Tatuajes versus piernas

Pablo Sirvén
Pablo Sirvén LA NACION
(0)
14 de febrero de 2018  

En tiempos de intensa militancia feminista, esta breve reflexión efectuada desde la más humilde admiración masculina podrá sonar políticamente incorrecta. Lo admito. Pero de todos modos la haré.

Las piernas son de esas zonas del cuerpo femenino en las que los hombres solemos reparar más. Cuanto más perfectas, esbeltas y longilíneas, mayor imán para las miradas de frente o de soslayo. Ante ciertas maravillas de la naturaleza, no cabe la indiferencia. Sabrán disculpar.

Por eso duele tanto -a la vista- que enormes tatuajes empiecen a enroscarse como enredaderas por esas piernas privilegiadas. No hablo de pequeños arabescos que cual delicada pulsera de tinta rodea algunos tobillos, dándoles un toque grácil y femenino, sino de esos dibujotes que, vistos desde cierta distancia, hasta parecen barro o suciedad. El acabose para los voyeurs: chau a las piernas pálidas o tornasoladas que tanto admirábamos porque quedaron detrás de esos fieros fileteados.

Antes de que me recoja una patrulla sexista me apuro a conceder lo obvio: cada cual que haga lo que quiera con sus piernas, pero a quienes lo estén pensando y todavía no lo hicieron les advierto: con el tiempo la piel cede y los dibujos lucirán un tanto peor.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.