0

Verano en la universidad: materias intensivas para acelerar la carrera

Son unos 4000 estudiantes de las siete disciplinas de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la UBA; otros 700 toman clases de idiomas para mejorar su nivel, viajar o trabajar
Son unos 4000 estudiantes de las siete disciplinas de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la UBA; otros 700 toman clases de idiomas para mejorar su nivel, viajar o trabajar Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi
Carolina Otero
0
14 de febrero de 2018  

Cada vez son más las personas que deciden no tomarse vacaciones de los libros y dicen presente en las clases de verano. Para adelantar materias, hacer talleres o realizar cursos intensivos, muchos estudiantes continúan su aprendizaje en los días más calurosos del año.

Durante el verano, alrededor de 4000 estudiantes de las siete carreras de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires (FADU) cursan al menos una de las 16 materias que desde mediados de enero hasta marzo se dictan en la Ciudad Universitaria. Esta modalidad permite hacer hasta dos materias cuatrimestrales o una anual en dos meses. Respeta exactamente los contenidos, pero intensifica la cantidad de horas y de clases semanales.

A diferencia de las asignaturas regulares que se cursan una vez por semana, en verano la cantidad de clases suelen ser hasta tres veces más que en el resto del año, generando "una continuidad de los contenidos y una intensidad del dictado que son muy provechosas para los alumnos", explica el arquitecto y secretario académico de la FADU, Guillermo Cabrera.

"Si sos responsable, es la mejor opción", dice Cecilia Lobato, que empieza el 4° año de Arquitectura y es la tercera vez que cursa en verano. "Estas más tranquila que en el año, venís de un descanso de un mes y solo te enfocás en la materia que estás haciendo. La intensidad de la carga de contenido en tan poco tiempo te obliga a mantener el ritmo de una clase a otra, por ende, estás mucho más metido en el aprendizaje", explica.

Al igual que Lobato, Mariana Rodríguez, de 34 años, elige esta modalidad para ganar tiempo. En la recta final de su carrera de Diseño Textil, para Rodríguez estudiar en verano facilita la cursada en el año y evita la superposición de horarios con otras materias. También sostiene que conlleva "mucho sacrificio" cumplir con todas las obligaciones de la cátedra de Comunicación y Crítica. "Es una materia que se cursa cinco horas por día cuatro veces a la semana, tiene dos parciales y dos trabajos prácticos en un mes y medio. Se hace muy pesado porque trabajo", explica Rodríguez, que decidió nuevamente cursar durante el verano porque quiere recibirse este año.

En el primer mes del año, unos 700 alumnos asisten a los cursos intensivos de verano del Laboratorio de Idiomas de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA. Se dictan 12 idiomas, tienen una duración de uno o dos meses, según la intensidad con la que se quiera cursar. "La mayoría estudia en verano porque tiene algún apuro por adelantar niveles de inglés, sea porque van a viajar, por trabajo o por placer", explica María Julia Aulicio, profesora de inglés del Laboratorio.

Federico Gamboso, de 33 años, y Silvana Bordiguini, de 58, son abogados y decidieron hacer en verano el curso intensivo de inglés. Mientras la idea de un posible viaje a Nueva York en marzo motivó a Gamboso, para Bordiguini hacer este tipo de cursos es aprovechar el verano. "Si te va bien, es una manera de adelantar" niveles en los cursos regulares.

Los talleres centrados en una de las áreas del aprendizaje del idioma son una gran alternativa para quienes no quieren perder contacto con la lengua que aprenden.

"El mayor beneficio para quienes se anotan en los cursos de conversación es el de estar en permanente contacto con el idioma y seguir practicándolo", señala Silvia Fastuca, directora de la Dante Alighieri de Ramos Mejía-, y agrega: "El verano los invita a concentrarse más en el estudio ya que el ritmo laboral es más tranquilo".

Desde 2011, Ana María Sajac, de 72 años, toma clases de italiano en la Dante y en enero asiste al curso de conversación. "En verano hago estos cursos porque la lengua es práctica, es sonido", explica Sajac.

Coincide con Damián Di Stefano, que concurre una vez por semana al mismo instituto para practicar el idioma de sus abuelos: "Es parte de las actividades de placer que hago durante el año y no me gusta abandonarla en el verano porque me falta algo", afirma.

Con clases de cuatro horas de lunes a viernes, este mes se realizan actividades intensivas de formación profesional en la Escuela de Arte Multimedial Da Vinci. A pesar de la intensa carga horaria, muchos estudiantes prefieren hacer un esfuerzo mayor durante el verano a sumar más actividades en el resto del año. "Prefiero meterle buena onda un mes que un cuatrimestre", afirma Gonzalo Lodeiro, de 39 años y licenciado en Administración de Empresas, que comenzó el curso intensivo de Marketing Digital. "Hoy tengo que estar detrás de mi familia, de mi hija, y eso me insume mucho más tiempo. Necesito que lo poco que le destino a la capacitación en estudio sea lo más conciso, breve y práctico posible", dice Lodeiro.

Los chicos también aprovechan el verano para hacer cursos según sus intereses. Tal como sucede con el curso de Creación de Videojuegos de Acción, para chicos de entre 9 y 11 años, cuyos cupos están agotados.

Durante las vacaciones escolares, Abril Monreal participa de este curso. No le preocupa la época del año porque hace algo que le gusta. "Me da lo mismo si es verano o invierno", sintetiza. El año anterior Abril realizó otros dos talleres. "Le encantaron ambos cursos, así que este es en cierta forma es una continuación", confirma su padre, Martín Monreal.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.