Denuncian al hermano de Pampita, Guillermo Ardohain, por violencia de género

Vicky Garay es una joven modelo que hasta hace unos días estaba en pareja con el hermano de Pampita, a quien denuncia por violencia de género
Vicky Garay es una joven modelo que hasta hace unos días estaba en pareja con el hermano de Pampita, a quien denuncia por violencia de género
(0)
13 de febrero de 2018  • 17:05

Vicky Garay, exnovia de Guillermo Ardohain, hermano de Pampita, contó el calvario que atravesó durante su relación de dos años con él y reveló las dificultades que tuvo para denunciarlo por violencia de género. Según contó ante las cámaras de América TV, el viernes pasado decidió poner fin a su noviazgo luego de que Ardohain la golpeara e intentara ahorcarla en un auto, durante una violenta discusión. Acompañada de su madre, la joven, de 18 años, quiso hacer la denuncia policial y no recibió ayuda en ninguna de las cuatro comisarías a las que acudió.

El hermano de Pampita, denunciado por violencia de género

39:42
Video

"Quise denunciarlo para que si una chica sale con él, sepa que pasó esto. Me acompañó mi mamá, y en la comisaría de Villa del Parque comenzaron a preguntarme dónde fue, y cuando le dije la zona, me dijeron que me correspondía otra comisaría. Yo quería que me tomaran declaración y me dijeron que me vaya a otra. Me mandaron a una de Villa Luro. Allí me dicen, si no tenés DNI no podés hacer la denuncia. Les dije que mi mamá tenía DNI pero tampoco se pudo", reveló en diálogo con Infama.

Su duro relato. "Fue una pelea el viernes a la noche, que cada vez se iba poniendo un poco más violento, el tono de la discusión iba a aumentando. Íbamos en un auto, él estaba manejando, yo iba de acompañante. Cuando me quise bajar del auto, me empezó a agarrar del cuello para que no me baje y me pegó contra el vidrio tres veces. Se fue poniendo cada vez más agresivo, yo me quería soltar porque me estaba ahorcando, le pegué un manotazo para que me suelte. En ese momento también me sangraba la boca".

"El no tenía intenciones ni de dejarme bajar ni de dejarme en mi casa. Era la medianoche y llevábamos dos horas de pelea. Yo ya no quería participar más. Hasta prefería que me golpee y yo no devolvérsela porque si todo empeoraba, prefería no actuar y que me pegara y me dejara moretones. No es la primera vez que pasan estas cosas. Yo ya he tenido un derrame en el ojo. Al otro día me pedía perdón y era enfermizo", contó.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios