Al final, el Partido de las Estrellas fue positivo para Ginóbili

Devin Harris, flamante refuerzo de Denver, charla con Manu Ginóbili, antes del encuentro entre los Nuggets y los Spurs
Devin Harris, flamante refuerzo de Denver, charla con Manu Ginóbili, antes del encuentro entre los Nuggets y los Spurs Fuente: AP
Xavier Prieto Astigarraga
(0)
14 de febrero de 2018  • 23:59

Un millón ochocientos ocho mil ochocientos sesenta votos de los aficionados no alcanzaron para instalar a Emanuel Ginóbili en el Partido de las Estrellas, pero al bahiense, a quien nunca interesó mucho ser parte de ese show de la NBA, menos pareció atraerlo este año. Al final, termina viniéndole muy bien el fin de semana de inactividad: estos diez días sin partidos por delante le servirán para hacer reposar al pie que anteanoche le encendió una pequeña alarma, cuando el 20 debió dejar la cancha frente a Denver Nuggets.

El escolta de San Antonio Spurs salió a falta de 5m50s en el tercer cuarto y se fue al vestuario. Dolor en el pie derecho fue el motivo. Inmediatas radiografías permitieron descartar lesiones óseas. Quedaba por ver si una resonancia magnética nuclear que se haría ya de regreso en Texas -el encuentro fue en Colorado- revelaría algo anormal. En la franquicia hay cauto optimismo.

Cuando el argentino fue reemplazado, Denver ganaba por 77-75. Terminó imponiéndose por 117 a 109 y provocó la quinta caída de Spurs en los últimos seis compromisos, una racha insólita para el equipo dirigido por Gregg Popovich.

Hay una causa insoslayable de este presente: las largas ausencias de su estrella principal, Kawhi Leonard -jugó apenas nueve veces en esta temporada-, y Rudy Gay, más las de Tony Parker y, ahora, LaMarcus Aldridge, su segunda figura. Tan maltratado está San Antonio por las lesiones que, según la cuenta de Twitter @Airless Jordan, tuvo disponibles a todos sus hombres en un solo partido de los 59 que afrontó, y alternó 19 formaciones titulares distintas. Sus jugadores se perdieron individualmente 166 encuentros en la campaña, es decir que el plantel promedió 2,8 bajas por fecha. Así es lógico que Spurs muestre apenas 59,3% de eficiencia (35 éxitos, 24 reveses) en la 2017/2018.

En ese contexto, Ginóbili, que se perdió unos pocos cotejos por una dolencia, es uno de los líderes basquetbolísticos a pesar de sus 40 años. Frente a Denver registró, en 13 minutos, 8 puntos (2/2 en dobles, 0/1 en triples, 4/4 en libres), 2 asistencias y 1 rebote, aunque 4 pérdidas, y ofreció jugadas muy buenas. A tal punto que una leyenda de la NBA, Isaiah Thomas, comentó en televisión en el descanso largo: "Estoy fascinado por lo que estoy viendo de Ginóbili. Estoy celoso, porque tiene 168 años y aún se mueve como si tuviera 25: se mueve, salta, penetra, salta hacia atrás y emboca... ¡Miren este pase! Entre tres jugadores hace un pase de pique que es una asistencia. El número 20 está haciendo lo suyo". Y su compañero Chris Webber, otra exfigura de la liga, agregó: "Este equipo pasó del Almirante [Robinson] a Tim Duncan, y pasará de Ginóbili a otro".

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.