumento -Ecuador, Venezuela y Nicaragua-, además de México y Brasil. En Cuba y Costa Rica aparecieron más de una decena de casos autóctonos, mientras que en Honduras hubo un brote de 34 casos en La Charamusca, en el departamento de Comayagua, donde hacía varios años que no se detectaba la enfermedad.

En Brasil, en los dos últimos años aumentaron un 48% los casos confirmados de la infección por parásitos del género Plasmodium que transmiten las hembras del mosquito del género Anopheles (ver infografía). De acuerdo con el Centro Nacional de Enlace para el Reglamento Sanitario Internacional (RSI), ese aumento se concentró en ocho estados de la región amazónica del país: Acre, Pará, Amazonas, Amapá, Tocantins, Rondonia, Maranhao y Roraima.

En Venezuela, en tanto, los casos crecieron un 33% solamente entre 2016 y el año pasado, cuando de 240.613 infecciones pasó a más de 319.765 hasta mediados de octubre aproximadamente. Esas cifras superaron inclusive a las de Brasil, donde hubo 174.522 casos de malaria el año pasado y 117.832 el año anterior.

También según el Centro Nacional de Enlace para el RSI, los tres estados venezolanos con más casos confirmados fueron Bolívar, Amazonas y Sucre. Sus municipios son considerados "de riesgo de transmisión muy alto y alto", en especial entre los 20 y 39 años. Esa población está concentrando casi la mitad de los casos (47%).

La cantidad de notificaciones durante el año pasado en ese país caribeño "fue muy superior" al promedio anual desde 1988, según indicó la OPS.

Panorama nacional

En la Argentina, el año pasado finalizó con 16 casos confirmados de paludismo, de acuerdo con los datos publicados hasta la 52» semana epidemiológica de 2017 y su comparación con el mismo período de 2016, cuando en las provincias se confirmaron cuatro casos.

Es decir que en los dos últimos años aumentó un 300% el número de infecciones.

"No hay registrados casos autóctonos de paludismo en la Argentina. Los casos notificados para este evento son todos importados (personas que adquirieron la infección fuera del país)", se aclara en el último Boletín de Vigilancia Epidemiológica que publica el Ministerio de Salud de la Nación.

La notificación de casos también creció entre 2016 y 2017: de 38 a 49 casos, lo que se traduce en un 29% de diferencia. En la provincia de Buenos Aires, por ejemplo, las notificaciones aumentaron tres veces de cuatro a 16 y, en Jujuy, de nueve a 13, mientras que en Santa Fe disminuyeron de 13 a cinco. Las confirmaciones subieron de dos a 11 en el centro del país, sobre todo en territorio bonaerense, de acuerdo con los registros del Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud.

"En las áreas con baja transmisión, los nuevos casos deben desencadenar la investigación epidemiológica de cada caso para caracterizar si es importado, introducido o autóctono -recomienda la OPS-. Es indispensable que la investigación se haga a pocos días del diagnóstico de cada caso detectado para orientar una respuesta dirigida a interrumpir o evitar el restablecimiento de la transmisión".

Para la organización, controlar la malaria y prevenir su diseminación exige la vigilancia, también, de factores sociales, como el desplazamiento poblacional por "actividades económicas, emprendimientos agrícolas o áreas de minería".

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.