Suscriptor digital

Equipos unificados, mentiras y Juegos

El entusiasmo del público en los Juegos de Invierno Pyeongchang 2018
El entusiasmo del público en los Juegos de Invierno Pyeongchang 2018
Ezequiel Fernández Moores
(0)
14 de febrero de 2018  

El equipo unificado más celebrado fue el del Mundial de Tenis de Mesa de 1991. El acuerdo llegó tras 22 reuniones y cinco meses y 45 días de concentración que fueron pura tensión. "Hasta que comenzamos a hablar de nuestros novios", contó Hyun Jung-hwa en "Corea", un filme de 2012 que celebró la hazaña de las jugadoras de la prueba femenina por equipos. Corea del Sur alistó también a Hong Cha-ok y Corea del Norte, a Li Bun-hui y Yand Yu Sun-bok. China, rival en la final, venía de ganar fácilmente la categoría en los anteriores ocho mundiales. Sin embargo, en el partido decisivo, Yu Sun-bok venció por 21-19 a la estrella china Gao Jun. Sucedió en Chiba, Japón, el país del viejo opresor de Corea. Familias enteras tenían todavía memorias personales de la guerra civil siguiente que había dividido a la del Sur y la del Norte. La conquista del ping-pong provocó fiesta compartida en una y en otra. Ilusión de reencuentros.

Casi tres décadas después, un equipo femenino unificado vuelve a ser noticia, en los Juegos Olímpicos de Invierno de Pyeongchang, Corea del Sur. Pero la selección de hockey sobre hielo de las mujeres, armada de improviso, perdió por 8-0 sus dos primeros partidos y fue eliminada en la primera rueda. El fiasco deportivo, previsible, no amarga sin embargo la euforia política. La idea de postular al equipo para el Premio Nobel de la Paz. No coincide una gran mayoría de surcoreanos que, acaso ya más cómoda con la división, tras una guerra cada vez más lejana, se opuso a la formación del equipo unificado y al hecho de que Corea del Norte llegara a los Juegos cuando le diera la gana, fuera de todo tiempo reglamentario. El dictador comunista Kim Jong-un -se queja una mayoría en el Sur- está usando al deporte para tapar su política de misiles nucleares. Para peor, la cadena estadounidense NBC, en plena transmisión de la ceremonia de apertura, equivocó la ubicación de la ciudad sede. "Pyeongchang, Corea del Norte", decía el zócalo.

El momento más dorado del deporte norcoreano se dio cuando su selección de fútbol de jugadores del ejército humilló con un 1-0 a Italia en el Mundial Inglaterra '66. El DT italiano Edmondo Fabbri llegó a sugerir que los norcoreanos habían cambiado a todos sus jugadores en el entretiempo. Secreta y misteriosa, Corea del Norte convive con la fábula occidental. Importantes diarios del mundo difundieron, por ejemplo, la noticia de que el régimen norcoreano había hecho creer a la población que su selección había ganado el Mundial 2014. Corea del Norte ni siquiera se había clasificado y, además, la Copa de Brasil era televisada en el país. En Sudáfrica 2010, tras la apabullante caída por 7-0 ante Portugal, la prensa occidental repitió un informe de un medio surcoreano financiado desde Washington que decía que el régimen había sometido a humillación pública de seis horas al plantel y enviado al DT a trabajos forzados. Obligada a intervenir, la FIFA terminó advirtiendo que la noticia era falsa.

El colega británico James Montague me contó que él vio con sus propios ojos que Ry Myong-guk, el arquero del 7-0 de 2010, supuestamente desterrado tras la goleada, sigue como titular en la selección que hoy dirige Jorn Andersen, un noruego que llegó a ser goleador de la Bundesliga y que, ya director técnico, ascendió a Mainz cuando reemplazó al despedido Jürgen Klopp. Montague fue en septiembre pasado a un partido en Pyongyang, capital de Corea del Norte. Fue un 2-2 ante Líbano, apenas horas después de un sexto ensayo nuclear. Se jugó en el estadio cuyo nombre homenajea al líder fallecido Kim Il-sung y la multitud vivaba a Kim Jong-un, su nieto, nuevo jefe. El equipo más popular es 4.25, por el 25 de abril, la fecha fundacional del ejército. Pero el fútbol modelo es el de las mujeres. Ganó mundiales juveniles de la FIFA y copas y juegos asiáticos, aunque cinco de sus integrantes dieron doping en 2011, atribuido a la medicina china. Corea del Norte tiene apenas dos medallas en Juegos invernales, pero 54 (16 de oro) en Juegos de verano. Su deporte está muy organizado en escuelas, fábricas y fuerzas armadas y consume seis por ciento del presupuesto nacional. Montague quiso hacer más entrevistas para CNN. No lo dejaron. Le dijeron que la CNN era la CIA.

Las dos Corea, técnicamente en guerra desde hace siete décadas, tuvieron más equipos unificados. Uno, en el Mundial Sub 20 de fútbol de 1991, eliminado con un 5-1 por Brasil en cuartos de final. Otros, olímpicos y de ping-pong. El último de hockey femenino agradó al poder político en Pyeongchang. No al vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, el único que se mantuvo en su silla cuando aparecieron las dos Corea desfilando juntas en la ceremonia de apertura. The New York Times publicó inclusive que la imagen rígida de Pence contrastó con el rostro juvenil y sonriente de Kim Yo-jong, hermana del líder, Kim Jong-un. Peor le fue a Pence cuando Adam Rippon, patinador gay del equipo de Estados Unidos, rechazó reunirse con él. Rippon lo acusó de haber apoyado leyes antigay y financiación para "terapias de conversión" que incluyen electroshock y que aún son legales en 41 estados de Estados Unidos. "No quiero reunirme con una persona que cree que los gays somos enfermos", dijo Rippon. No se refería al vicepresidente de "Corea del Centro". Sino al de su propio país, Estados Unidos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?