0

Para mover fichas desde el banco del Paris Saint Germain están Di María, Lo Celso y Pastore

Hacerse un lugar en los puestos de ataque se le puso muy difícil a los tres argentinos del plantel del PSG
Hacerse un lugar en los puestos de ataque se le puso muy difícil a los tres argentinos del plantel del PSG
Claudio Mauri
0
14 de febrero de 2018  

En un proyecto futbolístico tan faraónico como el de Paris Saint Germain, en el que se gastaron más de 400 millones de euros a mediados de 2017 para contratar talento ofensivo, hacerse un lugar en los puestos de ataque se le puso muy difícil a los tres argentinos del plantel. Lo más probable es que Ángel Di María, Javier Pastore y Giovani Lo Celso comiencen hoy como espectadores en el banco del Santiago Bernabéu. No son suplentes arrumbados, sino alternativas para diferentes esquemas y momentos de los partidos. Piezas que entran en la consideración del técnico vasco Unai Emery, que en esta eliminatoria se juega mucho más, en cuanto a la continuidad en el club, que la mayoría de sus futbolistas.

Cada uno de los tres argentinos desarrolló un vínculo diferente y representa algo distinto para el equipo de la capital francesa. El cordobés Pastore fue, de alguna manera, el que inauguró la compra de figuras por cifras cuantiosas. Poco después de que Qatar Investment Authority tomara el control de PSG en 2011, el jeque Al-Khelaifi le pagó a Palermo 42 millones de euros por Pastore, que con Thiago Motta son los únicos dos que continúan de esa primera tanda de once refuerzos. A estas alturas, ya es un jugador de la casa, recoge del hincha un aprecio sentimental, es un futbolista que se identifica con un club al que, justamente, si algo le falta es historia en sus 47 años de existencia. De todas maneras, al verse cada vez más relegado, Pastore evaluó seriamente la posibilidad de pasar a Inter en el reciente mercado de invierno.

A mediados de 2015, Di María agradeció que PSG apareciera para salir de una doble falta de adaptación: a Manchester United y a la vida en Inglaterra. Lo que había sido el año más flojo de la década que lleva en Europa no devaluó tanto su cotización. PSG desembolsó 63 millones de euros por su pase.

La adquisición de Lo Celso respondió a la estrategia de invertir en promesas, de anticiparse a otros cazatalentos. Lo fueron a buscar cuando tenía 20 años y dejaron 10 millones de euros en la tesorería de Rosario Central

Todo indica que ninguno será hoy titular, pero es probable que más de unos de ellos tenga minutos durante el partido. PSG desembarca en Madrid con su tridente estelar: Mbappé, Cavani y Neymar. Ellos son la punta de lanza que debería moverle el piso a la aristocracia continental que representan Real Madrid, Barcelona, Bayern Munich y Juventus.

Los pocos minutos que Di María dispuso en la etapa de grupos de la Champions (67 en cuatro encuentros, siempre ingresando desde el banco, con un gol a Anderlecht) los compensa con la productividad que acredita en la Liga, la Copa de Francia y la Copa de la Liga. De los 37 goles que PSG convirtió durante 2018 en esas tres competencias, Fideo participó en 16. Cuando Cavani o Mbappé estuvieron lesionados o Neymar, con prerrogativas que ninguno otro tiene, se excluyó de algún partido que no le interesaba, Di María respondió siendo titular.

Cuando el rosarino pise hoy el Bernabéu estará cumpliendo 30 años. No le es un estadio indiferente. Allí pasó cuatro temporadas y en 2014 conquistó con Real Madrid la Orejona que ahora tanto desvela a PSG. Fue MVP de la final de Lisboa ganada al Atlético de Madrid en el suplementario. Por entonces, Di María también la tuvo ardua con otro tridente inamovible: la BBC de Bale, Benzema y Cristiano Ronaldo. Su sacrificio y despliegue le abrieron un hueco en el medio, junto con Xabi Alonso y Modric. Muy valorado por el entrenador de ese momento, Carlo Ancelotti, compañeros y simpatizantes, Di María nunca tuvo la simpatía del presidente Florentino Pérez. Eso lo llevó a emigrar a Manchester United.

En PSG, para el puesto de interior, Di María tiene por delante a Rabiot y Verratti. Esta abundancia de volantes de buena técnica y conducción obligó a Lo Celso a aceptar la oportunidad de reinventarse como mediocampista central ante la baja prolongada de Thiago Motta. Claro, en las competencias locales, la supremacía de PSG es tan manifiesta que puede asumir el riesgo de ubicar a un clásico enganche en una función que tiene obligaciones defensivas. La Champions y Real Madrid demandan precauciones y especialistas en el puesto, por lo cual hoy jugaría Lass Diarra, un exReal Madrid que con 32 años viene de un semestre en el fútbol de los Emiratos Árabes Unidos.

En el plato fuerte de los 8os de la Champions, los tres argentinos no llegan con el cartel de imprescindibles, pero sí con el de ser útiles. ß

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.