Murió un policía baleado en un operativo

Había sido herido al entrar en una casa donde se había atrincherado un hombre
(0)
15 de febrero de 2018  

El policía que anteayer fue gravemente herido durante un tiroteo en una casa de Zárate, donde un padre que amenazaba a su hijo terminó muerto en el enfrentamiento, falleció ayer en una clínica porteña. El sargento Diego Orlando Auce, de 38 años, que trabajaba en el Grupo de Apoyo Departamental (GAD) de Zárate-Campana, se convirtió en el tercer efectivo bonaerense muerto en lo que va del año.

"Se pudo realizar el traslado desde el Hospital de Zárate al Centro Médico Fitz Roy, de Villa Crespo, pero su estado era muy grave por la cantidad de sangre que había perdido. No pudieron compensarlo y falleció", dijo a la agencia de noticias Télam una calificada fuente judicial.

Auce fue uno de los tres efectivos que anteayer irrumpieron en la casa del hombre que estaba atrincherado; la encabezó, con el escudo en la mano. "El sospechoso forcejeó y logró colar el arma por debajo del escudo y allí efectuó los disparos, uno de los cuales le dio al sargento en la ingle y le afectó la arteria femoral, causándole una gran hemorragia", señaló la fuente consultada.

El hecho ocurrió en una vivienda situada en Juan José Paso 1289, en el barrio Villa Massoni, Zárate. El dueño de casa, Hugo Alberto Rubín, de 53 años, discutió con su hijo de 27 e intentó agredirlo con un cuchillo, pero el joven se defendió y logró desarmarlo. El padre fue a buscar un arma de fuego y en ese momento el hijo tomó su arma, fue a la terraza y desde allí llamó al 911.

Según las fuentes, ante la presencia uniformada, el joven logró bajar de la terraza y ponerse a resguardo. Los policías intentaron comunicarse con Rubín, que se negó a recibirlos y se atrincheró. En ese momento, el hombre efectuó disparos y los agentes de la comisaría 1» convocaron al GAD.

Los vecinos advirtieron al fiscal de Zárate Juan José Montani -que había ido al lugar- que Rubín era "peligroso" y ya había tenido peleas con otras personas del barrio. Cuando los efectivos del GAD finalmente irrumpieron en la casa fueron recibidos a balazos. Hubo un tiroteo dentro de la vivienda en el que Auce fue herido y Rubín, muerto.

Los investigadores encontraron junto al cadáver de Rubín dos pistolas, calibres 22 y 9 milímetros; en la posterior inspección de la casa encontraron varias escopetas.

Auce es el tercer policía bonaerense asesinado en lo que va del año. El 12 de enero, el subcomisario Carlos Rupchienski, de 42 años, murió al tirotearse con delincuentes cuando se resistió al robo del auto en el que circulaba con una compañera de la fuerza en Florencio Varela.

Y el 25 de enero, el oficial Nelson Javier Lillo, de 27, fue asesinado de un balazo cuando quiso evitar el asalto a un camión a manos de dos "motochorros", uno de los cuales también murió en el enfrentamiento, en la ciudad de San Pedro.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?