Suscriptor digital

Tips para llegar a la cima del mundo: el nuevo Neymar sale menos de noche y se entrena más

El brasileño está obsesionado con atrapar el trono y apostó fuerte: se fue del Barça, sumó entrenamientos extra y a la noche se queda en su casa; la pulseada con el DT Emery y las concesiones de PSG
El brasileño está obsesionado con atrapar el trono y apostó fuerte: se fue del Barça, sumó entrenamientos extra y a la noche se queda en su casa; la pulseada con el DT Emery y las concesiones de PSG Fuente: Archivo - Crédito: instagram
Juan I. Irigoyen
(0)
13 de febrero de 2018  • 19:50

BARCELONA.- No era un día de Bill Murray en 'Atrapado en el tiempo', aunque lo pareciera. Era el cumpleaños número 26 de Neymar. La semana pasada, el brasilero festejó su cumpleaños durante tres noches consecutivas: el domingo, un evento privado con sus amigos; el lunes, el día de su aniversario, con una fiesta a todo trapo para todo el plantel del PSG y demás celebrities; el martes, terminó su trajín particular jugando al póquer con su padre. Una semana movida para Neymar. Secuelas de una vida pasada que intenta dejar en el pasado. Después de su huracanado paso por Barcelona, en París cambió rutinas, no costumbres. Más calmado desde que profundizó su relación con la actriz Bruna Marquezine, ¿cómo es un día de Neymar en la capital francesa?

Mañana. Desde su casa en Bougival, en las fueras de París donde vive con dos de sus amigos de toda la vida, Jota y Gil, miembros del grupo autoproclamado Toiss, hasta la ciudad deportiva del PSG tiene 15 minutos en auto. Va sólo o acompañado por alguno de sus colegas. Normalmente allí lo esperan su preparador físico, Ricardo Rosa, y su kinesiólogo, Rafael Martini. El PSG no acostumbraba a permitir el ingreso a la ciudad deportiva a personas ajenas al staff del club. Pero, para Neymar, se permiten excepciones. El español Unai Emery, director técnico del club parisino, ya se acostumbró a la presencia de extraños siguiendo los pasos de Neymar en sus entrenamientos.

A los que no se acostumbra Emery es a organizar su trabajo de acuerdo al estado de ánimo de Neymar. "Unai no sabe que hacer, hay días que entrena con mucha intensidad, otros en lo que anda a media maquina y están los días en los que directamente se queda en el gimnasio", aseguran desde el cuerpo técnico del conjunto parisino. Como en la cancha, Neymar es indescifrable. Lo que sí tiene claro el técnico español es que los videos tienen que durar menos de tres minutos. "Sino Neymar se aburre y deja de prestar atención", dicen. A Emery le gusta desarrollar sus ideas en la pantalla, el problema es que ahora sus videos son tan cortos que ya no se entienden.

Tarde. Ya sin su hijo Luca (vive en San Pablo con la madre), Neymar aprovecha las tardes para descansar. Duerme la siesta, siempre y cuando no tenga ningún compromiso con alguna de las marcas que los patrocinan, Gillette, Panasonic, Replay y Red Bull. Y, por supuesto, Nike. Neymar es una mina comercial, tiene 89,2 millones de seguidores en Instagram, mientras que Messi, por ejemplo, suma 87,2 y Cristiano 120. Activo en las redes sociales, nunca esconde su agitada vida social.

Aprovecha también por las tardes para hacer horas extras junto a su colaboradores Ricardo Rosa y Rafael Martini en el gimnasio que tiene en su casa. Otro pulso con Emery. A los técnicos, en general, no les gusta que sus jugadores realicen carga de ejercicios fuera de los entrenamientos. Consideran que ya tienen suficiente con los trabajos planificados por sus preparadores físicos.

Neymar y la frenética búsqueda de ser el mejor en el PSG
Neymar y la frenética búsqueda de ser el mejor en el PSG Fuente: AFP

Noche. Neymar rebajó la intensidad de su vida nocturna en París. A diferencia de cuando vivía en Barcelona, al brasilero prácticamente no se lo ve por las noches de la capital francesa. En el Camp Nou, como el peso del equipo lo llevaba Messi, Neymar se relajaba. Quizás demasiado. La cúpula azulgrana se hacía la distraída. No, Luis Enrique, entonces dueño del banco azulgrana. Un día, cuando el líder de la verdeamarela llegó trasnochado a un entrenamiento, al DT se le colmó la paciencia ¿Solución? Se quedó fuera de la convocatoria en la derrota ante el Deportivo, cuando el Barça se estaba jugando la Liga. "Molestias musculares en el aductor de la pierna izquierda", justificó el comunicado del club.

Hoy Neymar pasa las noches en casa. Diversión asegurada para el futbolista formando en las divisiones inferiores del Santos. Entre el póquer y la PlayStation (le encanta jugar on-line), siempre rodeado de amigos, se entretiene hasta altas horas de la madrugada. Nunca hay menos de 10 personas con él y, cuando andan nostálgicos de sus vidas en Barcelona, organizan fiestas en la casa. En el PSG son conscientes de la vida de Neymar, pero no se inmutan. Como ya pasó en el Barça, el delantero rinde en el césped: suma 28 goles y 16 asistencias en sus 28 partidos oficiales con la camiseta del club parisino. Sin embargo, el PSG tiene una cuenta pendiente: la Champions League.

Como pasa en el tenis con Federer y Nadal, parece que no hay quien puede acabar con el duopolio de Messi y Cristiano Ronaldo, ganadores de los últimos 10 Balones de Oro. Hace tiempo que Neymar está en la gatera, dispuesto, de una vez por todos, a coronarse como el mejor jugador del planeta. El brasilero entendió que para subirse a lo más alto del podio tenía que soltarle la mano a Messi. "Hubo un día que fue clave, en el que entendimos que Ney debía dejar el Barça", explican desde el entorno del Nº10 de Brasil. Ese día fue, casualmente, cuando el Barcelona de Luis Enrique le estampó la histórica remontada al PSG. Neymar dominó el partido; Messi, las tapas de los diarios. Después de un partido brillante del delantero paulista, el Nº10 se quedó con la foto: puño en alto festejando junto a la hinchada azulgrana. "A Messi le quedan muchos años a buen nivel, había que tomar otro camino", insisten los allegados a Neymar.

Neymar sabía que tenía que dejar Barcelona. Sólo le faltaba quien le corteje. Apareció el PSG y su posibilidad para tomar el poder del fútbol mundial. Llegó un día clave para el futuro el brasilero: visita la casa de Cristiano. Un duelo que puede descifrar el futuro, Neymar puede derrocar a Ronaldo, mientras persigue a Messi.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?