La Justicia ratifica la orden de detención de Assange

El hacker perdió un recurso de absolución
(0)
14 de febrero de 2018  

LONDRES.- La Justicia británica ratificó ayer la orden de detención que pesa contra el fundador de WikiLeaks, el australiano Julian Assange, que lleva más de cinco años refugiado en la embajada de Ecuador.

Assange se asiló en junio de 2012 en la embajada ecuatoriana, un edificio situado en el exclusivo barrio londinense de Knightsbridge, para evitar en primer lugar una extradición a Suecia, donde estaba acusado desde 2010 de violación y agresiones sexuales.

La fiscalía sueca archivó la investigación en mayo de 2017. Pero la semana pasada la jueza Emma Arbuthnot, de la Corte de Magistrados de Westminster, resolvió que la orden de detención seguía vigente, la cual ayer ratificó. Según la jueza, al refugiarse en la embajada, Assange violó los términos de la libertad bajo fianza de que gozaba en ese momento.

"Al parecer considera que está por encima de las reglas normales de la ley y quiere justicia solo si falla a su favor", dijo la jueza al conminar al acusado a presentarse ante la corte como cualquier otra persona.

El hacker australiano y sus abogados alegan que detrás de la postura de la Justicia británica se encuentra la presión de Washington, listo para pedir la extradición del activista que provocó la furia norteamericana por la filtración de documentos clasificados en WikiLeaks.

Ecuador aseguró que lo seguirá protegiendo "mientras su vida corra peligro" y que negociará con el gobierno británico "una solución que sea satisfactoria para ambos países y respetuosa de los derechos humanos".

La situación de Assange se convirtió en "una piedra en el zapato" de Ecuador, según admitió el presidente Lenín Moreno. El gobierno de Quito le ha reprochado que se involucre en los asuntos de terceros países, como la reciente crisis política de Cataluña a favor de los separatistas.

Agencias AFP, AP y ANSA

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.